© Argentina Open - Roberto Castro

Juan Ignacio Londero fue campeón en Córdoba en 2019 y perdió la final en Bastad ante Jarry. Ahora quiere una tercera definición.

Londero Acapara Las Luces Y Va Por Todo

El cordobés está en semifinales y sigue mejorando “partido a partido”

Juan Ignacio Londero sonríe un minuto syn parar y ante el público del Buenos Aires Lawn Tennis no duda: dice que debe ser la personas más contenta de todo el club. Para el cordobés la victoria por 6-4 y 7-6 (4) ante Guido Pella, el segundo favorito, vale mucho más que un simple pase a semifinales.

La vigésima edición del Argentina Open vino tendrá un nuevo campeón y Londero ha ido moviendo casilleros en esta semana especial, como rindiendo exámenes cada vez que entró a la cancha. El ‘topo’ mezcla en el mismo envase una ansiedad extrema y una calma cortoplacista difícil de igualar, pero no quiere ir más allá del siguiente partido, y ni cerca está de reconocerse candidato cuando lo ponen como candidato al primer campeón local desde David Nalbandian en 2008.

Para Londero ha sido un torneo de adaptación y de sacar los problemas, o las dudas, hacia afuera. El resto no estaba funcionando. “Estoy intentando seguir recontra mil loco, pero sin insultarme tanto y no haciendo show”, sintetizó el Topo, quien llegó a su tercera semifinal y primera en Buenos Aires. En definitiva, más allá de cualquier proceso interno, el argentino lo que mejor ha hecho es jugar al tenis, competir y encontrar soluciones dentro de los partidos. 

Luego de caer en los cuartos de final ante el serbio Laslo Djere la última semana retrocedió del Top 50 al No. 69, pero pudo tomarse revancha y ahora sumó una plausible victoria ante Pella, un jugador de gran 2019. 

Tras un luchado primer set, Pella tuvo dos posibilidades de set pero el cordobés reaccionó bajo presión para luego sellar el triunfo en el tie-break, para volver a los últimos cuatro jugadores de un torneo después de siete meses, tras llegar a la final de Bastad en julio del año pasado.

También Podría Interesarle: Ruud Rompe Barreras En Buenos Aires

“Siento que estoy yendo de menos a más. Este fue mi mejor partido del año, fue un gran partido en lo tenístico, físico y mental, valoro mucho el esfuerzo que fui haciendo durante toda la semana. De a poco estoy recuperando la 'locura' para jugar”, dijo el cordobés.

“A mí me gusta abrir ángulos, pero él corta muy bien la cancha, me hace correr un montón y me pone en situaciones difíciles de resolver. Él también ha avanzado mucho en el juego", lo halagó el zurdo.

La preocupación de Londero los últimos meses pasó por “revalidar” lo logrado en 2019. “Es un tiempo de aprendizaje. Es algo que debo pasar”, reconoció en la semana y dijo que quizá “todo” le llegó de golpe y por eso volvió a recurrir a su psicólogo con quien trabaja hace cuatro años. “Hay personas que disfrutan más y menos y hay que encontrar el lugar de cada uno para que todo vuelva a fluir”, sintetizó. 

En ese camino de buscar serenidad y ‘tocar pelota como siempre’, en sus propias palabras, Londero está a dos partidos de hacer nuevamente ruido en el torneo que siempre miró por televisión. Por lo pronto, buscará el pase a la final ante el inspirado noruego Casper Ruud: “Juega bien, pero yo primero juego contra mí y después contra mis rivales. Vamos a ver cómo dan las cuentas”.