© MARTIN BUREAU/AFP/Getty Images

Marc López levantó su primer título ATP de dobles junto a Rafael Nadal en el Qatar ExxonMobil Open en Doha 2009.

Marc López Y Un Estreno Soñado Con Nadal En Doha

El catalán relata su recuerdo del primer trofeo ATP de dobles de su carrera

Nunca es tarde para celebraciones. Mucho menos si la espera trae consigo un título ATP. A los 26 años, prácticamente sin contar con ello, Marc López se encontró hace diez temporadas con el primer trofeo de su carrera en la modalidad de dobles del total de 14 coronas que guarda en su vitrina a estas alturas de su trayectoria profesional hoy con 36 años. Fue en el Qatar ExxonMobil Open de Doha 2009, torneo que estrena la temporada del 31 de diciembre al 5 de enero.

"Guardo un recuerdo increíble", confiesa a ATPTour.com el español una década después de estrenar su palmarés en la pista dura catarí. En aquella ocasión, el compañero elegido para compartir el mismo lado de la pista no era un desconocido. Se trataba de Rafael Nadal, que además de su dilatado historial en la prueba individual y de aterrizar en el primer torneo del curso como No. 1 del Ranking ATP, ya había cosechado cuatro coronas por parejas antes de aquella cita en Doha.

Por primera vez, Marc iba a tener la oportunidad de jugar con Nadal. "El simple hecho de poder jugar con Rafa ya me hacía mucha ilusión", explica el catalán. "Nadal siempre jugaba con Tomeu [Bartolomé Salvà-Vidal] la primera semana del año, pero cuando él decidió dejar el tenis, me preguntó si quería ir a jugar el dobles a Doha. Si no recuerdo mal, también jugué la previa en singles pero no me fue tan bien", rememora entre risas sobre aquella semana que quedó guardada para siempre en su retina.

Nadal ya había levantado el trofeo de dobles en Umag 2003 (con Álex López Morón), Chennai 2004 (con Tommy Robredo), Doha 2005 (con Albert Costa) y el ATP Masters 1000 de Montecarlo 2008 (con Robredo). Por primera vez en su carrera, Nadal consiguió repetir título en un mismo escenario. Y esta vez López fue su compañero de batallas.

"Fuimos sin ninguna expectativa. Sólo quería jugar, pasarlo bien y disfrutar de la experiencia de jugar con Rafa. Además, fue uno de mis primeros cuadros finales de dobles en un ATP", continúa su relato de un sueño que empezó precisamente frente a dos compatriotas como Albert Montañés y Óscar Hernández en la pista central.

Apenas un partido fue suficiente para que entendiesen que existía química entre sus raquetas. "Desde el primer momento se veía que nos entendíamos muy bien. Somos amigos desde hace muchos años y jugar con Rafa siempre te facilita mucho las cosas", revela Marc. "Yo estaba nervioso, sabía que si lo hacíamos bien era gracias a él y si lo hacíamos mal hubiese sido por mi culpa, pero me ayudó mucho desde el inicio".

En cuartos de final superaron a los alemanes Christopher Kas y Philipp Kohlshcreiber, mientras que en semifinales sacaron adelante un emocionante duelo que acabó de su lado por 1-6, 7-6(2), 11-9 frente a Fabrice Santoro y Mikhail Youzhny. "Partido a partido nos fuimos encontrando mejor. Estábamos sin ninguna presión y fue una semana inolvidable para mí", advierte López.

El día de la final, al otro lado de la red se encontraban los principales favoritos del cuadro: el canadiense Daniel Nestor y el serbio Nenad Zimonjic. "Eran de las mejores parejas del mundo. Jugamos sin ninguna presión, sólo nos lo pasábamos bien y ganamos el torneo. Eso me hizo darme cuenta, aunque sabía que había ganado gracias a Rafa, que se me daba mucho mejor el dobles que el individual", apunta una década más tarde.

Pero tampoco se resistieron (4-6, 6-4, 10-8) y el tándem López/Nadal celebró el primero de sus cinco títulos juntos. "Ya han pasado diez años, pero lo recuerdo con mucho cariño. Nunca la voy a olvidar. Tengo la foto y el trofeo en casa de mi madre, es de los títulos que más ilusión me ha hecho", cierra sobre el día en el que entendió que el dobles sería la cuna que mecería sus grandes éxitos.

Más Historias como esta