© Getty Images

Máximo González y Andres Molteni fueron los doblistas del Team Argentina en la inaugural ATP Cup y rindieron a la altura de las circunstancias.

Los Doblistas Argentinos Disfrutan El Día A Día Y Quieren Marcar Un Camino

Zeballos (4º), González (42º) Molteni (66º) y Durán (79º) le cuentan a ATPTour.com los beneficios de ser especialistas en la materia

Los doblistas del ATP Tour suelen todos reconocerse como trabajadores del tenis y más allá de los distintos caminos que pudieron llevarlos a convertirse en especialistas en la competencia en parejas, es unánime el regocijo que esto provoca, al mismo nivel que cualquier singlista. 

De hecho, muchos tampoco tiene tapujos en reconocer que un doblista suele ser un singlista que por cuestiones físicas, de edad o la caída del ranking de singles (y la mejora del dobles) elige la opción como medio de subsistencia. No hay tenistas que comiencen siendo doblistas, repiten, también. 

No obstante, en ese contexto, el tenis argentino puede decir que historicamente ha tenista muchos buenos doblistas y hoy no es la excepción, encabezados por Horacio Zeballos, No. 4 del mundo. ¿Por qué sucede eso “El tenis argentino es espectacular… la cantidad de jugadores que hay: single, dobles, va por ahí. La escuela argentina es muy completa y ‘sabionda’”, dice Zeballos, el único tenista argentino que llegó a ser Top10 en dobles. “Por eso han surgido tantos jugadores… y a lo largo de una carrera que hoy es larga, después de jugar singles muchos años podes dedicarte a jugar dobles si todavía te gusta y por eso creo que somos varios”, relató. 

De hecho, Argentina cuenta con siete jugadores en el Top 100 del Ranking ATP en dobles y excluyendo a Diego Schwartzman, Guido Pella y Leonardo Mayer, cuatro de ellos son especialistas y solo se dedican al dobles, encabezados por Zeballos (4º), Máximo González (42º), Andres Molteni (66º) y Guillermo Durán (79º). 

“Tenemos a muchos exjugadores que han sido buenos doblistas, en Grand Slams, ATP Masters 1000. Esa trayectoria es positiva”, afirmó ‘Machi’, ganador de ocho trofeos ATP Tour, tres consecutivos en 2019 y uno en este 2020 junto al francés Fabrice Martín. 

También Podría Interesarle: Zeballos Y Cómo Disfrutar Los Días En Casa

“Es Argentina, y acá siempre va a haber talento, hambre y cosas que en otros países no hay”, describió Durán, apodado el ‘rata’, y de los tenistas de mejor humor en todo el Tour. “Nos destaca ese hambre y las ganas. Me gustaría que haya más tenistas, siempre”, concluyó el tucumano. 

¿Sería bueno que haya más ‘colegas’ doblistas? “Es algo que muchos jugadores quizá no se lo plantean. Es como que para muchos es singles y ya está. Y esto es algo aparte, vivimos de jugar al tenis y se conoce el mundo también. Para mi fue como empezar una carrera y lo disfruto cada día, algo que no me estaba pasando en singles”, contó el tandilense y disparó. “Estaría bueno que haya más doblistas que arranquen de jóvenes. En otro países sucede, y les fue muy bien. Es importante que jugadores que no saben si van a llegar en singles hagan un camino desde temprano como doblistas”. 

Por lo pronto, González contó que espera con ansias el poder volver a competir. “Hay muchas ganas de salir a jugar… pero con mi mujer, mi hija India de un año y ocho meses y mi perra me divierto”, relató González. “Estamos a full, desde que nos levantamos. Jugar todo el día me mantiene entrenado: me hace correr, bailar, saltar, gatear, pasar por arriba del sillón, saltar en la cama, tiene mucha energía”, analizó con una sonrisa. 

Molteni coincide con Machi sobre la necesidad de no cerrar la puerta a ser un especialista. “Con más trabajo y apoyo podría haber muchos más chicos que se dedicaran al dobles. El single es difícil y hay un filtro muy grande: el dobles es una buena opción para seguir jugando, hacer lo que quieres, jugar torneos buenos y poder vivir de lo que queres”, explicó desde su casa en Buenos Aires y mientras realiza un curso de Marketing digital para pasar los días en cuarentena. 

“Nuestro entrenamiento es distinto al de singles. Al ser puntos más corto, entrenamos más saque, devolución, voleas. Y si se puede entrenar con su compañero, mucho mejor, para entenderse mejor y jugar ‘de memoria’. Los patrones son bastante básicos: son hacer jugadas para que en el partido te entiendas”, contó el campeón de seis títulos ATP en dobles, dos de ellos junto a Zeballos.

¿El doblista no le agarran ganas de volver al single? “A veces extraño jugar single… pero cuando veo lo fuera de ritmo que estoy, de correr punta y punta ahí se me va”, dijo entre risas. Molteni jugó la clasificación del ATP 250 en Santiago hace pocas semanas. “Se fue corriendo la lista y terminé entrando… hacía varios meses que no jugaba. Juego dos partidos de singles al año, pero lo disfruto y lo tomo como un entrenamiento para el dobles”, afirmó. 

“Cuando llego temprano a los torneos me pongo a entrenar en los Estadios y un poco me dan ganas de jugar un singles. Al principio era más duro pero con el tiempo se te va yendo un poco”, aseguró  Durán. 

“El trabajo del doblista es igual al del singlista. Entrenas, tratas de comer bien, competís. La rutina es la misma con al diferencia que jugaste en la mitad de la cancha”, bromeó. El objetivo de todos ellos es simple, unánime y contundente: dar lo máximo en cada partido y después ser feliz con este deporte, ya una marca registrada de la legión de doblistas argentinos que va dejando una marca.