La Leyenda De Federer Es Eterna

El suizo logra su Grand Slam No. 20 al lograr su sexto Abierto de Australia

En su raqueta siempre estuvo desafiar a la historia. La eternidad pareció destinada a su nombre y apellido. El reloj hizo un pacto con él: la leyenda crecería cuando muchos ya hubieran dicho basta. Roger Federer, el hombre de los récords, volvió a firmar con su puño y letra uno más: la corona de Grand Slam No. 20. No quedan calificativos para describir la hazaña del suizo, que a sus 36 años sigue ampliando un palmarés bañado en oro.

Cuando el reloj marcó poco más de tres horas de encuentro, la realidad superó al sueño: Federer se hacía con su sexto Abierto de Australia por 6-2, 6-7(5), 6-3, 3-6 y 6-1.

Nada pudo hacer un Marin Cilic, que en su tercera final de Grand Slam se encontró con el mismo hombre que le negó el julio pasado la posibilidad de ampliar su palmarés. Si Federer ya le privó de hacerse con el título de Wimbledon, también lo hizo con el Abierto de Australia. De esta manera, el croata ha sido testigo de primera mano en los dos últimos trofeos grandes del suizo: el No. 19 y el No. 20.

En la final No. 30 de Grand Slam para Federer, los nervios no estuvieron presentes. Su sexto Abierto de Australia le sitúa junto a Novak Djokovic y Roy Emerson, ambos con seis trofeos. Y a sus 36 años y 173 días, el suizo se convierte en el tercer hombre en la Era Abierta en ganar cuatro o más Grand Slams después de alcanzar la treintena junto a Rod Laver (4) -presente en la grada- y Ken Rosewall (4).

Federer supo adaptarse al guión de cada set. En un primer parcial de poderío absoluto, rozó la perfección sin dar opción a Cilic. En el segundo aceptó que su rival había subido el nivel y no perdió la compostura cuando el gigante de 29 años se llevó el tie-break.

Con la tranquilidad de no haber cedido su servicio hasta el momento, el jugador procedente de Basilea enderezó su camino en el tercer set, donde de nuevo elevó el nivel para frustración de su rival. En la cuarta manga, Federer arrancó con decisión pero cedió por primera vez su saque. Otro break a favor de Cilic llevaría el partido a un quinto y definitivo set.

Allí, en el momento álgido, Federer supo resistir para luego asestar el golpe definitivo. La gloria esperaba y el suizo no quería faltar a la cita. El título era suyo.

Pese a la derrota, Cilic se garantiza ascender a su mejor puesto en la clasificación mundial. Mañana lunes escalará hasta el puesto No. 3 del Ranking ATP, sólo por detrás de Rafael Nadal (1) y un Roger Federer que se quedará a 135 puntos del español, activando así la carrera por el primer escalafón tenístico.

Watch Live

Watch Live

Así vivimos el partido:

SET 1 (6-2 Federer)

Con las altas temperaturas en este domingo de final del Abierto de Australia, se aplicó la regla de calor extremo y se cerró el techo para el partido.

Federer arrancó como un huracán, haciéndose con un doble break que le situó con 4-0 en 12 minutos. No fue hasta pasado el cuarto de hora, cuando Cilic pudo estrenar su marcador.

El croata, impreciso en los primeros compases del encuentro, pagó muy caros sus errores no forzados, pues Federer, compuesto y efectivo, no dio dio señales de duda en ningún instante.

Sin necesidad de grandes golpes ganadores -6 en todo el parcial- el vigente campeón del Abierto de Australia transitó sin complicaciones en una primera manga en la que rozó la perfección, con tan sólo 3 errores no forzados por los 12 de Cilic.

SET 2 (7-6(5) Cilic)

Cilic trató de olvidar lo antes posible lo ocurrido en la primera manga, y sumó su primer juego al servicio sin grandes apuros. El croata, campeón del US Open en 2014, se hizo además con dos bolas de break en el juego posterior, pero Federer las neutralizó con un sonoro 'C'mon' a modo de celebración. Si para muchos el partido estaba siendo cómodo para el suizo, Federer dejó claro que los niveles de atención no podían bajar.

Cilic tuvo que batallar durante nueve minutos y 28 segundos para poder llevarse el siguiente juego, en el que sólo enfrentó un punto de quiebre pero que tuvo cinco deuces. Federer, en cambio, proseguía con juegos al servicio exprés.

Un resto ganador de derecha dio al suizo la posibilidad de firmar el primer break del parcial, pero Cilic enlazó dos saques ganadores y un ace para frenar a Federer, que de nuevo respondió con un juego exprés de un minuto. El parcial entraba en terreno de doble castigo al error, con un 3-3.

Una doble falta de Federer puso el 30-30, pero el suizo compensó con un ace y un saque ganador en los siguientes dos puntos. Aunque Cilic mostraba más lucha, no acababa de encontrar el camino. Eso implicó más presión desde su servicio, algo que Federer aprovechó a la perfección. Con 4-4, 30-30, el suizo disparó un revés ganador y Cilic falló el primer servicio. Eso no le impidió firmar un saque directo de segundo servicio, conectar otro saque ganador y coger aire.

De nuevo, una doble falta de Federer impulsó a Cilic a acariciar con los dedos una bola de set, pero dos errores no forzados del croata llevaron a que el premio se escapase.

El parcial se decidió en el tie-break, donde esta vez Cilic no dejó escapar la oportunidad de igualar el marcador. El croata pasó de los 7 ganadores de la primera manga a un contundente aumento, pues disparó 16 golpes ganadores. Federer, en cambio, elevó su cuenta de errores no forzados, cometiendo 15 en la segunda manga.

SET 3 (6-3 Federer)

Con el encuentro igualado, cualquier instante de desconcentración decantaría la balanza. Con 3-2 en el marcador, Federer aprovechó un pestañeo de duda de Cilic para quebrar y ponerse con 4-2 y saque en un set vital para sus intereses.

El suizo, que hasta el momento no había cedido su servicio, enderezó de nuevo su camino para ponerse con una ventaja de dos sets a uno. Federer estaba a un paso de su Grand Slam No. 20. Tan cerca y tan lejos a la vez. Sin necesidad de grandes florituras (sólo 2 golpes ganadores), pero también con muchos menos errores que en el parcial anterior, el vigente campeón se puso por delante una vez más.

SET 4 (Cilic 6-3)

Las cosas no pudieron empezar mejor para Federer, que se hizo con un rápido break de entrada. Una doble falta de Cilic entregó en bandeja la opción del doble break al suizo, pero el croata se defendió con su derecha para mantenerse lo máximo posible en el encuentro. La hazaña se volvía harto complicada para el campeón del US Open 2014, más aún cuando Federer veía más y más cerca su Grand Slam No. 20.

Sin embargo, mantenerse en el marcador resultó ser clave para Cilic, que vio como un pestañeo de Federer -con varios errores no forzados en cadena- le resucitaba una vez más. El croata lograba así el primer break a su favor en todo el choque y el parcial se volvía a igualar con un 3-3 en el tablero.

Un paso atrás pero dos hacia adelante sirvió de estrategia para Cilic, que pasó de salvar bola de break en el séptimo juego y ponerse con un 0-30 a favor en el octavo. Un error de derecha de Federer entregó dos bolas de break al croata, que de estar a punto de despedirse, trató de agarrarse al partido con todo. A la tercera ocasión de break, Cilic no perdonó.

La final iría a una quinta y definitiva manga con un Cilic muy crecido.

SET 5 (Federer 6-1)

El encuentro llegó a su momento álgido. Tras más de dos horas y media de batalla, todo se reducía a un set. Quien se lo llevase sería campeón.

Federer empezó el parcial con mucho sufrimiento. Tras haber cedido sus dos últimos juegos al servicio, el suizo no podía mantenerse en esa espiral. Con uñas y dientes salvó dos bolas de break en el primer juego del quinto set. Esta vez el paso atrás para luego dar dos adelante sirvió de patrón para Federer, que en el juego posterior quebró a Cilic en la primera ocasión.

Y desde la comodidad del marcador a favor, Federer pisó el acelerador.