© Getty Images

Vallverdu y Dimitrov comenzaron a trabajar en el pasado Masters 1000 de Canadá.

El Desafío De Dimitrov Y Vallverdu (Parte I)

El entrenador venezolano analiza su nueva etapa con el búlgaro, en la que intentarán volver a lo más alto.

Grigor Dimitrov está dispuesto a recuperar el nivel que le llevó a estar entre los 10 mejores del mundo, alcanzando las semifinales en Wimbledon 2014 y ganando varios títulos. Para ello, el búlgaro de 25 años ha sumado a su equipo a Daniel Vallverdu como entrenador (desde el pasado Masters 1000 de Canadá), buscando aprovechar la experiencia del venezolano (técnico de Andy Murray o Tomas Berdych, entre otros) para volver a la cima.

“Tenemos una relación a largo plazo”, cuenta Vallverdu a ATPWorldTour.com en Cincinnati. “Cuando acepté el trabajo es porque creía que debía ser un proyecto a largo plazo. Creo mucho en este proyecto y confío que con el trabajo constante se pueden lograr muchas cosas. Estoy dispuesto a que sea una relación larga”.

Tras acabar su relación profesional con Tomas Berdych, el venezolano acompañó a Juan Martín Del Potro en Wimbledon después de ponerse de acuerdo para probar juntos durante el tercer Grand Slam de la temporada. “Hablé con él antes de Wimbledon y quedamos en que iría a Londres, le ayudaría esa semana sin compromiso y después veríamos”, cuenta el entrenador sobre su plan con el argentino. “En Wimbledon estuvimos muy bien, con una relación muy positiva. Yo le tengo mucho aprecio a Juan Martín porque nos conocemos desde muy pequeños. Al hablar de futuro, le di una recomendación: él necesita a alguien constante ahora, no a alguien que venga una semana de forma esporádica. Juan Martín necesita alguien que le ayude a atravesar el proceso actual, que es duro. Necesita que le ayuden cada semana”, insiste.

Así, el venezolano no pudo continuar con el campeón del Abierto de los Estados Unidos de 2009 por estar en distintos puntos del camino. “Yo me acaba de mudar a Europa, estoy viviendo en Zurich ahora”, explica Vallverdu. “Y él pasa mucho tiempo en Buenos Aires. Fui sincero. Me encantaría trabajar con Juan Martín, pero eso significaría viajar casi el doble de lo que estaba viajando antes. Fue más una decisión personal y familiar mía”, prosigue. “Fue una decisión complicada porque es un gran jugador y además le tengo muchísimo aprecio como persona. He tratado de recomendarle algunos entrenadores, algunos preparadores físicos, pero lamentablemente yo no pude seguir con él”.

Terminada su relación con Del Potro, la puerta de Dimitrov se abrió y apareció una gran oportunidad. “Tras Wimbledon, Dimitrov me contactó. Cuando decidí no continuar con Juan Martín, hablé con Grigor para ver qué estaba buscando. Las conversaciones han sido muy positivas desde el comienzo y estoy bastante emocionado con la oportunidad”, revela Vallverdu sobre su nueva etapa en el banquillo del búlgaro. “Dimitrov está pasando por un momento en el que está muy receptivo. Quiere buscar la mejor manera, jugar el mejor tenis posible. Ha pasado un año en el que le costaba identificarse como jugador, no sabía qué tipo de jugador era él”, cuenta.

”Espero poder echarle una mano con eso y simplificar un poco su tenis. Tiene mil recursos, pero esos recursos solo tienen que salir cuando está en situaciones complicadas en la pista”, avisa sobre el amplio abanico de posibilidades del número 34 del Emirates ATP Rankings. “Cuando no está en situaciones complicadas es importante que solo se concentre en sus armas, que las tiene muy buenas. Eso es lo que voy a tratar de hacer con él: simplificar su juego lo máximo posible. Buscamos que se sienta cómodo con sus armas. Además, lo positivo es que tiene esos recursos para salir de situaciones límite en sus partidos”, reitera. “Lo interesante de la relación es que está pasando por un momento en el que está muy receptivo. Y eso me va a ayudar mucho”, reconoce Vallverdu, antes de analizar lo que ocurrió a Dimitrov después de alcanzar sus mejores años.

”Muchos jugadores cuando son jóvenes y llegan al nivel de top-10, a veces les cuesta entender en qué situación están”, dice el técnico. “Es una situación nueva para ellos, tanto fuera como dentro de la pista. Los jugadores pasan por situaciones personales que no todo el mundo sabe y eso también influye en el nivel de juego en la pista. En mi opinión, creo que el problema estaba en que intentaba buscar su identidad en la pista y no la encontraba”, apunta.

”Sus armas no eran tan buenas como antes. Eso es como un efecto dominó: cuando las armas no están funcionando bien, la confianza baja y los errores aumentan”, recuerda Vallverdu. “Pasó por ese proceso, pero lo importante es aceptarlo y ver el momento actual. Y planificar las cosas para salir de ese hueco en el que estaba. Lo interesante es que sabemos que es un jugador que puede llegar a ese nivel. Ya ha estado a ese nivel y cuenta con todo para hacerlo de nuevo para volver ahí. Será un trabajo constante, de muchos meses, y tendrá que bajar la cabeza, pero estoy convencido que con un trabajo constante el año que viene estará a un gran nivel”.

Más Historias como esta