© Dubai Duty Free Tennis Championships

Novak Djokovic levantó tres pelotas de partido consecutivas antes de superar a Gael Monfils en Dubái esta temporada.

La Reacción De Djokovic Ante Monfils Corona Las Remontadas ATP De 2020

El triunfo de Millman ante Paul en Nur-Sultán ocupa la segunda plaza

Ayer repasábamos tres de las mayores remontadas ATP Tour de la temporada. Ahora completamos esa selección de cinco partidos con las dos mejores remontadas de 2020.

2) John Millman v. a Tommy Paul. Astana Open. Nur-Sultán. CF. 30 de octubre de 2020.
John Millman ha construido su carrera desde el esfuerzo, remando sin importar el marcador o el oponente para firmar sus resultados. Así superó a Roger Federer en el US Open 2018 y casi sorprende de nuevo al suizo en el Abierto de Australia de esta temporada.

Sin embargo, una de las cosas que faltaban en su currículo era un título ATP Tour. En 2018 quedó cerca de conseguirlo en la final de Budapest. La temporada pasada firmó una semana soñada alcanzando la final de Tokio, donde se vio superado por Novak Djokovic.

Con 31 años, Millman está desplegando el mejor tenis de su vida. Pero el tiempo no pasa espera por nadie y no estaba garantizado que el australiano volviera a tener otra oportunidad en el circuito. En el Astana Open estaba afrontando enormes dificultades ante Tommy Paul.

El estadounidense sirvió para ganar el partido con 5-3 en la tercera manga, jugando con agresividad para buscar la victoria. Paul tuvo dos pelotas de partido en ese juego, pero no las aprovechó con una doble falta y una derecha en mitad de pista. En condiciones normales, Paul hubiera conectado un golpe ganador o encontrado una volea sencilla con la derecha, pero las oportunidades se perdieron.

De alguna manera, Paul recuperó el orden y se colocó con una ventaja de 5-0 en el tiebreak. El norteamericano parecía tener el control, protegiendo con fuerza la línea de fondo para forzar al australiano. Sin embargo, Millman se exprimió al límite, sin cometer errores, obligando a que Paul le ganara el partido. Esa situación puso bajo presión al estadounidense, de 23 años, permitiendo al australiano remontar por 6-7(5), 6-4, 7-6(5). Dos partidos más tarde, Millman levantaba su primer título ATP Tour.

"Cuando afronté esas pelotas de partido en cuartos de final nunca imaginé que dos días después estaría levantando el trofeo. Pero en cierta manera supongo que es mi sello. Es lo que puedo controlar: nunca rendirme ni dejar de luchar", dijo Millman. "Tommy estaba jugando un tenis fantástico y quizá merecía ganar, pero ha sido divertido. En ocasiones estás cerca de marcharse de un torneo, y es divertido ver lo rápido que pueden cambiar las cosas. Esto demuestra que nunca estás eliminado hasta que acaba una batalla".

1) Novak Djokovic v. a Gael Monfils. Dubai Duty Free Tennis Championships. Dubái. SF. 28 de febrero de 2020.
No es frecuente ver a Novak Djokovic entre la espada y la pared. Por eso es el No. 1 del FedEx ATP Rankings. Sin embargo, el serbio necesitó cada ápice de habilidad y fortuna para levantar tres pelotas de partido ante Gael Monfils en las semifinales de Dubái.

Cuando el francés despliega su mejor tenis hay pocas cosas que ningún oponente pueda hacer. Monfils es posiblemente el jugador más rápido del ATP Tour y tienen la capacidad de desbordar a cualquier rival si decide jugar con agresividad. Cuando todas las piezas encajan su talento es suficiente para batir a cualquiera. 

Monfils acudió a su duelo de semifinales con un historial ATP Head2Head de 0-16 ante Novak Djokovic. Pero poco pareció importarle. En los cinco primeros juegos conectó una volea de revés en el aire, esprintó para conectar un golpe ganador de dejada que pocos serían capaces de lograr y mostró su intención de dictar el juego.

La racha de 16 victorias consecutivas de Djokovic para empezar la temporada parecía en peligro. El No. 1 mundial no estaba a su mejor nivel, cometiendo algunos errores, especialmente cuando comenzó a disponer de más oportunidades en el segundo set. No obstante, parte de esos problemas surgían por la presión que Monfils estaba colocando sobre el serbio.

Esa presión alcanzó su clímax cuando Monfils obtuvo una ventaja de 6-3 en el tiebreak del segundo set, disponiendo de tres pelotas de partido consecutivas. "Era el todo o nada. Ya era una cuestión de vida o muerte en ese momento", reconoció Djokovic con posterioridad.

Había un pequeño problema para Monfils: la necesidad de terminar el trabajo. Djokovic no se lo permitió. El francés buscó la victoria y colocó un duro segundo saque sobre la T con 6-3, pero el serbio anticipó correctamente y conectó un resto profundo con su derecha, forzando un error de revés de Monfils. El galo erraría dos derechas en los dos siguientes puntos dejando escapar sus últimas dos oportunidades.

Monfils estuvo cerca de firmar un momento al estilo Vitas Gerulaitis para decir: '¡Nadie bate a Gael Monfils 17 veces seguidas!'. Sin embargo, Djokovic desplegó su mejor tenis bajo presión y se hizo con la tercera manga para vencer por 2-6, 6-7(8), 6-1.

"Ha sido como estar en el filo de una montaña", dijo Djokovic. "Sabes que no hay vuelta atrás, así que debes saltar al vacío o encontrar una manera de sobrevivir, rezar y creer que puedes conseguirlo".

Djokovic vencería a Stefanos Tsitsipas para ganar el título, conquistar sus primeros 26 partidos de la temporada y ampliar su racha a 29 victorias consecutivas, la segunda más larga de toda su carrera.

Apenas un golpe preciso de Monfils, o un pequeño error de Djokovic, y todo hubiera sido diferente.