© Ferrero Challenger Open

Pablo Andújar posa con el trofeo de campeón en el Ferrero Challenger Open 2019 en Villena (Alicante).

Andújar: "Valoro Mucho Esta Victoria"

El español logra en Alicante su segundo título Challenger consecutivo.

Con las rodillas en la tierra y los brazos al cielo. La imagen resume a la perfección a Pablo Andújar, coronado campeón por segundo año consecutivo en el Challenger de Villena. Con la humildad, el trabajo duro y la ilusión por bandera, el conquense sigue escribiendo una historia de las que inspiran en el tenis profesional masculino. No hay escollo lo suficientemente grande como para detener a un hombre con una pasión en la mente. Y el español volvió a remarcarlo una vez más.

En un encuentro de ida y vuelta, Andújar se impuso por 6-3, 3-6, 6-4 en dos horas y 32 minutos al valenciano Pedro Martínez Portero, uno de los principales referentes de la nueva camada española. El vigente campeón protegió así su copa del Ferrero Challenger Open y enlazó dos títulos consecutivos en el ATP Challenger Tour tras coronarse en Marbella el pasado fin de semana.

“Estoy muy contento”, relata Andújar en declaraciones a ATPWorldTour.com. “Han sido días muy difíciles por diferentes motivos. Han habido días de mucho viento, con lluvia, de parones... Ha hecho bastante frío y también por la exigencia de los rivales. Le doy mucho mérito y valoro mucho esta victoria”.

El mérito de Andújar se multiplica tras atravesar una semana de inclemencias y elementos fuera de su control. Quizá ése sea el gran sello del jugador español: la capacidad de aceptar barreras e imprevistos antes de continuar con su camino. Para un jugador que superó varias operaciones consecutivas en el codo, una lesión que coqueteó con suponer el final de su carrera deportiva, las piedras en el camino parecen una mera sugerencia. Cuando Villena se convirtió en un torneo incómodo, ahí estuvo Andújar para sobresalir entre todos.

“Hacerlo en casa lo hace doblemente especial”, relata el No. 70 mundial, que protege su posición en el Ranking ATP tras revalidar la corona. “Debo agradecer también a Juan Carlos [Ferrero] y a toda la Academia Equelite por tratarme siempre tan bien. Durante el torneo me quedó siempre allí, en las cabañas, y es como si estuviera en mi propia casa casa.

El español extiende así una temporada inolvidable a nivel personal, con seis títulos en seis finales en el último año. Un rendimiento impecable (cinco copas ATP Challenger, un cetro ATP Tour), que alimentan un palmarés madurado en la paciencia.

Ahora, y sin tiempo que perder, la responsabilidad vuelve a las manos de Andújar. El español acudirá esta próxima semana a la arcilla del Grand Prix Hassan II de Marrakech, donde intentará defender el trofeo conquistado en 2018. La primera ronda le asegura un duelo de especialistas ante el argentino Federico Delbonis, sin margen alguno para el respiro. Tras dos semanas de altísima intensidad en sus manos, la empresa será exigente para Andújar. Pero si hay algún valiente capaz de cumplir el más difícil de los retos, ése responde al nombre de Pablo.

Más Historias como esta