© Getty Images

Roberto Bautista supera a Feliciano López en la primera ronda del Abierto de Australia 2020.

Bautista Agut: "Respeto La Dificultad De Mi Trabajo"

El español remarca su madurez en el Abierto de Australia.

Si la seguridad tuviera rostro, Roberto Bautista Agut aparecería bien a menudo al otro lado del espejo. El español, que superó a Feliciano López por 6-2, 6-2, 7-5 en la Pista 13 de Melbourne Park, firmó un debut sólido en el primer Grand Slam de la temporada para remarcar algo evidente. Si el FedEx Ranking ATP lo destaca como uno de los 10 mejores jugadores en la actualidad es por rondas como la vivida en el Abierto de Australia.

Bautista se abre paso en un encuentro partido en dos días. Asolado por las lluvias y los vientos del domingo y culminado entre la humedad del lunes. Unas condiciones opuestas que el español acepta con la rectitud de un grande. “En Melbourne la adaptación es continua porque no hay dos días iguales”, asegura el de Castellón, dispuesto a que ningún factor lo aparte de su camino. “Saber adaptarse es muy importante en este torneo. Cuando el partido estaba encarado podían entrar las prisas pero he sabido jugarlo bien”.

La dificultad era extra al competir ante un compañero bien cercano, donde los movimientos mutuos son bien conocidos. “Llevamos casi dos meses juntos. Pasamos dos semanas seguidas en la Copa Davis y otras dos semanas consecutivas en la ATP Cup. Nunca es bonito ganarle a un compañero y menos en un Grand Slam”.

El control de las situaciones ya está en la piel de Bautista, uno de los jugadores más en forma del circuito. Después de llevar a España hasta la final de la ATP Cup, ganando todos sus encuentros individuales, Roberto parece dispuesto a seguir estirando su impulso. “He podido ganar en tres sets. Después de las lluvias creo que es importante de cara al partido de mañana”, explica el español pensando ya en su siguiente reto. Su próximo rival saldrá del duelo que enfrenta a Pablo Andújar con el estadounidense Michael Mmoh.

También Podría Interesarle: Rafael Nadal: “Las Victorias Te Dan Una Felicidad Pasajera”

Aunque el camino es largo, la madurez está del lado de Bautista. Tras una temporada 2019 donde escaló hasta sus primeras semifinales de Grand Slam, Bautista conoce el terreno que pisa. En Melbourne, donde logró situarse entre los ocho mejores en la última edición, llega dispuesto a dejar huella de nuevo.

“Por hacer cuartos un año no significa que estés jugando mejor que un año que pierdas en segunda o tercera ronda”, indica con humildad. “Los resultados son caprichosos. Lo bueno es que yo me encuentro bien, mi nivel de juego es bueno. Creo que voy mejorando a medida que pasan los años. Para estar arriba la única condición es seguir trabajando y ser mejor jugador”.

Un clásico de los inicios de temporada, Bautista está haciendo huella de unos arranques de curso sublimes. “Pasar por casa siempre me sienta bien”, reconoce un jugador que contrajo matrimonio el pasado mes de noviembre. “Recargo bien las pilas, me siento con ganas y con fuerza para volver a competir tras hacer los ciclos de descanso”.

Y en Australia se nota su estatus. Tras su primer partido le espera la sala de conferencias principal, la reservada para las grandes figuras. Esas que generan una expectación extra sin necesidad de una ronda para el recuerdo. Bautista es el No. 2 del tenis español con holgura y desde ese peldaño mira con tranquilidad lo conseguido.

“¡No lo pienso!”, asegura el castellonense. “Quizá sí cuando jugamos torneos por equipos, pero en el circuito me centro en mi trabajo y no estoy pensando todo el día en si soy el No. 2 o el No. 3. Trato de no mirar los números, intento empezar de 0 en mi mente cada 1 de enero. Mi objetivo es sumar lo máximo posible”, explica. “Es algo que me afectaría si no me encontrarse bien o en un buen momento de forma. Pero si estoy Top 10 es porque he trabajado mucho, respeto la dificultad que tiene el tenis, respeto la dificultad que tiene mi trabajo”.