Hasta siempre, André

ATPWorldTour.com rinde homenaje a André Sá, que acaba su carrera profesional

En el vestuario, donde los jugadores se relajan y suelen fluir las opiniones, le han animado ha sido animado a ser diplomático y embajador durante sus últimos 20 años como jugador, aunque ha tenido una presencia sensible. Hoy, en un momento en el que André Sá se encuentra en una transición de jugador a entrenador, supervisando la carrera de su compatriota Thomaz Bellucci, otea en el horizonte un futuro político dentro del deporte que ha jugado en los últimos 32 años.

Durante cuatro años, Sá fue experto, perceptivo y respetado defensor para el desarrollo del tenis en el Consejo de Jugadores ATP entre 2012 y 2016, una época que destacó por la distribución del prize money en los Grand Slam, en ATP Challenger Tour y las mejoras en las pensiones de los jugadores, así como la instauración de la previa en los torneos ATP World Tour 500 de dobles. “En general la experiencia fue muy buena, tratando de educar mejor a los jugadores en los problemas relacionados con el circuito”, reconoce Sá a ATPWorldTour.com. La pasada semana, la Federación Internacional de Tenis anunció que el brasileño se convertirá en parte del nuevo departamento de Relaciones con los Jugadores.

A pesar de que ahora habla cinco lenguas, un tiempo atrás cuando Sá tenía 12 años tuvo que usar a Gustavo Kuerten como traductor en la Orange Bowl, el prestigioso torneo de final de año en categorías inferiores. El recuerdo permanece intacto en la memoria de Kuerten, que así lo relata en ATPWorldTour.com: “Ahora habla muchos idiomas. Es casi un dimplomático ATP, ha visto mundo... ¡Pero antes sólo hablaba portugués! Yo sabía sólo cinco palabras en inglés y era su intérprete. ¡Imagina la situación!”.

Sá también recuerda la divertida historia: “No hablaba una palabra de inglés. Pedí un batido de fresa, pero no sabía cómo se decía ‘fresa’ en inglés, así que dije: ¿Me pone un batido de morango (fresa en portugués)? Guga empezó a reírse y todo el mundo con él cuando dijo: ¡Vamos, hombre! ¡Fresa, Fresa!”.

Durante 23 temporadas como profesional en su carrera, Sá alcanzó los cuartos de final de Wimbledon 2002 (p. con Tim Henman) y alcanzó la posición más alta de su carrera con el No. 55 del Ranking ATP (12 de agosto de 2002). Conquistó 11 títulos de dobles ATP World Tour desde el primero en Hong Kong 2011 (con Karsten Braasch) hasta el último y emotivo triunfo en la pasada edición del Brasil Open (con Rogerio Dutra Silva). Hoy, formando equipo con Bellucci, jugó el partido profesional 741 de su carrera (5-292 individual, 291-306 dobles). En la prueba por equipos, disputó un total de 30 finales (récord de 11-19) y ascendió hasta el No. 17 del Ranking ATP de Dobles el 2 de febrero de 2009.

“La charla en el vestuario es siempre lo mejor del deporte”, confiesa Sá, reflexionando sobre lo que echará de menos. “Lo más importante para mí fueron las amistades que hice en estos años. Conocí mucha gente y encontré muchas culturas diferentes. Pasé tiempo con muchos españoles, franceses, ingleses o sudamericanos. Esa es la mejor parte. Es de incalculable valor. Ahora estoy entrenando, estaré en el vestuario a veces, pero no como jugador. Pasaré tiempo con los chicos, que fue la parte favorita de ser tenista profesional. Echaré de menos la emoción de la competición. Será a un diferente nivel, pero está claro que querré que mi jugador gane. Siempre disfruté peleando cada punto y dándome cuenta de cómo ganar”.

Salió de la cuna de talentos de Minas Tênis Clube, una de las mejores instalaciones de tenis de Brasil, que incluyó a Daniel Melo, Marcelo Melo, Marcio Torreo o Bruno Soares entre sus miembros. Pero con 13 años decidió trasladarse a Bradenton (Florida, EEUU) para perseguir su sueño. En la Academia Nick Bollettieri se desarrolló como jugador de tenis y en las pistas de baloncesto (como escolta) en los equipos del instituto durante cinco años, con Max Mirnyi y su compañero de habitación Tommy Haas, con los que coincidió luego en el ATP World Tour.

“Siempre les pasé por encima”, bromea Sá en ATPWorldTour.com sobre sus enfrentamientos de baloncesto. “Sentía que era un deporte fácil para mí. Los otros hacían lo que podían. Era el mejor. Era divertido. Tuvimos grandes batallas y una competencia sana, al tenis o al baloncesto. Max llegó quizás un año después y empezamos a estrechar la amistad. Jugábamos al baloncesto cada día, durante los dos o tres primeros años que estuve allí. Después de entrenar íbamos a las pistas cubiertas y el baloncesto era más importante para mí que el tenis, ¡eso seguro!”.

Sá también se volvió “más honesto y carismático”, según Torres, su amigo de infancia que se convirtió en su manager. “André sólo ha cambiado a mejor. Tiene 40 años, pero se mueve como si tuviera 20. No pasan los años. No tiene arrugas ni señales en su cuerpo, es bastante increíble. No teníamos idea de que todos nosotros en Minas jugaríamos profesionalmente. Todos amamos el deporte, luchamos por tener éxito y tener nuestra propia carrera”.

Impulsado por su hermano mayor, Vinny, para practicar deporte, Sá creció en el ranking gracias a su velocidad en la red, su gran resto y una sólida volea. Como miembro popular en el circuito, fuera de las pistas Sá se juntó con Bob Bryan y Mike Bryan como guitarrista. Y en la actualidad, está cerca de acabar un curso de negocios online.

“Me gustaría ser recordado como un tipo legal”, revela Sá. “Competí todo lo duro que pude y peleé por cada pelota para ganar partidos. Sólo quiero ser recordado como un buen competidor. Estaré bien si es así”.

Homenaje de las estrellas ATP World Tour

Rafael Nadal

“Quiero felicitarte por tu larga y consolidada carrera, te deseo la mejor de las suertes en lo que venga. Aunque ahora estés retirado, espero que encontrarme contigo en los torneos durante el año. Un gran abrazo y hasta la vista. Mucha suerte”.

Gustavo Kuerten
“Para mí es un privilegio hablar sobre alguien como André. Ha tenido una carrera increíble. Ha sido un gran ejemplo dentro y fuera de la pista y también un gran embajador de nuestro país. Alcanzó los cuartos de final en Wimbledon… Siempre ha sido respetuoso y amable con todo el mundo. Un ciudadano ejemplar. Me alegro de su larga carrera. Hemos compartido muchos recuerdos y ha sido un gran compañero y amigo. ¡Puedo asegurar que no estará demasiado lejos de las pistas! Es un carácter especial”.

Nicolás Lappenti
“Eres increíble. Te vamos a echar de menos. Mi enhorabuena por tu increíble carrera. El circuito, la gente, los aficionados, los niños, todos te echaremos de menos. Has sido un gran ejemplo, por tu dedicación y tu alegría dentro y fuera de las pistas. Te deseo lo mejor y sé que tendrás éxito en lo que venga. Lo mejor que el circuito nos deja son los verdaderos amigos y tú eres uno de ellos. Te quiero”.

Mike Bryan
“André tuvo una gran carrera. Tras lograr los cuartos de final de Wimbledon en individual e irrumpir en el Top 100, pasó al dobles. Es uno de los grandes tipos del circuito. Es uno de los más divertidos del vestuario. Si tienes que elegir a alguien para hacerte feliz ese es André Sá. Fue genial y tocaba música, también. Tocamos por las noches en el hotel con André a la guitarra. Fue uno de los mejores restadores del circuito. Esa era la fortaleza de su juego, y voleaba realmente bien. Jugamos al principio y al final de su carrera. Recuerdo uno de nuestros primeros partidos en el que tuvimos un tie-break que creo que fue 20-18. Es genial ver que duró tanto tiempo y ahora como entrenador. Es uno de nuestros mejores amigos del circuito”.

Leander Paes
“André ha tenido una carrera fenomenal, es uno de mis grandes amigos y mejores tipos del circuito. Recuerdo sus cuartos de final en Wimbledon 2002 en individuales, siempre destacarán en su carrera. En dobles, también ha sido uno de los mejores jugadores. Lo que destaca es su conducta dentro y fuera de la pista. Le deseo todo lo mejor en los siguientes capítulos de su vida con su bonita familia”.

Marcelo Melo
“Es un gran jugador y gran tipo dentro y fuera de la pista. Fue mi primer compañero en el ATP World Tour en el torneo de Estoril, así que hemos jugado mucho. Tenía mucha experiencia y puede compartirla ahora como entrenador de [Thomaz] Bellucci. Solía dormir en mi casa cuando niños. André es como de nuestra familia. Nuestros padres se conocen muy bien. André fue el primer jugador de Belo. Jugamos juntos durante dos años y medio”.

Max Mirnyi
“Recuerdo a André en las pistas de baloncesto, donde fuimos rivales. Jugó durante el instituto en el equipo de baloncesto y tenis. Tuvo momentos de éxito en individual, incluyendo los cuartos de final en Wimbledon, y siempre nos hemos apoyado el uno al otro a lo largo de nuestras carreras”.

Bruno Soares
“André es uno de mis mejores amigos y me ha ayudado mucho. Es un poco mayor que yo, así que solía jugar y disfrutar viendo jugar sus partidos. Siempre ayudó a los chicos que venían detrás. Siempre fue muy abierto y se convirtió en un buen amigo. Cuando estaba en nivel Challenger y empezamos a jugar dobles juntos, se preocupaba por mí, mi juego y mi desarrollo. Me dio consejos desde su experiencia. Empezamos a jugar mucho y a viajar juntos en el Circuito Challenger. Es muy divertido y carismático, siempre genial estar cerca de él. Fue genial poder competir con un gran amigo. Recuerdo que quizás en 2003-2004 teníamos teléfonos móviles y el suyo tenía cámara. Grabamos nuestra vida en el circuito. Es una locura, no hay explicación real de por qué nosotros venimos de la misma zona, mismo club y tuvimos éxito como jugadores. Es una divertida coincidencia. André solía pasar tiempo con Daniel Melo, entrenando en la misma pista. Es increíble para todos nosotros”.