©

Marcelo Arévalo conquistó su primer título del ATP Challenger Tour en Bogotá (Colombia).

Arévalo Valora Un Histórico Título Para El Salvador

El salvadoreño actúa como pionero y pone la mirada en el Top 100.

Un título ATP Challenger Tour de irrupción y un largo camino para evitar al Huracán Irma - ha sido una semana que posiblemente Marcelo Arévalo no vuelva a experimentar. A sus 26 años, se convirtió en el primer jugador de El Salvador en lograr un título Challenger al vencer por 7-5, 6-4 al local Daniel Elahi Galán en la final del Milo Open de Bogotá (Colombia) el domingo.

El salvadoreño superó al cabeza de serie No. 4 Nicolás Jarry, al No. 5 Gerald Melzer y al No. 1 Víctor Estrella Burgos camino de la final. El triunfo hizo saltar las lágrimas y la esperanza de inspirar a los jóvenes de su país a coger una raqueta”.

“Es una sensación increíble. Estoy muy feliz”, aseguró Marcelo. “Llevo años persiguiendo este momento. Lloré después del partido, llamé a mi madre y a mi padre, porque han sido los mayores apoyos de mi vida”.

“Siempre han creído en mí. Mis resultados del año no estaban siendo buenos. No he ganado muchos partidos y mi ranking había descendido fuera del Top 300”.

“Dentro de un año malo, esto es bastante bueno. He recuperado la confianza y espero seguir ganando partidos y terminar la temporada de mejor manera”.

La sorprendente victoria llegó con un giro inesperado. Marcelo tenía que acudir a Cary (Estados Unidos) a disputar su siguiente Challenger, pero el Huracán Irma tenía otros planes. Al ver cancelado su vuelo a Miami, el salvadoreño decidió volar a Nueva York, donde llegó a las 2am del martes, antes de enfrentarse al estadounidense Michael Mmoh ese mismo día.

También Podría Interesarle: Felix Se Une A La Élite Al Irrumpir En El Top 200

Independientemente de lo que haga ante Mmoh, su triunfo en Bogotá le asegura el ascenso hasta el No. 219 del Emirates ATP Rankings, acercándose al mejor registro de su carrera en el No. 176. Una consecuencia de las dos finales Challenger alcanzadas el año pasado.

“La temporada anterior tuvo dos oportunidades para lograrlo, en San Luis Potosí (México) y en Granby (Canadá). Perdí ambas”, recuerda Marcelo. “Cuando estuve en esas dos finales estaba bastante agarrotado y nervioso”.

“No dejaba de pensar en cuánta gente se preguntaría si sería capaz de ganar mi primer torneo. Y en lo que significaría para mí país, ser el primer jugador en la historia en ganar un título Challenger”.

“En esa ocasión, me dije a mí mismo que ya había disputado dos finales y que iba a jugar ésta como cualquier otro partido. Eso es lo que hice”.

“Un buen objetivo sería regresar al No. 170 o al No. 160, acceder a la previa del Abierto de Australia e intentar ascender incluso más alto la próxima temporada”. 

La familia Arévalo es bien conocida en los círculos salvadoreños. El hermano de Marcelo, Rafael, ha levantado una academia de tenis allí y preside la federación nacional. El objetivo de su hermano es abrir 100 pistas públicas alrededor del país, algo que Marcelo ve como una inspiración en su intento de irrumpir en el Top 100 del Emirates ATP Rankings.

“Espero que ser el primer campeón de Challenger de mi país tenga un beneficio para los niños, porque pueda hacerles creer”, asegura. “Si yo lo conseguí, ellos pueden hacerlo incluso mejor en el futuro. Si abro una puerta para ellos, puedo ayudar a que crean en un futuro como jugadores profesionales de tenis. Me gustaría ver a otros chicos luchando en el circuito Challenger. Me encantaría verlo algún día”.