© Cameron Spencer/Getty Images

El Team Argentina ha notado el apoyo de los aficionados en Sídney durante toda la ATP Cup.

Selfies Y Vuvuzelas: Los Argentinos Están 'Jugando En Casa' En Sídney

Argentina se enfrentará a Rusia en el Final Eight del jueves.

Más de 11.000 kilómetros separan Argentina y Australia. Sin embargo, para Guido Pella, Diego Schwartzman y el resto del Team Argentina, los seguidores albicelestes han hecho sentir esa distancia mucho más pequeña.

“La sensación fue increíble. Es como si jugáramos en casa”, dijo Pella sobre el ambiente en las gradas del Ken Rosewall Arena durante su triunfo ante el No. 3 mundial Marin Cilic en la noche del jueves. “Es fantástico salir a la pista y tener esa sensación, porque no solamente jugamos por nuestro país sino para todos. Es un sentimiento precioso”.

Los argentinos necesitaban batir a Croacia para ganar el Grupo E, y sus seguidores ayudaron a la causa. Desde tambores hasta vuvuzelas pasando por interminables cánticos - “¡Olé! ¡Olé olé olé! ¡Guido! ¡Guido!”, por ejemplo - la motivación era infinita para que los jugadores dieran todo en la pista.

“[El Miércoles] estaba muy concentrado y no andaba pensando en ello”, dijo Schwartzman, que derrotó a Borna Coric para culminar la victoria de Argentina ante Croacia. “Pero en el segundo partido ante [Dominic] Thiem, hubo momentos en que lo disfruté mucho. Son esos instantes que necesitas saborear. Nunca sabes si se van a volver a repetir. Estar jugando en Sídney y que haya quizá más argentinos que australianos en la grada”.

Ningún participante en la ATP Cup necesita motivación extra para representar a su país. Pero escuchar los gritos de los aficionados apoyando a los jugadores durante horas siempre es un apoyo adicional.

“Cuando entras en pista y hay tanta gente apoyándote, sientes un poco de presión. Quizá algo más que en torneos normales”, dijo Pella. “Pero esta noche me he sentido muy bien, mejor que en los días anteriores. Creo que he competido muy bien, bastante sólido desde la línea de fondo, y creo que mi trabajo fue completo para lograr la victoria”.

Cuando Pella llegó a Sídney para la edición inaugural del torneo, esperaba enfocar sus emociones en competir por su país. Pero no esperaba que los aficionados de su país llegaran a corear su nombre.

“No lo esperaba en absoluto. Fue una gran sorpresa no solo para mí, sino para todo el equipo, porque no es únicamente en el estadio. También lo vemos en las calles. Hay muchos argentinos viviendo aquí o de vacaciones”, reconoció Pella. “Fue muy lindo hablar con ello, porque estamos muy lejos de casa. Es estupendo ver argentinos”.

El hotel de los jugadores se encuentra en la ciudad mientras que el recinto, el Sydney Olympic Tennis Centre, se encuentra en los suburbios. Pero allá donde vayan los argentinos encontrarán a seguidores pidiendo una foto y deseándoles ánimos.

“Nos hicimos muchas selfies el otro día. Fue genial, porque como digo estamos muy lejos de casa. Encontrar a tantos argentinos viviendo o descansando en Australia es fantástico”, continuó Pella. “También amo este país, me encanta venir y es muy especial jugar acá”.

Schwartzman comparte esos sentimientos. El No. 13 mundial ha disfrutado el apoyo a lo largo de la ciudad, dentro y fuera de la pista.

“Sabíamos lo que esperar de la gente aquí desde hace años”, dice Schwartzman. “En las calles es muy lindo. En la playa también. En cualquier rincón de Sídney es increíble cuántos argentinos hay, y en la cancha la situación es la misma”.

Argentina intentará convertir ese apoyo en éxito en el Final Eight. En la noche del jueves, los argentinos enfrentarán a Rusia, la campeona del Grupo D, liderada por el No. 5 mundial Daniil Medvedev. Aunque será una eliminatoria apretada, esperan que la grada les dé la ventaja que necesitan.

“Los últimos tres días fueron increíbles, vino un montón de gente de nuestro país”, dijo Schwartzman. “Estamos muy contentos porque es como jugar en casa”.