© TennisTV

Segundos después de la caída de Edmund, Dimitrov se acercó rápidamente para ayudar a su rival.

¿Es Un Pájaro? ¿Es Un Avión? No... ¡Es Dimitrov!

El búlgaro protagoniza un gran gesto de deportividad en Brisbane.

Normalmente, cuando Grigor Dimitrov hace un sprint hacia la red y la salta, suele hacerlo por diversión -no intentéis esto en casa- pero no porque esté preocupado por un rival que de repente ha caído al suelo. Sin embargo, el búlgaro se vio en este último escenario el viernes por la noche en su partido ante Kyle Edmund en el Brisbane International presented by Suncorp.

Ambos jugadores estaban 4-4 en el tercer y definitivo set cuando Edmund se quedó clavado y cayó de bruces al suelo. De manera instintiva, Dimitrov salió rápidamente al rescate con un sprint hacia la red, saltándola como si fuera una valla.

Dimitrov estuvo en todo momento al lado de Edmund, a quien consoló y por quien se preocupó en un gran gesto de deportividad. Segundos después, el propio Dimitrov fue quien acompañó a Edmund hasta su silla, con el público aplaudiendo el gesto del búlgaro.

“Ha sido puro instinto para mí, no he pensado en ningún momento ‘Vale, voy a esperar al lado de la red y luego haré tal o cual post en redes’. Para mí ha sido natural ir hacia allí y saltar la red”, dijo Dimitrov, que además entrena en pistas de atletismo con vallas, que suelen tener la misma altura que la red.

Dimitrov

“Es duro, obviamente. Ha sido desafortunado para él. Pero hubiera reaccionado así con cualquiera al otro lado. Ese es mi instinto, mi reacción. Espero que se mejore".

El fisioterapeuta de ATP World Tour atendió a Edmund y el partido pudo resumirse, con Dimitrov llevándose los dos últimos juegos.

También Podría Interesarle: Dimitrov, Crecimiento Personal; Crecimiento Profesional

Edmund apreció el gesto de su rival. “Es bueno tener a alguien como él. Pero además Grigor siempre ha sido así. Un gran chico dentro y fuera de la pista”, dijo el británico.

Dimitrov

Edmund además mantuvo el optimismo y cree que estará listo para su próximo torneo, el Sydney International, que arranca este domingo.

“El tobillo se me ha torcido. No es la primera vez, me ha pasado dos veces más. Normalmente en dos o tres días ya me encuentro mejor”.