© Mike Owen/Getty Images

Hugo Dellien nunca se ha enfrentado con un No. 1 del mundo.

Dellien: "Bolivia Está Viviendo Mi Partido Con Nadal Como La Final De Un Mundial"

El boliviano se mide al No. 1 del mundo en la primera ronda del Abierto de Australia

No hay duda: los sueños se cumplen para aquellos que los persiguen sin descanso. Ese el caso de Hugo Dellien, que el próximo martes debutará en el Abierto de Australia enfrentándose a Rafael Nadal en la Rod Laver Arena. Para el boliviano, No. 72 del mundo, es un premio enorme tras una carrera llena de baches que ha logrado sacar adelante con mucho esfuerzo.

Antes del cruce, Dellien se sentó con ATPTour.com para repasar un poco de su historia y el desafío que tiene por delante contra el No. 1 del mundo.

Empecemos por lo último: en la primera ronda del Abierto de Australia, Rafael Nadal.
Es una gran oportunidad, un premio tras tantos años de sacrificio para llegar a este nivel. El tenis no es fácil. Meterte entre los mejores del mundo para jugar esta clase de torneos… Es la primera vez que voy a jugar un Abierto de Australia, y ningún boliviano había estado antes en este torneo. Es realmente increíble. Me clasifiqué para jugar aquí dos años, pero uno no pude venir por lesión y el otro porque me casé. Todas las cosas pasan por algo: lo veo como un enfrentamiento muy especial. Ojalá pueda disfrutarlo y competir al 100%.

Todos los focos van alumbrarle el próximo martes, y habrá mucha gente que posiblemente le descubrirá como tenista por primera vez. ¿Quién es Hugo Dellien?
Me considero una persona que siempre trató de lograr sus sueños costase lo que costase. No es fácil porque siempre tienes piedras en el camino. A mí me costó muchísimo, sobre todo por el país del que vengo. No lo desprecio, al revés porque estoy totalmente orgulloso, pero deportivamente hablando no estamos a la altura del resto de las potencias mundiales. Se hace más complicado por el simple hecho de tener que irme a vivir a otro lado. Luché y tuve demasiados sacrificios en mi vida, y creo que todas esas cosas me han ayudado a ver de forma diferente cada momento. Creo que eso me convierte en un jugador que juega al 100% todos los partidos, sin importar su rival. Dejé un año de jugar al tenis, pero ahora lo veo como parte del camino para poder llegar a estar aquí. He aprendido mucho de eso. Por más que las cosas no vayan como quiero, soy una persona que aprende siempre de todo. Suelo verle el lado positivo a las cosas.

¿Qué ha aprendido de ese año en el que decidió dejar la raqueta?
La temporada que abandoné el tenis aprecié determinadas cosas. Tenía algo ahorrado, unos 15.000 dólares que había conseguido jugando al tenis. Entonces, con ese dinero, abrí una empresa de hielo con mi padre con la idea de trabajar allí. Lo invertí todo. Y tengo un momento guardado que no se me olvidará nunca: fui a sacar dinero a un cajero y mi cuenta no tenía fondos. Sentí mucha vergüenza porque después de mucho tiempo tuve que volver a pedirle dinero a mi padre. Quizás, fue el momento en el que me di cuenta de que lo mío era el tenis. Me propuse llegar hasta donde tuviese que llegar, y aquí estamos.

En 2011, en Roland Garros, usted entrenó con Nadal. ¿Qué recuerda de aquel día?
Todos los amantes del tenis vemos a Federer y Nadal como lo máximo, los mejores jugadores de la historia. Fue mi primer entrenamiento con un jugador de ese nivel. Jugaba el cuadro junior en Roland Garros, y todo era como muy loco. Sentí muchos nervios. Lo bueno fue que Rafa llegó un poco tarde y en ese tiempo esperando me calmé un poco y pude disfrutarlo. Estuve charlando un rato con Toni Nadal y Carlos Costa, y me tranquilicé. Salvando las distancias, es algo parecido con este momento. Desde el jueves sé que mi rival es Nadal. Este tipo de oponentes te generan algo más que el resto, y tener tanto tiempo me ha permitido ir asimilándolo para estar más tranquilo y tomármelo de otra manera. En cambio, si te toca en segunda o tercera ronda solo tienes un día y es más complicado.

También Podría Interesarle: Dellien Y La Fábrica De Hielo

¿Cómo han recibido en Bolivia la noticia?
Es una locura.

¿Por?
Es increíble, parece que he ganado un Grand Slam y solo voy a jugar con Nadal. Es por lo que genera Rafa. No sé si algún boliviano habrá jugado contra un número uno del mundo, y encima en un Grand Slam. Bolivia lo está viviendo como la final de un Mundial de fútbol.

Dellien

¿Qué hace ante eso?
Trato de no involucrarme, de no saber lo que pasa. Ya tengo la presión de jugar contra Rafa aquí. Motiva, pero ¿qué pasa si no estoy a la altura? Es una pregunta lógica. Lo están viviendo con una euforia muy grande después de haber pasado tiempos muy difíciles en el país, políticamente hablando. Me siento feliz por darles esta alegría. No ha pasado nada, es solo un sorteo, pero es un orgullo para nosotros ver la bandera de Bolivia contra un número uno del mundo en la pista central de un torneo del Grand Slam.

Más allá de perder, ¿teme no disfrutarlo?
Lo he pensado, sí. ¿Qué pasa si pierdo 6-0, 6-0, 6-0? No pasa nada. Si pierdo 6-0, 6-0, 6-0, pues perderé con ese marcador. Toda la vida soñé con este momento. Perder y considerarme que no estoy a la altura… Si llega a ocurrirme, he pasado cosas peores en mi vida. Hace tres años me preguntan si quiero perder por un triple 6-0 con Nadal aquí, y lo firmo seguro. Por ese lado, también me deja tranquilo que pase lo que pase dentro de la pista es un objetivo muy importante que he logrado.

¿Cómo ha preparado el partido?
No sé si está bien o no, pero lo estoy preparando por dos vías, separándolas. Estos jugadores te generan algo emocional muy diferente a los demás. Estoy intentando gestionar eso desde el lado psicológico para entrar a la pista sin pensar en que tengo a Nadal al otro lado. Luego, una vez esté convencido, voy a plantear el lado táctico de cómo jugarle para intentar hacerle daño.

Víctor Estrella Burgos jugó con Nadal en la primera ronda del Abierto de Australia de 2018, y prometió volver al vestuario sin camiseta, calcetines y zapatillas en caso de ganar. ¿Se anima?
Alejandro Fabbri, que es mi entrenador, era su técnico entonces. Estuvimos hablando y recordamos el partido. Perdió, pero lo disfrutó, y disfrutó bastante. Puedes jugar un partidazo y perder fácil porque Nadal es una bestia. Si gano, el siguiente partido me pinto el pelo con la bandera de Bolivia.

Más Historias como esta