© Julian Finney/Getty Images

El No. 1 mundial Novak Djokovic conquistó su 20º título individual de Grand Slam este domingo en Wimbledon.

Tributo: Novak Djokovic, Campeón En Serie

ATPTour.com rinde homenaje a la última gesta histórica del serbio

Novak Djokovic completó este domingo el equivalente deportivo a la ascensión del Everest al igualar - por primera vez - a Roger Federer y Rafael Nadal con 20 títulos de Grand Slam. Lograr una sexta corona de Wimbledon no es el punto final para el mayor nombre de Serbia, que no ha escondido su motivación para hacer historia dominando el deporte durante la última década. “No estoy persiguiendo a nadie”, explicó Djokovic durante la semana. “Estoy haciendo mi propio camino, mi propio viaje, mi propia historia”.

Nadie podría poner en duda la dedicación y el profesionalismo de Djokovic cuando hizo su debut ATP Tour 17 años atrás, cuatro temporadas antes de lograr su primer título de Grand Slam en el Abierto de Australia 2008. Los comentarios versaban sobre la propensión de su derecha a derrumbarse o acerca de lo atacable que era su servicio, lo tenso que llegaba a ponerse o los episodios de dificultades respiratorias que padecía en pleno partido. Sin duda, el serbio evolucionó e hizo ajustes continuos en su entrenamiento, nutrición y técnica para unirse a Federer y Nadal como campeón en serie.

Una fortaleza mental se forjó durante la infancia, con los bombardeos de la OTAN en Belgrado en 1999, cuando Djokovic y sus hermanos pequeños debía refugiarse durante meses en el apartamento de sus abuelos, quedando lejos durante horas de sus padres, Srdjan y Dijana, que trabajaban en una pizzería en el resort de esquí de Kopaonik. Todos estos esfuerzos iban encaminados a sufragar sus sesiones de entrenamiento de tenis en diferentes clubes. En consecuencia, Djokovic se trasladó a la Niki Pilic Academy de Múnich a los 13 años y para decidir el debate de su familia sobre cuál de sus tres hijos - Novak, Marko o Djorje - sería el mejor proyecto. “No rendirme nunca va en mis genes”, admitió Djokovic la semana pasada. “La manera en que crecí, rodeado de dificultades en mi país, significa que la derrota nunca fue una opción para mi familia. Tuvimos que encontrar lo básico para sobrevivir y eso ha fortalecido mi carácter”.

Desde luego, el mayor de los Djokovic ascendió hasta la cima con la profundidad, precisión y colocación de sus golpes, con su capacidad elástica y su habilidad para deslizarse sobre cualquier superficie. Ganó su primer título ‘grande’ en Melbourne Park en enero de 2008 cuando Federer ya tenía 12 Grand Slam y Nadal una colección de tres coronas. Dos años y medio después, poco antes de emprender una dieta sin gluten, Djokovic tenía sus dudas. No tenían que ver con su futuro como No. 1 del FedEx ATP Rankings, precedido mucho tiempo atrás no solamente por él sino por su adorada entrenadora de infancia, Jelena Gencic, sino acerca de cuántos Grand Slam podría ganar en el futuro”.

Durante una entrevista en exclusiva con ATPTour.com en una pequeña sala del All England Club en junio de 2010, Djokovic, que fue derrotado entonces en las semifinales de Wimbledon, reconocía el horizonte. “En esta era, con grandes jugadores como Roger y Rafa, será complicado ganar de forma regular grandes títulos. Espero poder ganar cuatro o cinco, pero sé lo duro que tendré que trabajar para ello”.

Las compuertas se abrieron para Djokovic cuando lideró a Serbia hacia el título de la Copa Davis 2010 y su esplendor llegó al circuito. Una racha de 41 victorias consecutivas para comenzar la temporada 2011 - segunda cifra histórica tras el 42-0 de John McEnroe al inicio de 1984 - terminó, como en el caso del estadounidense, en Roland Garros. Pero el primer ascenso de Djokovic al No. 1 mundial estaba asegurado, un mes después, con su primer título de Wimbledon. “Siempre tuvo ese brillo en sus ojos para darlo todo hasta ser No. 1”, reconoció Viktor Troicki, amigo de infancia, recientemente a ATPTour.com. “Creía que podría ser el mejor de todos los tiempos. Siempre estuvo determinado a ser No. 1 y trabajó para ello”.

Al llegar a la cima del tenis profesional masculino el 4 de julio de 2011, el asalto de Djokovic a los libros de historia comenzó y, hasta la fecha, ha ganado 19 de sus 20 títulos de Grand Slam durante las últimas 11 temporadas. “Cuando estoy en la pista intento bloquearme y escapar de todas las distracciones”, dijo Djokovic, que ha apilado hasta 962 victorias en el circuito. “Durante los años he logrado desarrollar el mecanismo para conseguirlo”.

El público más general pronto tuvo constancia del hambre y la determinación de Djokovic, de su inteligencia, resiliencia y naturaleza perfeccionistas, sus buenas maneras con la prensa y sus enormes contribuciones de caridad. Las expectativas sobre la pistas se vieron incrementadas tras su primera gran temporada en 2011. Logró tres títulos de Grand Slam en una misma temporada de nuevo en 2015, logrando un balance de 82-6. Para entonces, el antiguo No. 8 mundial Janko Tipsarevic comenzó a nombrar a su amigo como “el mejor tenista de todos los tiempos.. ¡esperad y lo veréis!”

El año siguiente, Djokovic ganó los dos primeros Grand Slam de la temporada antes de verse sorprendido por Sam Querrey en la tercera ronda de Wimbledon. El Grand Slam de calendario, logrado por apenas dos hombres, Don Budge (1938) y Rod Laver (1962 y 1969), queda fuera de su alcance, pero Djokovic aprendió la lección sobre la importancia del descanso y un mejor armado de calendario. Cuando Djokovic cayó hasta el No. 22 mundial el 21 de mayo de 2018 como resultado de una lesión en el codo derecho que requirió cirugía, algunos analistas creyeron que los mejores días del serbio quedaban atrás. En ese momento, 12 títulos de Grand Slam poblaban su palmarés. Como los grandes campeones responden ante la adversidad, Djokovic pronto encontró su camino de vuelta hacia el No. 1.

Federer ganó su 17º título de Grand Slam en julio de 2012 en Wimbledon, pero se lanzó hasta las 20 coronas tras reconstruir su revés y ganar títulos consecutivos en el Abierto de Australia en 2017 y 2018, levantando además una octava corona en el All England Club en 2017. Nadal mantuvo su batalla ante las lesiones y rearmó cada detalle de su juego para conquistar seis coronas grandes más en los últimos cuatro años - incluyendo una histórica 13ª copa de Roland Garros en octubre de 2020. Djokovic ha levantado ocho títulos de Grand Slam en las últimas cuatro temporadas.

En ese tiempo, Djokovic se ha convertido en el primer jugador en ganar los nueve títulos ATP Masters 1000 (¡lográndolo dos veces!) y actualmente comparte el récord de coronas ATP Masters 1000 (36) con Nadal. Presenta balances ATP Head2Head favorables ante Federer y Nadal, y también rompió el récord de semanas como No. 1 en manos de Federer el 1 de marzo de esta temporada (Djokovic ha sido No. 1 durante 329 semanas en cinco períodos diferentes a 12 de julio). Y en 2021 también está preparado para eclipsar la marca de Pete Sampras con seis cierres de año como No. 1 (1993-1998). Hasta hoy, el serbio tenía una cifra mejor que sus grandes rivales, el suizo Federer y el español Nadal, en una categoría importante: títulos de Grand Slam.

El mes pasado, Djokovic se convirtió en el primer hombre en ganar los cuatro Grand Slam en dos ocasiones en la Era Abierta (desde abril de 1968) - algo que Federer y Nadal no han conseguido durante sus brillantes carreras. Al ganar los títulos major esta temporada en el Abierto de Australia (v. a Medvedev), Roland Garros (v. a Tsitsipas) y Wimbledon (v. a Berrettini), el Grand Slam de calendario sigue vivo. “Significaría todo”, dijo Djokovic, que ha ganado 35 de sus 38 partidos en 2021. “Por eso estoy aquí, es la razón por la que juego”.

Djokovic desearía no seguir el mismo destino que los australianos Jack Crawford y Lew Hoad, que llegaron a Forest Hills, la antigua sede del US Open, con tres de los cuatro títulos de Grand Slam de la temporada en la bolsa. Crawford padeció asma en el intenso calor de la final del US Championships en 1933 y perdió la energía hasta claudicar ante Fred Perry en cinco sets. Hoad tuvo dolores de espalda antes de conquistar el título de Wimbledon en 1956, y fue sorprendido posteriormente por su buen amigo Ken Rosewall en la final de Estados Unidos dos meses después.

Con la posibilidad de conseguir la medalla de oro olímpica en Tokio dentro de unas semanas, Djokovic buscará una enorme gesta, e intentará extender su racha de 18 victorias consecutivas. Si llega en buena forma a Nueva York para el US Open, el balcánico necesitará gestionar unas expectativas mayores que nunca. Si tiene éxito, Djokovic emularía a Steffi Graf, la antigua No. 1 mundial WTA que en 1988 conquistó los cuatro Grand Slam y la medalla de oro olímpica en Seúl. En ese momento, la predicción de Tipsarevic que defendía a Djokovic como el mejor jugador de todos los tiempos será más fuerte que nunca.