© Getty Images

Juan Martín del Potro llegó a Acapulco con récord de 6-3 en la temporada.

Del Potro: “Estar En El Top-10 Es Coronar Todo Lo Malo Que Pasé”

El argentino, sexto preclasificado en Acapulco, habla en entrevista de la temporada, su muñeca, su nuevo entrenador. Y mucho más.

Juan Martín del Potro llega bastante sonriente a la cita. Imposible no estarlo en el lugar pactado para la entrevista: el palco del estadio central del Abierto Mexicano Telcel presentado por HSBC. Desde allí, en la comodidad de una silla de cuero roja, puede ver abajo en la cancha un partido de exhibición . Y si extiende más su vista, a unos 300 metros en el horizonte desde allá arriba, se ve imponente el mar pacífico. El reloj de plata que lleva en su muñeca izquierda —la que sometió a tres cirugías entre 2014-2015— no es necesario en un lugar como estos.

En ese lugar privilegiado, del Potro comienza a atender amablemente a los pocos medios de comunicación invitados a interrogarlo, entre los que se encuentra ATPWorldTour.com. Así desglosa cada una de las dudas.

¿Qué tal las sensaciones en Acapulco?
Bien, estoy contento de volver a Acapulco. El año pasado cuando me fui dije después de perder con Djokovic que quería volver a jugar y a pasarla bien como el año pasado. Me tratan muy bien aquí, me dan mucho cariño, tengo buena conexión con los aficionados y la verdad es una semana del circuito muy agradable para mí.

Y una vez más, el lado más difícil del cuadro fue el tuyo (tres Top-10 en las últimas tres rondas)…
Sí, siempre me tocan cuadros duros en todos los torneos. Pero, bueno, estoy acá para jugar, para hacer lo mejor posible. El año pasado había grandes nombres y no salió campeón alguien que por ahí era el favorito. Así que este año estoy preparado para ver qué pasa y para jugar mejor que el año pasado.

Por primera vez en cinco años, inicias una temporada ATP desde enero. ¿Cómo ha reaccionado el cuerpo con esta novedad?
Hace mucho que no comenzaba una temporada regular con todos los torneos, es cierto. Y ahora debo levantar mi nivel, pero tampoco me preocupa. Es un año largo, en este momento de mi vida priorizo mucho mi salud y cómo me encuentro físicamente. Después, disfruto de los torneos. Simplemente estoy contento de jugar al tenis porque estuve muy cerca de no hacerlo nunca más. Así que en el tema del ranking, me pondré donde me tenga que poner, pero no me preocupa. Ahora mismo estoy contento de estar en Acapulco, simplemente.

¿En qué porcentaje estás?
No lo sé. Sí sé que tengo mucho por mejorar, que puedo estar mejor de lo que estoy ahora. Me está costando mucho este inicio de temporada, pero siempre voy de menos a más y termino levantando mi nivel sobre final de temporada. Siempre me ha pasado. Por eso no me preocupo.

¿Cuánto significa empezar una temporada con entrenador después de tanto tiempo?
Me da tranquilidad que hay alguien que piensa por mí. Que me ayuda adentro y fuera de la cancha también. Comencé con él (Sebastián Prieto) en el US Open y llevo menos de 10 torneos. Con él que he avanzado mucho en el ranking, mi juego ha mejorado. Estoy en una posición a la que me costó mucho llegar. Eso se debe a la ayuda de él también. En la parte humana también es muy bueno, él es muy buen tipo. Y hace que esta vida de tenista sea más agradable.

¿Cómo sigue la evolución de tu juego sin el revés de antes?
Sí. Mi forma de juego cambió. Ahora juego mucho más con efecto. Intento buscar diferentes tiros. Fue la manera que tuve para seguir jugando porque tal vez hubiera sido más fácil bajar los brazos y rendirme y no hacerlo nunca más. Pero puse mucho sacrificio para volver a hacerlo. He conseguido grandes cosas desde el 2016 que volví. Y ahora estoy Top-10 que es coronar todo lo malo que pasé. Es estar en un lugar donde no muchos pueden llegar.

¿Cuáles otros puntos altos has tenido luego de tu regreso?
La semana de Río durante los JJOO. Fue algo inigualable desde varios puntos de vista. También haber jugado con Argentina en Copa Davis y ganar por primera vez en la historia. El año pasado en el US Open también fue muy emocionante. Muy fuerte. Han sido momentos inigualables.

¿Cuán valioso fue justamente haber vuelto a semifinales de un Grand Slam (US Open 2017) después de cuatro años?
Increíble. Los Grand Slams siguen siendo lo máximo de este deporte, es algo que te hace trascender en tu vida personal y deportiva. Uno entra en la historia de este deporte ganando uno, por ejemplo. Cada uno tiene sus cosas buenas y diferentes. Yo, además, tengo la suerte de haber ganado mi Grand Slam favorito desde que era niño. Pude entrar en la historia de este deporte con 20 años. Era muy joven. Y eso nadie me lo va a quitar. Seguir ganando en torneos de esta categoría después de tantas cosas, me da mucho orgullo.

¿Crees posible reconsiderar la decisión de no volver a jugar Copa Davis?
Difícil. Para mí ese ya es un tema que me dio mucha satisfacción, el haber conseguido el título por primera vez en la historia después de varias finales perdidas y de muchos sabores amargos a lo largo de mi carrera y mi vida. Que la Copa haya ido a Argentina por primera vez y conseguirlo junto con mis compañeros, es el sueño que tenía. Pero ya está. Ya lo realicé.

¿Qué haces para no volver a reincidencias de lesiones?
Muy bien. Hace varios años que viajo con fisioterapeuta, cuido mucho mi salud. Mis muñecas, sobre todo. Que fueron los grandes problemas de mi vida. Me hago tratamiento preventivo y de recuperación de cada entrenamiento y cada partido. Si estoy saludable, puedo seguir jugando mucho tiempo más.

¿Qué tanto se pueden evitar lesiones en un deporte tan intenso?
Difícil, pero hay se debe hacer lo necesario. Luego, hay que entender que el cuerpo humano no resiste tanta intensidad, tanta exigencia. Este es de los pocos deportes en donde jugás casi todos los días a tu mayor intensidad, al 100%, y siempre hay obstáculos más difíciles con el avanzar de cada ronda. Es normal que la gente tenga que parar por mucho tiempo. Hacemos esto hace muchos años y el cuerpo lo siente. También hay jóvenes a los que les pasa porque el nivel es duro. Pero hay que cuidarse lo máximo posible y poner siempre por encima a la salud.

¿Qué piensas del éxito reciente de los treintañeros (como Federer y Nadal), a propósito de que cumples 30 en septiembre?
Es admirable el físico que tienen. También las ganas. Pero, bueno, cada cuerpo, cada cabeza, es diferente, yo empecé desde muy joven y ya tengo muchos años dentro del circuito. Y por más de que no cumpla aún los 30 años, el cuerpo lo siente. He pasado por muchos quirófanos, muchas cirugías, mi carrera es un poco atípica a la del común. Pero desde que el cuerpo siga resistiendo y yo siga teniendo ganas de jugar, lo voy a seguir haciendo con mucha alegría.

¿Qué significa para ti que se vayan a cumplir 10 años de tu primer título ATP y sigas dentro de la élite?
Mucho. Recuerdo que mis primeros cuatro títulos seguidos se dieron un poco por el crecimiento como persona, por la madurez tenística, por saber que mi nivel iba evolucionando y que ya estaba en condiciones de dar ese último salto para establecerme entre los mejores. Bueno… ya pasó hace mucho mucho tiempo. Que 10 años después esté en el Top-10, es algo espectacular y maravilloso.

También Podría Interesarle: El Mejor Restador Entre Los Cuatro Fantásticos

Más Historias como esta