© BEN STANSALL/AFP via Getty Images

Juan Sebastián Cabal y Robert Farah levantan el título de campeones de Wimbledon 2019.

"El Sueño Cumplido" De Cabal/Farah En Wimbledon 2019

Los colombianos reflexionan sobre su primer título de Grand Slam

—¡Ganamos Wimbledon! ¿Puedes creerlo? — le preguntó Farah a Cabal mientras se fundían en el abrazo más emotivo de sus vidas deportivas.
—¡Créelo porque lo acabamos de hacer! —respondió Cabal, aun sin estar del todo consciente de lo que estaba diciendo.

El fugaz diálogo entre Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, instantes después de vencer a Nicolas Mahut y Edouard Roger-Vasselin en una final de cuatro horas y 57 minutos, resume en gran parte la hazaña de los colombianos al conquistar en julio de 2019 su primer Grand Slam. Ninguno de los dos podía dimensionar lo que acaban de conseguir, en plena cancha central de Wimbledon.

"Entramos en shock", asegura Cabal. "Todo era alegría pura, éxtasis. Era un sueño cumplido, una meta que habíamos perseguido por mucho tiempo. Pero en ese momento cuando la conseguimos, no entendíamos muy bien el impacto de nuestro logro".

Con una volea de revés cruzada, Robert había sentenciado el triunfo por 6-7(5), 7-6(5), 7-6(6), 6-7(5), 6-3 para que ambos se convirtieran en la primera pareja hispana de la historia en conquistar el torneo. Tras ese punto, ambos se dejaron caer sobre la pista. Los dos reían nerviosos. Se levantaron en medio de los aplausos, se abrazaron y entonces fue cuando se preguntaron si lo que estaban viviendo era real.

La incredulidad tenía que ver con haber superado un cuadro muy exigente (en cuartos ganaron 11-9 en el quinto ante Rojer/Tecau); pero también con el hecho de que no pensaban que fuera en Wimbledon, en la superficie que menos los favorecía, donde ganarían su primer Grand Slam.

"Teníamos más fe de que ganaríamos en Roland Garros nuestro primer torneo grande, por ser en tierra batida, la que mejor se nos da", confiesa Robert. "Pero el buen resultado en París nos dio un gran empuje anímico para la gira de césped", añade Juan Sebastián. "Y ganar en Eastbourne (v. González/Zeballos) nuestro primer título en la superficie nos dio una confianza enorme".

Aun así fue inevitable sorprenderse al cumplir su sueño en La Catedral. No solamente conquistaron el único de los cuatro Grand Slams donde nunca habían podido pasar de octavos, sino que también aseguraron su primer ascenso al No. 1 del FedEx ATP Ranking de dobles. "Eso lo hizo mucho más inolvidable. Fue un triunfo por partida doble", añade Farah. "Ese día conseguimos por primera vez ambos logros, por eso será el más especial para el resto de nuestras carreras".

También Podría Interesarle: Cabal/Farah, Amigos De Toda La Vida, Asaltan La Cima Mundial

Pero faltaban dos días más para que ambos comprendieran el impacto de su triunfo. Especialmente en Colombia. "Recuerdo que estuvimos hasta muy tarde en el club, y luego nos fuimos a la casa de unos amigos a celebrarlo", asegura Farah. "Pero el presidente [de Colombia, Iván Duque] nos quería el lunes en Bogotá para condecorarnos, y pronto nos tocó salir hacia el aeropuerto. No tuvimos tiempo de festejar".

Al llegar a Colombia, en medio de una bienvenida multitudinaria, encontraron más pistas sobre lo que habían logrado: que una gran parte del país —donde los deportes más populares son el fútbol y el ciclismo— se paralizara con su hazaña. "Cuando vi el recibimiento de la gente, pensé: 'Wow, ¿qué fue lo que pasó aquí?'. Nunca nos imaginamos que nuestro título se haya vivido con tanta euforia en Colombia", dice Cabal.

Una vez en casa pudieron festejar por fin. Pero quince días después ya estaban compitiendo en Washington, y con la ambición intacta. "Seguimos siendo los mismos, trabajando igual de duro. Ganar Wimbledon nos dio más hambre de títulos", recalca Robert. Pronto asegurarían su segunda clasificación consecutiva a las Nitto ATP Finals, y luego ganarían el US Open (v. a Granollers/Zeballos) para extender el estado de gracia.

Pero todo quedó sembrado en el césped de Wimbledon. El lugar donde se hicieron grandes.