© Scott Barbour/Getty Images

Roberto Bautista Agut presenta un récord de 9-0 en este inicio de temporada hasta llegar a cuartos de final del Abierto de Australia.

El Secreto Mejor Guardado De Bautista

El español y su entrenador explican los motivos de su gran inicio de temporada

"No creo que te estés esforzando más que otros años". Cara a cara, en la intimidad del vestuario, Pepe Vendrell lanza esta confesión a su pupilo la mañana después de haber avanzado más lejos que nunca en un torneo de Grand Slam. Poco antes de volver al trabajo en la Pista 16 de Melbourne Park para preparar los cuartos de final del Abierto de Australia, jugador y entrenador conversan para consolidar una convicción compartida de este éxito construido a dos manos. Entonces, ¿cuál es el secreto de la irrupción de Roberto Bautista Agut?

A esa pregunta que atañe a una de las raquetas de moda en este inicio de temporada responde su entrenador: "El esfuerzo es el máximo como siempre", inicia su explicación. "Pero creo que estamos madurando en cuanto a procesar la información, a entender qué ocurre, a no quedarnos en ganar o perder. Tratamos de entender por qué pasan las cosas, cómo quiere jugar y eso es a lo que más valor le doy. Por encima de haber ganado un torneo o estar aquí en cuartos de final, me quedo con esa comprensión de entender por qué están pasando las cosas".

Y es algo en lo que Bautista coincide con su entrenador. "Ahora soy capaz de puntualizar y fijarme en mis cosas. Pienso un poco menos en mis carencias, pienso menos en mis rivales e intento tener confianza en los aspectos que he mejorado", refuerza el castellonense siempre con los pies en la tierra y sin excesiva euforia. Nunca la exhibió, ni cuando levantó la corona en el Qatar ExxonMobil Open de Doha en la primera semana de 2019, ni el día en el que logró su mejor marca en un Grand Slam hasta ahora.

El español está a estas alturas de la campaña como No. 1 de la ATP Carrera a Londres con 610 puntos en su casillero y con un impecable récord de partidos de 9-0. "Es anecdótico, porque el No. 1 será el campeón en Australia, obviamente", recuerda con una sonrisa su coach. Pero lo más impactante de su rendimiento es el prestigio de las victorias con nombres como los de Novak Djokovic, Andy Murray, Tomas Berdych, Stan Wawrinka o Marin Cilic.

Precisamente el croata fue la última víctima en su lista. Fue en la cuarta ronda, una eliminatoria donde había tropezado hasta en nueve ocasiones antes (1-9). Sin embargo, a la décima fue la vencida. Por 6-7(6), 6-3, 6-2, 4-6, 6-4 construyó una victoria que perseguía desde que estableció los objetivos de este curso en pretemporada: romper su techo en los Grand Slam. "Uno de mis objetivos era pasar la cuarta ronda en un Grand Slam y en Australia me siento especialmente bien jugando en estas pistas y en estas condiciones", confiesa Bautista Agut.

"Marin puso las cosas muy difíciles. Creo que ha jugado a un nivel altísimo y es un gran jugador. He tenido que jugar muy bien el quinto set para poder ganarle", sigue radiografiando el castellonense sobre el tercer triunfo en el set definitivo en esta edición del Abierto de Australia. En su estreno en primera ronda tuvo que superar a Murray (6-4, 6-4, 6-7[5], 6-7[4], 6-2), mientras que en segunda ronda hizo lo mismo con Millman (6-3, 6-1, 3-6, 6-7(6), 6-4), antes de ganar a Cilic.

14 horas en pista y 18 sets disputados en cuatro partidos le han servido para ganarse el apodo de 'Marathon Man'. "Lo más importante es que me siento bien en pista. Físicamente me encuentro bien, me recupero bien de partidos duros y largos", indica el No. 24 del mundo. "Probablemente haya sido mi victoria más importante en un Grand Slam. Creo que está siendo una semana de tenis muy buena para mí, me tocó pelear mucho, igual que durante todo el torneo". Pero detrás de unos imponentes resultados, un excelso nivel de juego y una confianza infinita, no hay más receta que talento, compromiso y un trabajo en la dirección correcta.

También Podría Interesarle: Bautista Agut, Como Nunca Antes

"No me sorprende el rendimiento que está teniendo Rober, porque lo he visto trabajar en pretemporada, he visto que estaba en la misma página del libro en la que estamos nosotros", señala Vendrell. "No me sorprende su nivel y lo digo con mucha humildad, no es una sorpresa bestial porque lo he visto día a día y creyendo cada vez más en lo que hace bien. No me sorprende que cuando lleguen momentos importantes contra rivales grandes deje de pensar en ellos y se centre en lo suyo, que es en lo que hemos estado intentando trabajar".

Así, su presencia en cuartos de final en el Abierto de Australia no es casualidad. Y mucho menos su buen rendimiento en los inicios de año. En 2016 arrancó con título en Auckland, en 2017 lo hizo en Chennai, el pasado curso en Auckland, mientras que en 2019 conquistó Doha. Este año, además, ha dado continuidad a los resultados en Melbourne y aún no conoce la derrota. "Después de todas las victorias que he tenido durante este mes, creo que estoy jugando muy bien al tenis, estoy a un nivel muy alto y puede ser uno de los mejores meses de mi carrera", asegura Bautista.

"Ya no es casualidad cuando lo haces cuatro veces seguidas", añade su entrenador. "Esto significa que algo hay en esta parte del año que nos viene bien. Las condiciones y las pistas ayudan a su juego. También venimos de una época de buen trabajo, después de un buen descanso en casa. Ha podido cargar bien las pilas. Entiendo que las casualidades no existen y sí la causalidad de un trabajo bien hecho, tranquilo y ordenado, que le ha ayudado a desarrollar su mejor tenis".

Sin nada que justificar y mucho menos que perder, el español pisará la Rod Laver Arena por primera vez en esta edición frente a Stefanos Tsitsipas, verdugo de Roger Federer, con la vista puesta en semifinales del Abierto de Australia. Son palabras mayores, pero se ha ganado el derecho a soñar. Mientras nadie diga lo contrario en este 2019, Bautista sigue siendo inmortal.