© Ben Solomon Photos

Pablo Carreño Busta regresará a la competición en el Western & Southern Open frente a Dusan Lajovic.

“Hemos Trabajado Para Que Pablo [Carreño] Sea Mejor Jugador”

Samuel López, entrenador del No. 25 del mundo, explica a ATPTour.com cómo ha sido este período lejos de la competición

La primera sensación al caminar por el complejo de Flushing Meadows, que acoge el retorno del circuito ATP Tour, es extraña. El baile de mascarillas, la distancia entre cualquiera que acceda al recinto o la ausencia del público, uno de los motores vitales del deporte, hacen que nada se parezca a lo que conocemos. Así lo explica Samuel López desde Nueva York, donde ya acompaña a Pablo Carreño Busta para preparar su regreso a la competición en el Western & Southern Open.

Pero al margen de las rarezas, el pulso se acelera estos días en el vestuario del USTA Billie Jean King Tennis Center. Después de cinco meses sin torneos del ATP Tour, este sábado 22 de agosto se encenderá de nuevo el semáforo para dar vía libre al tenis en este ATP Masters 1000. Y Carreño Busta tiene fijada su primera cita frente al serbio Dusan Lajovic. Antes de llegar al día del estreno, López relata en esta entrevista con ATPTour.com cómo han sido estos meses hasta hoy.

La situación es excepcional. ¿Cómo afrontaron este período sin competición hasta el regreso del ATP Tour?
Pablo [Carreño] lo ha llevado muy bien, con los objetivos bastante claros y aceptando la situación que había. Sabíamos que éramos unos privilegiados al poder seguir con nuestro trabajo y que, antes o después, podríamos empezar a competir.

Ya hay fecha y rival en el Western & Southern Open.
Así es. Ahora afrontamos el regreso a la competición tratando de cumplir los objetivos de trabajo que marcamos, llevando a cabo todo lo que hemos entrenado más allá de ganar. Está claro que todos los profesionales buscan victorias, pero si queremos estar arriba debemos intentar separar el cómo ganar.

¿Y eso cómo se hace?
Hay muchas formas de ganar. En nuestro caso, lo que tenemos que priorizar es jugar bien, porque así al final ganaremos más partidos. Hemos trabajado para que Pablo sea mejor jugador. La clave de todo es que mantenga su estilo, su forma y tenga personalidad y carácter en la pista. Eso es lo que espero de él.

Todos los jugadores se han preparado lo mejor posible. ¿Qué cree que puede decantar la balanza en la reanudación del circuito?
Una de las claves será el tiempo sin competir. Una cosa es no hacerlo por una lesión, algo en lo que ya tenemos experiencia, y otra es no saber cuándo vamos a empezar tras un período tan largo.

El factor físico será determinante.
Claro. Controlar las lesiones, el estrés, las tensiones… El cuerpo en todo este período no está acostumbrado a este cambio de intensidades. Ahora, de repente, hay que empezar a competir en un [ATP] Masters 1000 y seguidamente viene un Grand Slam, donde se juega a cinco sets. Está claro que el aspecto mental también será importante, porque hay jugadores que se adaptan antes que otros, pero el apartado físico creo que será lo que más puede pasar factura.

¿Ve alguna dificultad añadida más?
Tenemos una serie de torneos seguidos en los que no estamos obligados a jugar, pero llevamos tanto tiempo sin competir que es complicado hacer ver al jugador que tal vez tenga que descansar alguna semana. En menos de un mes hay dos Grand Slam seguidos (US Open y Roland Garros) y dos ATP Masters 1000 (Western & Southern Open e Internazionali BNL d’Italia en Roma). Son torneos muy importantes. Esto puede hacer que el jugador lo pague a nivel físico por esta falta de costumbre en este año tan especial que estamos llevando.

También Podría Interesarle: 5 Claves Para Un Retorno Con Éxito

Antes de afrontar esta vuelta en la gira americana, ¿han prestado especial atención a algún apartado de su juego?
La idea era empezar a partir de finales de agosto aproximadamente, así que teníamos tiempo para seguir mejorando en aspectos como el saque, también en su juego de media pista hacia delante, además de la volea o el revés cortado. También seguimos mejorando aquellas facetas que ya dominaba como la intensidad, el ritmo alto o restar agresivo.

La situación era completamente nueva para todos. Cuando llegó el momento de confinarse en casa, ¿cómo continuó el trabajo?
Los primeros dos meses sin competir fueron duros, porque Pablo estuvo prácticamente solo en casa, sin poder salir de Barcelona y nos comunicábamos por videollamada. Sobre todo, hizo preparación física, como es lógico, porque no podía salir de casa. Estuvo trabajando con los utensilios que tenía: bandas elásticas, balón, algunas pesas… todo bajo la supervisión de Walter, que es su preparador físico.

Y, tras esos dos meses, se reúnen por fin en Villena (Alicante).
Ya pudo venir con nosotros y lo planteamos como una pretemporada larga. En ese momento todo era incertidumbre, así que nos dijimos que nos pondríamos en serio para seguir progresando en todo lo que llevábamos trabajando en los últimos años. Y ahora ya estamos preparados para el debut en Estados Unidos.

¿Cómo le explicaría a la gente que no puede estar allí cómo es el club?
Estamos en una burbuja, que es lo que toca, pero es muy extraño. Da pena que la gente no pueda estar aquí y disfrutar de este magnífico torneo. Pero, como digo, es lo que toca. Estamos contentos de poder competir, para eso entrenamos y trabajamos duro cada día.