© Barcelona Open Banc Sabadell

Carlos Alcaraz debutó en la fase previa de un torneo ATP Tour en el Barcelona Open Banc Sabadell 2019.

Una Atracción Llamada Carlos Alcaraz

El español de 15 años debutó en su primera previa de un torneo ATP Tour

“Quería acercarme para verlo por mí mismo”. La confesión es de Denis Shapovalov, uno de tantos que se presentaron en la Pista 1 del Real Club de Tenis Barcelona para contemplar en directo a Carlos Alcaraz. Tanto el canadiense como su compatriota Felix Auger-Aliassime, Roberto Carballés Baena o Alejando Davidovich, además de Pepo Clavet (entrenador de Feliciano López) fueron algunos de los rostros ilustres que abarrotaron la segunda pista en importancia del Barcelona Open Banc Sabadell.

Probablemente, en muy pocas ocasiones un invitado de fase de clasificación genere tanta expectación como lo ha hecho el español de 15 años este sábado. Era el día del estreno de la competición en la Ciudad Condal y se respiraba un ambiente especial desde primera hora de la mañana. Nadie quería perderse el debut de la joven perla sobre la que todo el mundo habla. “No lo he visto mucho pero, según me habían dicho otros tenistas, al parecer es un jugador muy sólido, muy bueno y con gran potencial. Es bueno de cabeza. Eso es importante”, continúa una de las estrellas de futuro como el No. 20 del mundo Shapovalov sobre su visita a la Pista 1.

“Lo vi jugar algunos puntos, pero se me ha hecho complicado quedarme allí. Es un chico al que voy a seguir. Va a ser un gran jugador. Es bueno ver nuevos jugadores españoles haciéndolo bien. Está comenzando su carrera aquí”, añade el canadiense de 20 años. Y es que Alcaraz ha hecho mucho ruido en las últimas semanas. En este mes de abril, en su estreno en el ATP Challenger Tour, encadenó un récord de partidos de 3-2.

Su rendimiento lo ha impulsado hasta el No. 501 del Ranking ATP. Y por el camino ha dejado varios registros históricos. En el Ferrero Challenger Open, torneo que lleva el nombre de su actual entrenador, se impuso a Jannik Sinner por 6-2, 3-6, 6-3, en la primera victoria de un jugador nacido en el año 2003 en el ATP Challenger Tour. Sólo una semana más tarde en su ciudad natal, sorprendió al mundo en el Murcia Open avanzando hasta octavos de final y derrotando a un Top 200 (el español más joven en lograrlo desde Rafael Nadal en 2002).

También Podría Interesarle: Carlos Alcaraz Hace Historia A Sus 15 Años
 

“Es savia fresca para el tenis, un jugador que está haciendo las cosas muy rápido y muy bien”, reconoce a ATPTour.com un murciano ilustre de la raqueta como Nicolás Almagro, que acaba de decir adiós al circuito profesional. “De momento está haciendo las cosas muy bien. Sí que sorprende que un chaval tan joven vaya haciendo cosas tan bien y a tanta velocidad, lo pude ver en el Challenger de Murcia y las situaciones límites las solventó muy bien”.

Sin añadirle más presión de la necesaria, el joven Alcaraz ha acaparado todas las miradas del circuito. De rivales, entrenadores y aficionados. Las expectativas son ilimitadas. Pero ante tal derroche de ambición, veteranos como Almagro apelan a la calma. “Hay que dejarlo trabajar. Me consta que está muy bien asesorado, con un gran equipo de trabajo y ojalá que siga a ese ritmo, sabiendo que habrá etapas en su carrera en las que pueda detener su progresión, pero habrá que seguir hacia adelante y creo que está capacitado para dar un plus al tenis español y mundial”.

Alcaraz 

Ese equipo de trabajo está encabezado por Juan Carlos Ferrero. Tomando su Academia de Villena (Alicante) como campamento base, el ex No. 1 del Ranking ATP ha hecho una apuesta firme por su pupilo, descartando otras propuestas de jugadores consolidados en los últimos meses. El proyecto Alcaraz motiva a uno de los tres españoles que han llegado a ser la mejor raqueta del mundo.

“Estar con un chico que viene desde abajo me motiva mucho, porque hay que hacer un gran trabajo y te permite poder formarlos”, explica el coach de Alcaraz. “Carlos es un chaval que tiene 15 años, con mucho respeto, ilusión y humildad. Tiene una capacidad de aprendizaje muy rápida. Se le dicen cosas y enseguida cambia el chip, también me quedo con la bondad que tiene, escucha muy bien y tiene ganas de aprender. Todo eso me ha convencido más que el poder estar con gente que está muy arriba”.

Otra voz autorizada presente en la JC Ferrero Equelite Sport Academy como Antonio Martínez Cascales, entrenador durante la carrera del de Onteniente, también lo sigue de cerca diariamente. “Es muy trabajador, humilde y escucha mucho. Tiene un talento enorme para jugar al tenis. Yo cada vez que puedo voy con el equipo a los entrenamientos, más que por lo que pueda aportar, lo hago porque sé que voy a ver alguna jugada o golpe espectacular, de esos que a pesar de llevar 40 años en esto me generan admiración”.

Con todos estos argumentos Ferrero no es ajeno al revuelo que ha levantado sus últimos resultados en el ATP Challenger Tour. “Creo que todavía no ha explotado”, asegura. “Se ha levantado mucho revuelo. Se va hablando de él, se crean expectativas. Tiene mucha facilidad para jugar, tiene un juego muy dinámico, tanto desde el fondo como en la red. Tiene un juego muy atractivo y eso genera curiosidad”, indica sobre la presencia de compañeros de vestuario en su debut en el Barcelona Open Banc Sabadell.

“Ha ganado unos cuantos partidos en torneos Challenger, pero nosotros sabemos perfectamente el nivel que tiene, porque ha entrenado unas cuantas veces con Pablo Carreño o Roberto Bautista y ya se ve el nivel que tiene. Les planta cara durante mucho tiempo en los entrenamientos, juega sets y no le ganan fácil. Sabemos que el nivel está ahí, hay veces que le cuesta un poco mantenerlo, tiene mucha inexperiencia, pero el nivel que ha dado no me ha sorprendido porque es el que vemos cuando está entrenando”, confiesa.

El día de su primer partido en una previa de un torneo ATP Tour, Alcaraz no pudo seguir alimentando su precoz historia, pero dejó destellos de que el futuro está en sus manos. El portugués Pedro Sousa detuvo su progresión por 6-7(5), 6-3, 6-1 en una hora y 48 minutos. “A nivel físico aún tiene que crecer mucho, ahora estamos con el objetivo de hacerlo bien en Grand Slam júniors y a partir de iremos quemando etapas”, indica su entrenador.

El murciano se ha apoyado en uno de los mejores mentores posibles, mientras que Ferrero ha encontrado la motivación que buscaba. Se retroalimentan. “De alguna manera me veo identificado, porque yo también pasé por ahí, aunque no destaqué a tan temprana edad. Me recuerda a mis inicios o la primera vez que vine al Conde de Godó después de ganar un Challenger en Italia”, cierra el encargado de situarse a los mandos de una atracción llamada Carlos Alcaraz.

Más Historias como esta