© Mike Lawrence/USTA

Novak Djokovic ganó el Western & Southern Open para completar su colección de ATP Masters 1000 por segunda ocasión.

Djokovic Completa La Colección De Masters 1000 Por Segunda Vez

El serbio suma 35 ATP Masters 1000

Un día más, remontar para ganar. Eso fue lo que consiguió Novak Djokovic este sábado en la final del Western & Souther Open ante Milos Raonic. Como en semifinales, el serbio tuvo que darle la vuelta al partido tras ceder el primer set, y lo hizo para llevarse la victoria 1-6, 6-3, 6-4. Con el triunfo, el No. 1 del FedEx ATP Ranking igualó a Rafael Nadal en la primera posición de jugadores con mayor número de ATP Masters 1000 (35), consiguió ganar al menos en dos ocasiones cada uno de los nueve torneos de la categoría y mantuvo su invicto en este 2020, que le ha visto ganar 23 partidos y no perder ninguno.

Hasta hoy, Djokovic había ganado los 10 precedentes contra Raonic, pero el inicio del duelo hizo tambalear ese récord perfecto del serbio contra el canadiense en toda una final de ATP Masters 1000, con uno de los trofeos más importantes del mundo como premio para el ganador.

"Estoy tratando de aprovechar al máximo mi carrera, tratando de aprovechar este tiempo en el que siento que estoy física, mental, emocionalmente y en cuanto a juego en [mi] pico y jugando el mejor tenis que he jugado”, dijo Djokovic. "Llevar una racha invicta en lo que va de año obviamente aporta aún más confianza en cada partido".

Novak Djokovic

Después de acechar a Djokovic en su primer turno de saque del partido, Raonic logró un valioso break para ponerse 3-1 en la final, de la mano del nivel exhibido durante toda la semana, mezclando con acierto la contundencia de su saque con una derecha destructiva; certera, decisiva y prácticamente incontestable. Así se puso Raonic 4-1, y así se colocó 5-1, después de que el serbio entregase su servicio por segunda ocasión tras cometer una doble falta en el punto de rotura.

Lejos de hundirse después de perder el primer parcial, Djokovic salió con energías renovadas a por la victoria, planteándose la remontada, como ya hiciera el día anterior ante Roberto Bautista Agut en semifinales. El No. 1 del mundo redobló las precauciones para comenzar a darle la vuelta al encuentro. Empezando por minimizar el número de errores no forzados, Djokovic consiguió que Raonic no se procurase ninguna bola de break en sus tres primeros turnos de saque en el segundo parcial, algo que no había podido lograr en el primero (el canadiense se fabricó bolas de break en todos los saques de Djokovic).

Pronto, la seriedad de Djokovic se tradujo en el marcador: el serbio le arrebató el servicio a Raonic y se colocó 4-2, mandándole un claro mensaje a su oponente que se reafirmó cuando Djokovic empató la final llevándose el segundo set por 6-3.

Lejos de sacar bandera blanca, Raonic arrancó el parcial decisivo con un break (2-0) que le hizo soñar con la victoria, pero Djokovic se agarró a la pista, recuperó la desventaja (2-2) y volvió a abrir una (4-2) que terminó siendo decisiva para llevarse el título de Cincinnati.

"Siempre es difícil jugar contra Milos. Tiene uno de los mejores servicios del juego, pone mucha presión en tus juegos de servicio. Él interviene, va más por sus tiros desde el fondo de la cancha", aseveró el ganador, halagando al rival por su buena semana. "En los últimos tres, cuatro días, luché un poco con mi condición física, pero me las arreglé para salir adelante", dijo Djokovic en la cancha. "Fue un encuentro muy cerrado hasta el último disparo. Fue un juego para cualquiera".