© KARIM JAAFAR / AFP

Roberto Bautista Agut conquistó el Qatar ExxonMobil Open 2019 en Doha antes de esta edición del Abierto de Australia.

Bautista: "Es Un Desafío Mediático"

El español se mide a Andy Murray en primera ronda del Abierto de Australia

Desde el primer momento era un enfrentamiento especial. Simplemente, encontrarse a Andy Murray en la ronda inaugural de un Grand Slam sin la condición de cabeza de serie ya era algo excepcional, una situación a la que el vestuario no estaba acostumbrado en la última década. Es lo que le ha ocurrido a Roberto Bautista Agut, que se medirá al ex No. 1 del Ranking ATP. Será en su debut en el Abierto de Australia 2019, sólo unos días después de que anunciara que esta será su última temporada antes de colgar la raqueta.

El británico no resolvió si Melbourne sería la última ciudad que visitaría como tenista profesional. Eso sí, su intención es prolongar su estancia en el circuito al menos hasta Wimbledon, donde desea decir adiós en casa ante su público. "Creo que va a ser un desafío mediático más que por cómo se encuentra", reconoció el español este sábado a sólo dos días de saltar a pista ante Murray.

"Él está entrenando y está claro que para que haya tomado la decisión seguro que no se ve al mismo nivel en comparación a cómo ha estado", valoró sobre el estado de su rival en primera ronda del Abierto de Australia. "Pero será un partido que tendrá algo más, va a ser un poco diferente a lo que es un tú a tú con cualquier jugador", indicó sobre la magia de ser uno de los últimos en enfrentarse a la que considera una leyenda de este deporte.

Y es que Bautista no esconde su admiración por el escocés: "Para mí Andy es uno de los mejores jugadores de la historia del tenis, va a ser una experiencia inolvidable para mí". Un cartel con 41 semanas en lo más alto del Ranking ATP como No. 1 del mundo, más de 600 victorias en el ATP Tour, 45 títulos y tres de ellos de categoría Grand Slam (US Open 2012, Wimbledon 2013 y 2016).

No obstante, su persistencia en la élite lo convirtió en uno de los miembros del 'Big Four', compartido durante diez temporadas con Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Todos los ingredientes lo convierten en un partido inusual a estas alturas del torneo, en un duelo con aura especial. "Va a ser un partido diferente a lo habitual, va a ser un partido difícil, una experiencia y un buen aprendizaje para mí", confiesa.

También Podría Interesarle: Murray Dice Adiós, El Abierto De Australia Podría Ser Su Último Torneo
 

El adiós de Murray se une al de otro de los modelos en la carrera de Bautista: su compatriota David Ferrer, que también se despedirá este curso en el Mutua Madrid Open. "Desgraciadamente los años pasan para todos", se resigna el castellonense. "Es verdad que David se va y Andy parece que también. Son jugadores ejemplares, que nos gustaría tenerlos de por vida. Creo que son ejemplo para muchos jóvenes y muchos profesionales, es una lástima que se vayan".

Pero es ley de vida. Ferrer, por decisión propia; Murray, por el castigo de las lesiones cinco años más joven que el alicantino. Sin embargo, Bautista prefiere dejar la carga emocional a un lado y centrarse en su raqueta desde el momento en el que pise la pista dura australiana: "Voy a intentar hacer un buen partido, mirar hacia mí, intentar mis cosas y no ver mucho más allá de la red".

Su pasado más reciente confirma su gran estado de forma. En la primera semana de la temporada en el Qatar ExxonMobil Open de Doha no sólo derribó al vigente No. 1 del mundo Novak Djokovic, sino que levantó la novena corona de su carrera en un mes en el que suele coleccionar trofeos (ha ganado el 44% de sus títulos en enero).

"Después de estar diez meses viajando, pasar dos meses en casa con varias semanas de descanso y un buen mes de entrenamiento me va muy bien", revela el español sobre su gran rendimiento en los inicios de curso. "El trabajo me da confianza, me hace sentir bien, confiar en mi tenis. También la superficie y las condiciones de las pistas se adaptan muy bien a mi juego".

Como hizo en las tres temporadas anteriores, Bautista aterriza en Melbourne con un título ya en la mochila (Auckland 2016, Chennai 2017, Auckland 2018 y Doha 2019). Pero esta vez se siente aún más fuerte. "Creo que me encuentro mejor que el año pasado cuando llegué aquí, después de haber ganado en Auckland que me hizo llegar justo de energías", reconoció. "Este año al tener una semana de descanso, he tenido tiempo de aclimatarme, entrenar, descansar… seguro que voy a llegar mucho mejor".

Se pondrá a prueba en un partido con tinte emocional, un día en el que puede convertirse en uno de los últimos jugadores en derribar a Murray.