© Getty Images

David Goffin reconoce haber recuperado su mejor nivel de juego.

Goffin Se Prepara Para Ir A Por Un ‘Grande’

El belga forma parte de un grupo de jugadores que pelea contra físicos más fuertes

Algunos David tienen que medirse a un Goliath.

En una época en la que los grandes pegadores rondan los dos metros de altura, David Goffin ha tenido que acudir a la batalla frente a rivales mejor armados. Con una talla de 1,80 m. y un peso de 70 kilos, el belga de 28 años se enfrenta al reto constante de devolver la potencia de esos jugadores y aprovechar la ventaja de un físico más compacto.

“Es duro, pero hay algún lugar [en el tenis profesional] para tipos pequeño”, confiesa Goffin en ATPTour.com. “Cuando eres joven puede que no estés preparado para enfrentarte a la frustración de jugar con chicos grandes y a su potencia. Pero nos movemos mejor, vemos la bola antes, podemos jugar más rápido. Eso es por lo que vemos jugadores más pequeños que pueden competir. Usamos la potencia de nuestros rivales”.

Ese plan de juego será sometido a prueba este domingo, cuando se enfrente por el título del Western & Southern Open en Cincinnati frente a No. 8 Daniil Medvedev de 1,98 m. en su primera final ATP Masters 1000. El ruso demostró que su estatura y potencia son argumentos suficientes para derrocar al No. 1 Novak Djokovic. Y antes, en la primera semifinal, David Goffin avanzó a la última ronda tras derrotar al veterano francés Richard Gasquet.

El éxito reside en la habilidad que muestre Goffin para entrar en la pista y ganar tiempo ante Medvedev. Como dice su entrenador Tomas Johansson: “Jugadores como David no van a dominar a tipos grandes, pero pueden derrotarlos jugando rápido y con inteligencia. Es lo que intentamos conseguir ahora. También probablemente tiene las piernas más rápidas del circuito, así que cuando no tienes el peso hay que compensarlo de alguna manera. Para Davis, es con la cobertura de la pista y jugar rápido”.

También Podría Interesarle: Medvedev Y Goffin Pelean Por Su Primer Título ATP Masters 1000

Los aficionados que vieron a Goffin derrotar a Rafael Nadal o Roger Federer en su camino hacia la final de las Nitto ATP Finals 2017 y ascender hasta la posición más alta de su carrera al final de una temporada como No. 7, esperaban que diera continuidad a ese nivel al año siguiente. Pero acabó fuera del Top 20 después de una lesión en el codo derecho acabando con su temporada tras el US Open. Al principio de la temporada sufrió un accidente en Rotterdam que le forzó a la retirada en semifinales ante Grigor Dimitrov: una pelota impactó en el marco de su raqueta directa a su ojo izquierdo.

En busca de un revulsivo tras el Abierto de Australia donde cedió en tercera ronda en sets consecutivos, precisamente frente a Medvedev, el belga se separó de Thierry van Cleemput y abrió una nueva etapa junto a Thomas Johansson, que ya formó parte de su equipo en 2016.

Bajo de confianza, a sus 28 años se encontró como No. 33 el pasado 10 de junio de este año, su posición más baja en la clasificación mundial desde 2014. Pero en Roland Garros inició su remontada, donde llegó a arañarle un set al 12 veces campeón Rafael Nadal.

“Probablemente el desafío más duro que puede haber en el circuito es enfrentarse a Rafa en Roland Garros. La Philippe Chatrier es seguramente su mejor pista. I jugué bien, jugué un muy buen set en el tercero. Él fue demasiado fuerte al final, pero medio mucha confianza para seguir en la gira de hierba”.

Y así lo hizo.

Después de los cuartos de final de ‘s-Hertogenbosch (p. ante Mannarino), llegó hasta la final de Halle (p. ante Federer) y los cuartos de final de Wimbledon (p. ante Djokovic). Perdió siempre ante el jugador que acabaría levantando el título.

Ahora el belga se encuentra en su primera final ATP Masters 1000 en Cincinnati, donde el pasado año también hizo un gran trabajo batiendo al No. 15 del mundo Stefanos Tsitsipas en la tercera ronda, al No. 6 Kevin Anderson en cuarta ronda y al No. 3 Juan Martín del Potro en cuartos de final. Pero tuvo que retirarse por una lesión en el codo frente a Roger Federer en semifinales y jugó sólo tres torneos más ese año.

“Ha habido momentos duros. Estaba bajo de confianza después de una dura lesión el pasado año y cambié de entrenador a principios de este año. Pero he seguido peleando y al final en la gira de hierba me sentí que volvía a jugar mi mejor tenis. Estoy de vuelta en el Top 20, así que estoy realmente disfrutando este momento”.

Si ganase la final del domingo, Goffin asaltaría la octava plaza en la ATP Carrera a Londres, que lo situaría en una situación de privilegio para estar en las Nitto ATP Finals de Londres, del 10 al 17 de noviembre.

Pero ahora es momento de centrarse en la posibilidad de ganar el título más importante de su carrera. Para un jugador con 256 victorias y que ha estado afianzado en el Top 15, cuatro trofeos en 12 finales no hacen justicia a su talento.

“Es así. He ganado cuatro títulos y estado en muchas finales”, señala Goffin. “No hay excusas. Siempre intento jugar los torneos grandes. Si quiero ganar más título podría cambiar mi calendario y jugar más 250, pero prefiero jugar torneos más grandes y buscar un grande. Cuatro títulos no está mal y tengo tiempo aún de conseguir más”.

No solo los rivales más grandes son un obstáculo para los jugadores más pequeños como Goffin, Alex de Miñaur, Yoshihito Nishioka, Gilles Simon o Diego Schwartzman. Hay algo aún más formidable: las matemáticas. La mayoría de los partidos dependen del resultado de los puntos entre uno y cuatro tiros. Y no es ahí donde los jugadores más pequeños tienen una ventaja. Para Goffin, sin embargo, es un detalle a mejorar.

“Nosotros preferimos tener intercambios y hacer a los rivales correr mucho. Pero estoy trabajando en mi servicio. Es un arma realmente importante en el tenis moderno. Jugar puntos más cortos, conseguir puntos gratis es clave. Los jugadores altos están jugando a dos o tres tiros”.

Johansson piensa que también existe la posibilidad de ganar los puntos más cortos. “Estamos trabajando mucho en intentar conseguir que sea más agresivo. Si pudiera pedir algo sería que fuse más a la red de lo normal porque cuando juega su mejor tenis mete mucha presión en sus rivales. Pero también tiene que seguir la jugada y acercarse a la red es una faceta donde no se siente 100 por cien seguro y es algo en lo que estamos trabajando e intentando mejorar”.

- Andrew Eichenholz contribuyó a este reportaje

Más Historias como esta