© Jason Jung

Jason Jung ha competido en 18 torneos del ATP Challenger este año.

Crónicas De Challengers: Jason Jung, Parte II

El jugador de 27 años habla su camino hasta ganar su primer título ATP en Chengdu, China

Ganar mi primer título Challenger es una sensación increíble. Pero además el cómo, sin ceder un set ante grandísimos jugadores. Todavía no me he hecho a la idea. He puesto mucho esfuerzo durante los últimos dos años y no había tenido los resultados deseados, pero mis amigos y mi familia resistieron conmigo. Así que éste título no es para mí. Es para todos aquellos que me animaron y apoyaron.

Jung

I want to share a bit of my journey as a kid to the professional level.

Quiero compartir un poquito de mi viaje desde niño hasta llegar aquí.

Desde que recuerdo tenis, siempre había soñado con ser profesional. Soñaba con levantar la copa del US Open. Ese sueño duró hasta el final de mi primer año en la Universidad de Michigan. Entonces me di cuenta que después de la universidad, el tenis no era para mí. Quería explorar la vida sin la raqueta.

Después de graduarme, encontré un trabajo en una compañía de petróleo en mi ciudad natal de Torrance, California. Muchos de mis familiares y amigos se sorprendieron. Todos pensaban que estaba jugando tenis a nivel profesional. Debo decir que trabajar en un escritorio era completamente extraño para mí, pues no estaba acostumbrado a estar sentado muchas horas. Pero a finales de verano, fui despedido de manera inesperada. Así que tres meses después de graduarme, volví a cero sin saber qué me podía esperar.

Un amigo me sugirió jugar un torneo en Seattle con buenos premios. No había cogido una raqueta desde que acabé en Michigan. Pero después de ese torneo decidí que le daría una oportunidad en el circuito profesional. Gané a todos, y me sorprendí muchísimo.

El torneo vino tan fácil que pensé que regresar al mundo profesional no sería tan difícil. Me equivoqué. Mi primer torneo pro fue en India. Aunque clasifiqué para el cuadro final, fui incapaz de ganar mi primer punto Emirates ATP Rankings. Enfermé con mucha fiebre y tuve que regresar a casa. Un mes después, viajé hasta China y aunque clasifiqué para el cuadro final en semanas consecutivas, no pude ganar ni un punto ATP. No fue el inicio deseado. Pero por suerte, en mi quinto torneo (en México), por fin lo logré.

Este viaje mío no ha sido fácil ni sencillo, pero me ha enseñado muchísimo sobre mí mismo y me ha ayudado a madurar. Por ejemplo, no me gusta aceptar invitaciones u oportunidades que me ayuden a ascender rápido. Me gusta hacerlo a la antigua usanza. No tuve a nadie que me guiase en el camino, o que me explicase cómo hacer una buena planificación, dónde jugar torneos. Es muy diferente en la universidad cuando tienes a dos entrenadores que te ayudan dentro y fuera de la pista. Aprendí a base de golpes, de equivocarme. En cada año nuevo en el circuito, he aprendido del último y mejorado. Pero como mis recursos fueron limitados, mi crecimiento como jugador precisó del doble de tiempo que a otros jugadores.

¿Desearía que mi crecimiento hubiera sido más rápido? ¡Sí! Pero al mismo tiempo, no cambiaría mi viaje por el de nadie. He conocido a grandes personas en el camino, ganando grandísimas amistades que me han permitido viajar a lugares que no hubiera visitado de seguir en un despacho. He tenido que hacerme cargo de mis finanzas, planificación y ser mi manager, preparador físico y entrenador. Hacer todo eso me ha servido para crecer mucho como persona. Y por eso estoy agradecido de por vida al tenis. Tengo la suerte de haber tenido dos entrenadores que han dedicado mucho tiempo en mí sin esperar nada a cambio, así como mis amigos y familia que me han acompañado y animado. Siento que aún me quedan muchas cosas por aprender, pero estoy entusiasmado con lo que venga.

Más Historias como esta