© Julian Finney/Getty Images

Análisis Del Juego: Djokovic Y El Éxito De Sus Drop Shots Contra Tsitsipas

Mira las tácticas empleadas por los dos finalistas de Roland Garros 2021.

Cuarenta y nueve drop shots.

Novak Djokovic derrotó a Stefanos Tsitsipas por 6-7 (6), 2-6, 6-3, 6-2, 6-4 para ganar su segundo título de Roland Garros el domingo, y los drop shots fueron una parte integral de su impresionante victoria. Djokovic hizo 27 drop shots, incluidos nueve que terminaron siendo winners, mientras que Tsitsipas no estuvo lejos al hacer 22.

Los dos jugadores se combinaron para un promedio de un drop shot cada seis puntos, o básicamente uno por juego (hubo 48). El drop shot pasó de ser una táctica secundaria, para convertirse en una estratagema estratégica clave para llevar al oponente a todos los puntos cardinales de la Philippe-Chatrier.

También Podría Interesarle: Djokovic Hace Historia Al Volver A Ganar Roland Garros

El último drop shot fue golpeado por Djokovic con Tsitsipas sirviendo en el 30/15, 3-5 del quinto set. El drop shot de Djokovic mostró hábilmente la astucia estratégica del serbio para escapar de un patrón de juego que favorecía a Tsitsipas y para cambiar de marcha.

Djokovic comenzó con una ráfaga de ocho drop shots en el primer set, mientras que Tsitsipas respondió con nueve de los suyos. Estos primeros drop shots fueron diseñados más como una táctica sorpresiva e inteligente por parte de ambos jugadores, así como para inducir la acumulación de ácido láctico en las piernas de su oponente al correr hacia adelante.

Djokovic acertó seis drop shots en el segundo set, dos de los cuales fueron tiros ganadores absolutos desde el ala de la derecha. Gradualmente se alejó de los drop shots con cinco en el tercer set y solo uno en el cuarto set. Había encontrado otras formas estratégicas de romper el juego de Tsitsipas.

Djokovic regresó a la táctica en el quinto set, conectando siete. A medida que avanzaba el partido, Tsitsipas atacó menos y jugó neutral desde más atrás de la línea de fondo, lo que benefició a Djokovic. Una vez que llegó el último set, Djokovic volvió a meter la mano en su bolsa de trucos y con los drop shots castigó a Tsitsipas por acampar demasiado detrás de la línea de fondo.

Break Points
En los dos primeros sets, Tsitsipas tuvo ocho puntos de quiebre, convirtiendo tres de ellos. En los tres sets restantes, Tsitsipas no pudo olfatear un solo punto de quiebre, mientras que Djokovic generó 13 puntos de quiebre, ganando cuatro de ellos. La profundidad de los golpes de fondo de Djokovic empujó a Tsitsipas de regreso a un lugar desde donde no podía lastimar a Djokovic. Luego, el bombardeo de drop shots golpeó las piernas y los pulmones del griego mientras lo arrastraban constantemente al frente de la cancha. Eso pasó factura cuando las oportunidades de quiebre se evaporaron.

Longitud del rally
La longitud de peloteo dominante en la final fue de 0 a 4 tiros, donde se jugó casi el 54 por ciento del total de puntos. Eso significa que cada jugador acertó un máximo de solo dos tiros en el punto por casi la mitad de todos los puntos jugados. 

Desglose de la longitud del rally

  • 0-4 tiros = 53.7% (167)
  • 5-8 tiros = 27.7% (86)
  • 9+ tiros = 18.6% (58)
  • Total = 311

Cuando Tsitsipas tuvo que acertar dos tiros o menos para ganar el punto, forjó una ventaja de tres puntos (85-82) contra Djokovic para el partido. En los dos primeros sets, que ganó Tsitsipas, su margen de victoria en la longitud del peloteo de 0-4 fue un saludable 40-25. Djokovic dominó el partido cuando la jugada llegó a cinco tiros o más, ganando 82 puntos a 62. En los últimos tres sets, ese margen fue un rotundo 48-32.

Tsitsipas comenzó con tanta fuerza, pero la energía y el enfoque que se requerían para construir una ventaja de dos sets finalmente se volvieron insostenibles. Una vez que Djokovic rompió al principio del tercer set, dijo después del partido: “Me gustaron mis oportunidades a partir de ese momento. Sentí que estaba empezando a pensar demasiado... me metí en la cabeza”, dijo.

Correr de lado a lado contra Djokovic en una final de Grand Slam en la tierra roja es lo suficientemente desafiante. Lanzarse hacia adelante para alcanzar también 27 drop shots resultó ser demasiado.