© AFP/Getty Images

Pete Sampras logró su último título de Grand Slam en el US Open 2002.

Sampras: “Dejemos Que Hable Mi Raqueta”

El americano tiene el récord de seis años finalizados como No. 1

En la novena entrega de la serie de perfiles de los 26 jugadores que llegaron hasta al No. 1 del FedEx Ranking ATP, ATPTour.com repasa la carrera de Pete Sampras.

Primera semana como No. 1: 12 de abril de 1993
Semanas como No. 1: 286
Años terminados como No. 1: 1993-1998

Como No. 1 del mundo
Con 286 semanas en lo más alto del FedEx Ranking ATP, Sampras es el segundo jugador de todos los tiempos con más semanas como No. 1 (aunque Novak Djokovic está a solo cuatro semanas de la marca desde que el ATP Tour se suspendió el pasado mes de marzo de 2020 debido al COVID-19). El americano despojó de la primera plaza a Jim Courier el 12 de abril de 1993 y se mantuvo en esa posición durante prácticamente los siete años siguientes, finalizando su mandato cuando Marat Safin lo reemplazó del trono el 20 de noviembre de 2000.

Aunque otros siete jugadores ascendieron al No. 1 durante el reinado de Sampras, Andre Agassi fue el único que pudo hacerle sombra. Su etapa más larga en la cima duró 102 semanas entre el 15 de abril de 1996 y el 29 de marzo de 1998, una racha que es la quinta más larga de la historia al frente del No. 1. El estadounidense es también el único jugador que ha finalizado en el No. 1 en seis temporadas diferentes (1993-1998).

Lo más destacado en los Grand Slam
Antes de que el Big 3 se estrenara en los Grand Slam, fue Sampras quien dominó el circuito individual elevando la mayor cifra de títulos ganados por un mismo jugador en los torneos de esta categoría hasta 14. Consiguió su primer trofeo cuando era aún un joven relativamente desconocido con 19 años en el US Open 1990 y ganaría al menos un Grand Slam durante nueve de los 12 años siguientes.

Sampras se convirtió en sinónimo de Wimbledon en la década de los 90, ganando siete coronas (1993-1995, 1997-2000) y presentó un estratosférico balance de 63-7 (90%). Su triunfo en la final del All England Club en 2000 (v. a Rafter) le concedió su título de Grand Slam número 13, lo que le permitió sobrepasar el récord de Roy Emerson.

En el US Open fue casi igual de dominante, ganando cinco veces (1990, 1993, 1995-1996, 2002), además de disputar otras tres finales (1992, 2000-2001). Su juego de saque-volea fue empleado de manera habitual en Nueva York y le sirvió para conseguir épicas victorias a lo largo de su carrera. Su último título de Grand Slam llegó en 2002 en el US Open, el primero en dos años, fue el último torneo de su carrera.

Sampras también disfrutó de éxito en el Abierto de Australia, ganando dos veces (1994, 1997) y también llegó a la final en 1995. Sin embargo, su deuda pendiente quedó en la tierra batida de Roland Garros, donde fijó su mejor resultado las semifinales que firmó en 1996.

Lo más destacado en las Nitto ATP Finals
Sampras fue cinco veces campeón de las Nitto ATP Finals (1991, 1994, 1996-1997, 1999), igualado en segunda posición con Novak Djokovic en la lista de jugadores con más títulos en el torneo. Fue un habitual en el campeonato de final de temporada durante la década de los 90 y se clasificó durante 11 años seguidos (1990-2000). El americano siempre reservó su mejor tenis para el último torneo de la temporada, superando siempre la fase de grupos en cada participación tras su estreno.

El americano remontó dos sets en contra para derrotar a Jim Courier en la final de 1991 y repitió el esfuerzo para defender su título frente a Boris Becker. También se vengó de una derrota frente al alemán en la fase de grupos tras una épica final a cinco sets en la casa de su rival en Hanover, antes de que una vez más defendiese su corona al año siguiente batiendo en la final a Yevgeny Kafelnikov.

El último trofeo de Sampras en las Nitto ATP Finals fue en 1999, donde batió a Agassi en dos ocasiones, cediendo sólo cuatro juegos en su choque de la fase de grupos antes de ganar sin ceder un set en la final. Acabó su carrera con un récord de 35-14 en este torneo, compitiendo en Frankfurt, Hanover y Lisboa.

Lo más destacado en los ATP Masters 1000
El californiano levantó 11 títulos ATP Masters 1000 a lo largo de su carrera, ocho en casa ante su público. Ganó en dos ocasiones el BNP Paribas Open (1994-1995) y tres veces el Miami Open presented by Itau (1993-1994, 2000), para convertirse en el segundo jugador en completar el doblete Indian Wells-Miami. Su triunfo en Cayo Vizcaíno se debió en parte a una muestra de espíritu deportivo de Agassi, quien aceptó retrasar la final una hora para que su rival tuviese más tiempo para recuperarse de sus problemas de estómago.

El mayor dominio de Sampras en los Masters 1000 se produjo en dos de los tres torneos en el Western & Southern Open (1992, 1997, 1999), cuando sacó adelante el título sin ceder un set en 1997 y 1999. También alcanzó la excelencia en el Rolex Paris Masters ganando en 1995 (v. a Becker) y en 1997 (v. a Bjorkman). En esta categoría sí encontró premio sobre tierra batida. Y es que el americano conquistó el Internazionali BNL d’Italia tras derrotar a Becker en la final de 1994.

Grandes rivalidades
La rivalidad entre Sampras y Agassi trascendió más allá del tenis durante la década de los 90 y está considerada una de las grandes rivalidades del deporte. Ambos eran polos opuestos: El potente juego de fondo de Agassi frente a la habilidad para acudir a la red de Sampras, el extravagante hombre de Las Vegas frente al conservador californiano. Pero como la mayoría de las rivalidades, sus diferencias supusieron un espectáculo dentro y fuera de la pista.

Sampras lidera el ATP Head2Head por 20-14 y ostenta un récord sobre hierba de 2-0, mientras que Agassi dominó la batalla sobre tierra batida por 3-1. Sampras también fue superior en los grandes torneos (6-3), incluyendo un 4-1 en las finales de Grand Slam. Como curiosidad, ganó su primer y último título de Grand Slam en el US Open 1990 y 2002.

Después de que Agassi firmara cuatro victorias seguidas entre 1999 y 2001, el entrenador de Sampras, Paul Annacone, tuvo que cambiar la táctica incidiendo en el segundo servicio y más revés en el segundo saque de Agassi. La estrategia funcionó y Sampras revirtió la situación, encadenando tres victorias en sus últimos tres duelos.

Sampras también cuajó numerosos partidos de prestigio a lo largo de los 90 frente a Boris Becker. Si bien su serie ATP Head2Head fue relativamente igualada con Sampras, liderándola por 12-7, el americano dio un paso adelante cuando más importaba. Ganó seis de sus siete finales, incluyendo los títulos de 1994 y 1996 en las Nitto ATP Finals, Wimbledon 1995 y Roma 1994. Sampras mantuvo un impeccable récord de 3-0 frente al alemán en los Grand Slam, todos en Wimbledon.

Momento memorable
Aunque el partido de cuartos de final entre Agassi y Sampras en el US Open 2001, en el que Pete se impuso en cuatro tie-breaks, se considera su partido más famoso, fue la final del US Open 2002 la que guarda una mística especial para Sampras. Sin títulos en su palmarés desde Wimbledon 2000, tuvo que soportar diferentes preguntas sobre su retirada en las ruedas de prensa. El americano llegó a Nueva York como el cabeza de serie No. 17 y levantar el título era una posibilidad remota.

Pero con el gran apoyo del público, Sampras superó a Tommy Haas y Andy Roddick en su camino a la final. Sacó a relucir su mejor tenis para derrotar a Agassi por 6-3, 6-4, 5-7, 6-4 para su quinta corona en el US Open, alcanzando el récord de Jimmy Connors en la Era Abierta de cinco campeonatos en el torneo, algo que Roger Federer también lograría. A sus 31 años, Sampras se convirtió en el campeón más veterano en Nueva York desde Ken Rosewall (35) en 1970.

Aquel fue el último partido de su carrera. Aunque no se retiró en ese momento, Sampras no volvió a jugar en los siguientes doce meses y acabó colgando la raqueta en una especial ceremonia un año más tarde en el Estadio Arthur Ashe.

Agassi sobre Sampras
“He jugado algunos de los partidos más memorables de mi carrera frente a Pete. Somos justo lo contrario. Somos diferentes en todo lo que hacemos. Dentro de la pista, somos dos estilos enfrentados. Permite que muchos aspectos del juego se revelen. Y es emocionante jugar en su contra, porque en cada punto parece que algo especial puede suceder”.

Sampras sobre Sampras
“Dejemos que hable mi raqueta. De eso es de lo que se trata. Simplemente salgo y gano partidos de tenis”.

“La gente me conoce. No voy a dar volteras. No voy a formar parte de Comedy Central. Siempre seré un jugador de tenis, no una celebridad”.

“Después de dos años sin ganar un torneo, lo que me mantenía era ganar un Grand Slam más. Una vez que gané el último US Open, pasé los seis meses siguientes tratando de encontrar qué era lo siguiente. Lentamente, mi pasión por el deporte se esfumó. No me quedaba nada por probar”.

Graeme Agars, periodista
Considerado como uno de los grandes especialistas de la historia en pista rápida, Sampras sacó su máximo rendimiento en la pista gracias a su gran servicio y su letal volea que le llevaron a levantar 64 títulos, en los que rara vez expresó demasiada emoción.

Pero hubo una gran excepción que se produjo una noche en el Abierto de Australia, en un choque de cuartos de final ante su compatriota estadounidense Jim Coruier. Este último había ganado los dos primeros sets en el tie-break y rompió el servicio en el tercero muy pronto. Pero entonces Sampras protagonizó una gran reacción que llevó el partido hasta el quinto set.

Mientras se preparaba para sacar al inicio del set definitivo, Sampras empezó a esbozar lágrimas que corrían por su rostro. Era tan obvio que Sampras estaba peleando contra una carga emocional que Courier le preguntó desde el otro lado de la red si estaba bien y le ofreció incluso terminar el partido al día siguiente.

Sampras se secó las lágrimas con la toalla en el cambio, pero logró continuar y acabar firmando una épica victoria en el quinto set por 6-3. Después del partido todos se enteraron que a su entrenador Tim Gullikson le habían diagnosticado un tumor cerebral terminal antes de que el torneo empezara.

Más Historias como esta