De Raquetas De Madera A Leyenda: El Sueño De Federer Continúa

Federer lleva a los aficionados a los inicios de su carrera en el tenis.

Roger Federer ha ganado 103 títulos, 20 coronas del Grand Slam, y ha permanecido durante 310 semanas en la cima del FedEx ATP Rankings. Los golpes del suizo se han vuelto icónicos.

Sin embargo, Federer no siempre fue leyenda con infinidad de ojos escrutando cada uno de sus movimientos.

"Mis primeros recuerdos son los de jugar con una raqueta de madera. En lugar de las pelotas amarillas fluorescentes comencé a practicar con las blancas. En Suiza, también usábamos muchas pelotas de baja presión. No sé cuántos jugadores de esta generación podrían decir eso", dijo Federer a ATP Uncovered presented by Peugeot, soltando una carcajada. "Recuerdo jugar contra la pared, los armarios y las puertas del garaje durante horas".

Download the ATP Tour App

Federer actuaba como cualquier otro niño, enamorándose del deporte por diferentes razones. Es de sobra conocido su labor como recogepelotas en el Swiss Indoors Basel, un torneo ATP Tour que ha conquistado en 10 ocasiones, incluyendo las últimas tres ediciones.

"[Coleccionaba] muchas pegatinas. Hubo un año, creo que fue al comienzo de los 90, en el que todas las figuras clásicas del tenis estaban [en un libro]", recuerda Federer. "Se trataba de torneos, trofeos, jugadores,... así que pude conocerlos a todos. Después, fui recogepelotas en el torneo de mi ciudad en Basilea". 

"Solía perseguir a los jugadores para conseguir sus autógrafos. En aquel momento no era complicado porque los selfies no existían. Esos son mis recuerdos de aquellos tiempos".

Federer ha ganado 1.242 partidos individuales, logrando 224 triunfos ante Top 10, y ha levantado un título ATP Tour en 18 de las últimas 19 temporadas. Mucho más de lo soñado cuando era niño.

"Si uno echa la vista atrás, tienes un sueño y una esperanza de llegar a ser un jugador Top 100 algún día. Tal vez jugar en los grandes estadios. Cuando quieres darte cuenta, es normal estar jugando en la pista central, es habitual competir ante 15.000 personas", dice Federer. "En ocasiones, tiendes a olvidar que eso es un privilegio. Siento que jamás lo he olvidado. He disfrutado cada vez que ha ocurrido y trato de seguir disfrutándolo tanto como puedo".

Cuando Federer era joven, sus padres le criaron pensando en algo más que el éxito en el tenis. De hecho, Lynette Federer y Robert Federer tuvieron una visión más amplia que el deporte.

"La mentalidad original en Suiza es que la educación es lo prioritario. Eso fue lo que mis padres me enseñaron. Creo que, paulatinamente, cada vez más gente cree que el deporte puede suponer un futuro, una carrera y un camino a seguir", dice Federer. "Espero que con lo que hago en una pista de tenis pueda ser un ejemplo. Eso puede ayudar a la siguiente generación de superestrellas del deporte en Suiza".

Eso no significa que Federer creciera en una nación donde los deportes no eran importantes. Él es un gran seguidor del FC Basel, el equipo de fútbol de su ciudad natal.

"En Suiza amamos nuestros deportes", reconoce Federer. "Quizá mostremos menos pasión sobre algunos atletas o clubs que en países latinoamericanos u otros lugares. Pero, en el fondo, amamos nuestros deportes".

A sus 38 años, Federer ha vivido todas las experiencias que el tenis puede ofrecer. Pero no por ello da nada por sentado.

"Intento dar mi mejor nivel cada día en los entrenamientos o en los partidos. Trato de relacionarme con los aficionados y hacerles saber lo agradecido que estoy", dijo Federer. "Ha sido un camino increíble y he disfrutado cada momento".

Más Historias como esta