Cuando Federer Supo Que Su Rodilla Podría No Ser La Misma

El suizo reflexiona en ATP Mi Historia presentado por FedEx.

Nota del editor: Esta historia fue publicada originalmente el 1 de abril.

Roger Federer está volando alto, actualmente liderando la Carrera ATP a Londres después de ganar su título No. 28 ATP Masters 1000 en el Miami Open presentado por Itau.

Pero hace apenas unos años, el suizo no sabía si alguna vez volvería a encontrar esa forma. Federer llegó a las semifinales del Abierto de Australia 2016, perdiendo contra el No. 1 del mundo, Novak Djokovic. Al día siguiente, mientras le daba un baño a sus hijas, escuchó un clic en su rodilla. Después de regresar a su casa en Suiza, Federer supo por una resonancia magnética que se había roto el menisco y necesitaba cirugía.

"No lo podía creer. Realmente me emocioné, especialmente después de la cirugía, mirándome el pie y comprendiendo que tal vez esta pierna o esta rodilla nunca serían lo mismo", dijo Federer. "Me agarré la cara y me dije: 'Está bien, comenzaré a trabajar básicamente al día siguiente después de que regresé del hospital'".

Sin embargo, Federer no encontró su forma de inmediato. Su rodilla aún le molestaba durante los torneos de tierra batida en Montecarlo y Roma, y luego su espalda también comenzó a molestarle. Eso lo obligó a retirarse de Roland Garros.

"Me acabo de dar cuenta de que no había forma de ganar un partido allí", dijo Federer.

Mientras que la espalda del suizo mejoró en la temporada de pasto, su rodilla no lo hizo. Entonces, después de una derrota en la semifinal contra Milos Raonic, Federer decidió que su cuerpo necesitaba un descanso, y su equipo estuvo de acuerdo. Federer no compitió por el resto de la temporada.

"Me di todo el tiempo que necesitaba también en la cancha de práctica para trabajar en mi juego nuevamente", dijo Federer. "Así que cuando volví en 2017, volví muy fuerte".

Federer fue el sembrado No. 17 en el Abierto de Australia, pero logró ganar su primer campeonato de Grand Slam en casi cinco años, superando un déficit de 1-3 en el quinto set de la final contra Rafael Nadal para salir victorioso. A los 35 años y 174 días, Federer se convirtió en el campeón de mayor edad desde Ken Rosewall en 1971.

"Yo mismo no podía creerlo porque en realidad pensé que me iba a llevar al menos casi la mitad de una temporada para meterme a tono", dijo Federer. "Pero este cuento de hadas terminó muy bien al ganar el Abierto de Australia en mi regreso en una final contra Rafa, donde levanté un 1-3 en el quinto. El resto sabemos como siguió, lo doy vuelta y lo gano. Así que tal vez fue uno de los momentos más especiales en toda mi carrera de tenis ".

Más Historias como esta