© Clive Brunskill/Getty Images

Rafael Nadal es el jugador que más trofeos ha conquistado sobre tierra batida con un total de 59.

5 Récords Casi Irrepetibles De Nadal

Las marcas más increíbles del español sobre tierra batida

Nada es imposible. Es algo que se han encargado de demostrar en el tenis algunos jugadores como Rafael Nadal. A lo largo de su carrera ha sido capaz de firmar una serie de marcas casi irrepetibles y que, probablemente, se mantengan en el tiempo como récords a batir. El español ha sido el gran dominador de la tierra batida desde que se estrenó como profesional, dejando una serie de logros que lo convierten en el rey indiscutible de todos los tiempos sobre esta superficie.

Estos son cinco récords que confirman su supremacía sobre polvo de ladrillo. Cada cuál más difícil:

Más títulos en tierra
Desde que a los 18 años estrenó su palmarés con su primer trofeo ATP Tour en Sopot 2004, ha ganado al menos uno cada temporada desde entonces sobre tierra batida (hasta 2019). Tanto es así que el manacorí es el jugador más laureado en esta superficie con 59 coronas. En Montecarlo 2017 superó las 49 que había fijado Guillermo Vilas como récord absoluto cuando colgó la raqueta. Thomas Muster ocupa la tercera posición histórica con 40.

También Podría Interesarle: Un Histórico Nadal Logra ‘La Décima’ En Montecarlo
 

La temporada que más títulos recopiló sobre arcilla fue en 2005, donde logró ocho entre Costa do Sauipe, Acapulco, Montecarlo, Barcelona, Roma, Roland Garros, Bastad y Stuttgart. También participó en Buenos Aires y Valencia, pero cedió en cuartos de final en ambos frente a Gastón Gaudio e Igor Andreev, respectivamente. En total sumó 50 victorias en 52 partidos sobre polvo de ladrillo ese año.

Más de 10 trofeos en el mismo torneo
Si alcanzar una decena de títulos en el mismo torneo parece una locura, mucho más superar esa barrera en tres escenarios diferentes. Esa es la gran proeza que ha firmado Nadal. De las 59 coronas que habitan en su vitrina logradas sobre tierra batida, 34 de ellas las reparte entre Roland Garros (12), Montecarlo (11) y Barcelona (11). Es decir, más de la mitad. Tan solo Roger Federer ha podido acercarse a una marca similar, aunque el suizo se queda en 10 trofeos en Halle y Basilea. En el ATP Masters 1000 de Roma, el español está a un título de sumar otra decena.

Mayor racha de victorias
El 9 de abril de 2005, Nadal perdió en los cuartos de final de Valencia frente a Igor Andreev. Probablemente, cuando salió aquel día de la pista no imaginaba que aquella derrota marcaría un antes y un después de la mayor racha de la historia. En primera ronda de Montecarlo frente a Gael Monfils inició un largo período de imbatibilidad sobre tierra batida de más de dos años, hasta que el 20 de mayo de 2007, Federer terminó con 81 victorias consecutivas en la final del ATP Masters 1000 de Hamburgo.

En esa etapa de inmortalidad ganó trece títulos en arcilla seguidos en Montecarlo 2005, Barcelona 2005, Roma 2005, Roland Garros 2005, Bastad 2005, Stuttgart 2005, Montecarlo 2006, Barcelona 2006, Roma 2006, Roland Garros 2006, Montecarlo 2007, Barcelona 2007 y Roma 2007.

Nueve de cada diez
La estadística impone. El éxito de Nadal sobre tierra batida se ha mantenido inalterable en el tiempo y durante más de 15 años ha levantado un imperio sin precedentes. Tanto es así que como promedio ha ganado nueve de cada diez partidos que ha disputado. En total, su casillero registra un total de 475 partidos en la superficie más lenta con 436 victorias y tan solo 39 derrotas (91,8%).

En 2010 ganó los 22 partidos que disputó sobre tierra batida para enlazar por primera vez los 3 ATP Masters 1000 de la gira en Montecarlo, Madrid y Roma, además de conquistar Roland Garros.

Sólo 2 derrotas en partidos a cinco sets
El nivel de dificultad se eleva a la máxima potencia cuando el formato se disputa a cinco sets. En esas condiciones ha sido prácticamente imposible batir a Nadal a lo largo de la historia. Sólo dos jugadores han podido hacerlo en 122 partidos. El primero fue Robin Soderling en la cuarta ronda de Roland Garros 2009 y, el último, Novak Djokovic en los cuartos de final también en París en 2015. Los 120 restantes han tenido que estrecharle la mano en la red como derrotados.