© Argentina Open

Dusan Lajovic no jugó su mejor nivel pero luchó para ser Cuartofinalista en Buenos Aires por segunda vez.

Lajovic Arrastra Su Confianza A Buenos Aires

El serbio buscará el pase a semifinales ante un inspirado Ruud.
 

Hay semanas que pueden torcer y potenciar la carrera de un jugador, o al menos potenciar un promisorio presente. Para Dusan Lajovic la ATP Cup significó una plataforma masiva para mostrarle al mundo lo bueno que es, y también para hacerlo por su país y confirmar de que sus aspiraciones son elevadas cada vez que entra a competir en una cancha de tenis.

Tras tener record de 4-2 camino al título del Team Serbia, incluyendo triunfos ante Auger-Aliassime en QF o Khachanov en semifinales, el actual No. 23 del mundo volvió a jugar en polvo de ladrillo en siete meses y debutó con un trabajado triunfo por 7-6 (6) y 7-6 (6) tras dos horas y siete minutos de un partido muy intenso.

“Hoy no fue fácil y pese a que no hubo tantos momentos de calidad, en los momentos decisivos lo hice bien, y luché para agarrar ritmo en las devoluciones y en la estructura de los puntos, y eso lleva tiempo”, analizó el pupilo de José Perlas que juega por quinta vez en Buenos Aires y fue cuartofinalista en 2016. “Ganar siempre te da la chances de hacerlo mejor el próximo partido”, dijo tras sacar boleto a Cuartos nuevamente.

¿Dónde estuvo la clave? “Jugar cada punto enfocado, y no tener errores. Salvé dos puntos de sets en el primero y estaba 1-5 en el TB del segundo y los puntos con presión fue bien para mi”.

También Podría Interesarle: Londero Y Su Mentalidad Competitiva Avanzan En Buenos Aires

“Me encanta venir a Buenos Aires y el verano… están todos hablando español, tengo muchos amigos”, contó y se trasladó a lo importante. “Además, claro, que ya he comido asado”, dijo, con una sonrisa y comenzó a enumerar los distintos cortes vacunos que ha podido probar, en perfecto español: “Asado se tira, matambre, chorizo, mollejas... mollejas es mi nuevo plato favorito”.

Primero entró en el Top 100 del FedEx ATP Ranking hace casi seis años, y ha sido un jugador de élite desde entonces, pero luego de ser campeón de Umag 2019 sus expectativas para los eventos de canchas lentas son otros. “Solo cambia el ranking, pero después hay que ganar y jugar cada partido: muchos pueden jugar bien tenis”, analizó.

“Estoy tratando de que las aspiraciones no me afecten, porque solo debo pensar en lo que hago en la cancha… ganar torneos solo es un pensamiento que debo tener en los finales de semana y recién estoy comenzando a jugar acá”, aseguró el serbio, quien se reconoce un apasionado del tenis y de la competencia.

La progresión de Lajovic ha sido sostenida y de un crecimiento vertiginoso y, como tercer preclasificado en Buenos Aires, ya ha demostrado porqué y está listo para luchar hasta las instancias finales.

Su próximo rival será el noruego Casper Ruud, de los más sólidos en la semana y que dejó apenas un game en el camino para vencer a Roberto Carballes. “Ahora jugaré sin presión porque ya soy uno de los ocho cuartofinalistas y cualquier está para ganar el torneo”, afirmó.