© Getty Images

Campeón vigente, el suizo se prepara y va por su 6º título en Melbourne

Federer, Risas Con Nadal Y La Familia

El suizo vuelve a Melbourne como campeón defensor y habló de sus inicios cuando era un jugador emocional, de sus hijos y de las risas junto a Nadal

La sonrisa es tal que no entra en el rostro de Roger Federer, vigente campeón del Abierto de Australia. El suizo participó de la ceremonia del sorteo del cuadro del primer Grand Slam del año y no dejó temas sin tocar en una entrevista en el centro de la Margaret Court Arena. 

“Estamos casi en el living de mi casa”, bromeó para arrancar y siguiendo con el tono relajado, el campeón de 19 Grand Slams volvió a tentarse al recordar la escena de risas con Nadal al grabar un video de anuncio de un partido benéfico en 2010. 

“Fue uno de mis momentos favoritos, por suerte lo pudimos lograr al final y terminar con los chistes”, consideró y continuó el relato: “Todo empezó conmigo teniendo que esperar a Rafa, siempre suele llegar tarde, no hay ningún problema”, contó el suizo. 

¿Qué ocurrió para que no pudieran lograr el objetivo y terminasen riendo sin parar durante 20’? Lo explica el propio suizo: “Estabamos allí en un cuarto diminuto, con un calor de infierno y teníamos el guión… todo el mundo decía, 2 minutos, será super simple, no habrá problema. Empecé a hablar, lo miré a Rafa y en el momento en que me miró ya no podía hablar más, fue tan incómodo en ese momento que no podíamos parar de reírnos y yo quería hacerlo, porque de hecho era para mi partido de caridad pero era imposible”.

También Podría Interesarle: La Suerte Está Echada En Melbourne


En tanto, Federer analizó los distintos momentos que pasó en su carrera antes de llegar al promisorio presente, tanto dentro y fuera de la cancha, desde que conoció a su futura esposa Mirka Vavrinek en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. “Siempre quise formar una familia, y mi vida cambió completamente desde que conocí a Mirka y es lo mejor que me ha pasado en toda mi vida”, reconoció. 

¿Son consciente sus hijos de la temporada que ha tenido papá Roger? “Uno de ellos me vio jugando y decía ‘yo puedo hacer lo que papá hace”, son graciosos. Las chicas saben que soy tenista y saben cuales son los demás jugadores pero no hablamos mucho de ranking. Hace poco me preguntaron cual era mi ranking, 17º el año pasado y ahora estoy 2º, Rafa es el mejor, entonces no le podré ganar porque es el Nº1… no las quiero educar en todo, saben que a veces gano, otras no, pero ganar o perder no debería importar porque mi actitud para con ellas será la misma”. 

Bastante antes de que Federer fuera el embajador internacional de este deporte que hoy es, el suizo debió lidiar con un carácter y una personalidad explosiva: "Entre los 6 y los 22 años era un hombre emocional, me gustaba llorar luego de perder partidos, me gustaba tirar la raqueta, comentar sobre cada tiro que erraba, qué malo soy o podría hacerlo mejor… al entrar al circuito y teniendo la presión y las ganas de que me vaya bien eventualmente me jugarían en contra y pensé ‘no puedo hacer una buena carrera de esta forma’". 

¿Cómo hizo, entonces, para dejar atras una situación así? No hay demasiados secretos: respetar cada uno de los momentos, ser siempre el mismo y madurar cuando lo necesito. "Jugar ante tanto público, con la televisión en directo, me ayudó a relajarme. Yo quería ser mentalmente fuerte y era el débil en ese sentido, y por suerte fui capaz de revertir esta situación. Estaba un poco loco pero en el buen sentido y grandes entrenadores durante mi carrera, algunos más duros que otros, me hicieron trabajar a tiempo para que pudiera despertarme… finalmente lo hice y dio sus frutos y pude tener una gran carrera", reflexionó.

Y vaya si enderezó el rumbo: a los 36 años sigue brillando, quiere seguir sumando pergaminos y buscará su sexto título en Melbourne.

Más Historias como esta