© ATP Tour

Pedro Martínez jugará este viernes su último partido de la fase previa del Abierto de Australia.

Gimeno-Traver Se Estrena Como Entrenador

Viajará 15 semanas con Pedro Martínez mientras sigue recuperándose de su lesión en la rodilla

Daniel Gimeno-Traver jugó su último partido en septiembre de 2019, en el ATP Challenger disputado en la Academia Sánchez-Casal. El español, que llegó a ser No. 48 del mundo en 2013 y alcanzó la final en Casablanca 2015 (p. ante Martin Klizan), dejó de jugar después de aquel partido que perdió en Barcelona contra Javier Barranco Cosano como consecuencia de reiterados dolores en su rodilla, que todavía lo mantienen alejado de las pistas, sumido en una recuperación en la que trabaja a diario.

“Llevo muchos meses con molestias en la rodilla”, reconoció Gimeno-Traver a ATPTour.com en Melbourne. "Llega un momento dado en el que el cuerpo se cansa de sentir dolor. No soy Isner, no gano los puntos sin esfuerzo. Y todo ese desgaste se va notando en el cuerpo, son kilómetros que le he echado encima”, añadió. “No es lo mismo sufrirlo con 21 o 22 que a mi edad. No podía disfrutar”.

Gimeno-Traver, sin embargo, no ha perdido el tiempo: en 2020, el español acompañará al joven Pedro Martínez como entrenador durante 15 semana. Estos días, la asociación entre ambos se ha puesto en macha en la fase previa del Abierto de Australia, y de momento no ha podido empezar de mejor forma. Martínez está en la última ronda tras ganar al alemán Julian Lenz y al peruano Juan Pablo Varillas. Por el pase al cuadro final, se medirá a Lukas Rosol, una buena piedra de toque.

También Podría Interesarle: Cinco Estrenos De Hispanos A Seguir En Melbourne

“Surgió la oportunidad de Pedro un poco de rebote”, reconoció Gimeno-Traver. “Le voy a ayudar durante 15 semanas, y el resto del tiempo estará con su otro entrenador. Hasta que no me recupere no volveré a jugar, pero la idea es seguir compitiendo”, siguió el actual No. 408 del mundo. “No se me han quitado las ganas, ni mucho menos, y también es una buena opción de hacer un paso intermedio entre jugador y entrenador”.

Desde siempre, a Gimeno-Traver le habían señalado como buen técnico por sus habilidades y su pasión por el tenis, algo que ahora se confirma estando al mando de Martínez.

“Siempre me ha gustado poder ayudar a otros”, explicó Gimeno-Traver. “De hecho, varios de mis entrenadores me decían que yo sería bueno entrenando. Me gusta analizar los partidos, analizar la técnica, ver vídeos… Eso sí, sufro más fuera que dentro de la pista”, confesó. “Al final, dentro eres tú el que tiene el mando de la consola, el que estás jugando la partido. Desde la grada… ya puedes decir lo que sea, que el tenista es el que tiene la última palabra con sus decisiones”.