© NOVENTI OPEN

Roger Federer llega a Halle con récord de 63-7 en el torneo.

Federer: "El Césped Oculta Mis Debilidades"

El suizo jugará esta semana en Halle su primer torneo de la superficie de la temporada.

“La presión también es alta para mí”. Y lo dice el tenista con más trofeos en la Era Abierta sobre césped, Roger Federer. El 18 veces campeón de la superficie, cuyo próximo reto inicia de este lunes en el NOVENTI OPEN, explica que una de las razones de sentir presión aun con 37 años es lo poco que dura la gira en este tipo de canchas. “Es extremadamente corta”, explica.

Entonces “no hay mucho que pueda hacer aparte de tener la mentalidad de punto por punto. [Mi] enfoque debe ser muy claro y eso es lo que necesito tener desde el inicio en el que juego contra John Millman en la primera ronda. Contra él ha sido muy difícil para mí en el pasado”.

Recién llegado de su semifinal en Roland Garros (p. con Nadal), el No. 3 del mundo enfrentará una presión extra en su primer partido en la superficie este año contra Millman, ya que el australiano lo sorprendió en cuatro sets en la cuarta ronda del año pasado en el US Open.

También Podría Interesarle: Federer Busca Un Record Personal En Halle

Sin embargo, Federer es nueve veces campeón en Halle (la mayor cantidad de títulos en su carrera en un solo torneo, también mismo de veces que ha ganado en Basilea). El suizo ha llegado al menos a los cuartos de final en cada una de sus 16 apariciones previas en Halle y está ilusionado con mejorar su subtítulo del año pasado (p. con Borna Coric). Federer posee un récord de 9-3 en finales de Halle y un récord de 63-7 en el torneo.

“Me siento muy bien, para ser honesto”, explicó Federer sobre sus sensaciones en la superficie. “Estoy feliz de estar en el césped, sin importar si jugué bien o mal en arcilla, o si no jugué en absoluto. Siempre me siento feliz saliendo a jugar en esta superficie y en esta parte de la temporada. Siempre me ha gustado jugar aquí en Halle durante tantos años. Esta es la 17ª vez que juego este evento”.

Debido a su participación en la arcilla europea, los preparativos de Federer para canchas de césped se han abreviado en comparación con 2017 y 2018. En los últimos dos años, el suizo empezó la gira en hierba una semana antes en la MercedesCup después de un descanso de tres meses después del Miami Abierto presentado por Itaú.

“En comparación con [los últimos] años, ahora he tenido mucho menos tiempo para prepararme para la temporada de césped”, dijo Federer. “No quiero decir que me sienta estresado, pero la transición fue definitivamente más rápida que en los últimos años”.

Su paso por la tierra roja, sin embargo, le dejó grandes sensaciones tras lograr nueve victorias en 11 encuentros que solo produjeron dos derrotas ante Dominic Thiem en Madrid y Rafael Nadal en Roland Garros. “Perdí contra el mejor en arcilla [en Roland Garros], así que no hay vergüenza. Me fui [de París] muy positivo”.

Ahora comienza un desafío en un tipo de cancha en la que posee un porcentaje de victorias de 87.1 por ciento.

“El césped resalta mi fortaleza y tal vez oculta mis debilidades”, dijo Federer. "Desde ese punto de vista, puedo jugar como quiero, en mis términos, como me gustaría. Cuando te sientes así, quizás sea lo que Rafa siente en arcilla. Cuando tienes todas las opciones, tienes posibilidades de ganar y de usar diferentes tácticas. Eso te da más margen para evitar problemas y ganar partidos”.

Más Historias como esta