© TRINGER/AFP via Getty Images

Feliciano López y Marc López volverán a jugar el circuito de dobles de forma regular en 2020.

La Aventura Más Emocionante De Los López

Marc López entrenará esta temporada a Feliciano López, con el que también jugará dobles

Feliciano López y Marc López han pasado por muchas situaciones desde que se conocieron hace más de dos décadas, pero ninguna tan emocionante como la de este año: en 2020, el catalán entrenará al toledano, además de jugar dobles con él para intentar recuperar la posición que un 2019 lleno de problemas le arrebató.

Después de finalizar su relación con Pepo Clavet, con el que vivió los siete años más importantes de su carrera, Feliciano y Marc comenzaron la nueva etapa que estrenarán oficialmente durante la ATP Cup, donde España debutará este sábado ante Georgia en Perth.

Antes, con ATPTour.com de testigo, los españoles charlaron sobre sus recuerdos y el futuro que les espera juntos.

Feliciano López. La primera vez que te vi fue en un torneo alevín, en Alicante. Y encima me ganaste.

Marc López. En el mismo día le gané a tu hermano Víctor por la mañana y a ti por la tarde.

F.L. Eras un gordito que tiraba globos y dejadas…

M.L. Aunque no sé si fue la primera que vez que te vi.

F.L. Creo que sí. Era un torneo que se jugaba en Semana Santa, antes del Campeonato de España. Normalmente, en el Campeonato de España te veías con los mejores jugadores de tu categoría. Este torneo era como una especie de previa para el otro, y ahí me encontré con el gordito que tiraba globos y dejadas.

M.L. Yo era alevín de primer año.

F.L. En alevines, infantil y cadete nos veíamos, pero en competiciones puntuales a lo largo del año. Tú jugabas en el equipo de un año menos que yo.

M.L. Una vez fui a la Copa del Sol con vosotros, con Iván Navarro, Marc Marco…

F.L. Nos veíamos en competiciones internacionales por equipos, pero poco más. Con 17 años nos juntamos. Tú estabas en la Federación Catalana y yo me acababa de ir del CAR [Centro de Alto Rendimiento]. Empecé a entrenar con Francis Roig. Y surgió que tú formases parte de nuestro grupo. Francis era nuestro técnico, y nosotros dos sus pupilos.

M.L. Entrenábamos juntos, viajábamos juntos, dormíamos juntos…

F.L. Ahí ya nos veíamos todos los días.

M.L. Nos comíamos todo el minibar cada día… Cogíamos la nevera y la volcábamos en la cama.

F.L. Esto es verídico.

M.L. Más o menos sí. Lo hacíamos a diario además.

Feliciano Lopez

F.L. Son muy buenos recuerdos. Después, Francis montó su actual academia con otros dos entrenadores y nosotros seguimos entrenando juntos, pero dentro de un grupo más grande. Yo estaba con Francis y tú con otros entrenadores. Había mucha gente buena, estaba Albert Costa, Galo Blanco, Fernando Vicente…

M.L. Ficharon a más entrenadores y yo no viajaba siempre con Francis, pero ya éramos amigos.

F.L. Para que una amistad se forme no hay un por qué concreto. En nuestro caso fue el tenis, que nos hizo conocernos desde niños. Teníamos muy buen rollo, aunque no nos veíamos mucho. Luego, al empezar a entrenar juntos con Francis, nos unimos más. Aunque no seguimos viajando juntos, estábamos siempre en contacto. Ese año y medio fue bastante importante para formar la amistad que tenemos ahora.

M.L. Nos llevamos bien, compartimos aficiones, pensamos igual en algunas cosas… es un tema de felling.

F.L. Después, mucho tiempo más tarde, empezamos a jugar dobles y nos fue bien. Cuando estábamos con Pepo Clavet, viajando juntos durante cuatro o cinco años, tú siempre le decías que cuando llegase él último año de mi carrera lo echarías para ser mi entrenador.

M.L. Obviamente se lo decía de broma, era un vacile de los míos.

F.L. Pero yo en el fondo pensaba que también era una manera de buena de acabar mi carrera. Tú me conoces mucho, podemos jugar juntos el dobles y encima puedes ayudarme.

M.L. Sí.

F.L. Cuando empecé a ser profesional, antes de coincidir contigo, Francis entrenaba a Alberto Berasategui. Y yo me uní a ese grupo. Y luego Berasategui se retiró, y entraste tú. Francis entrenaba a Alberto, y jugaban el dobles juntos. Y Francis y yo, al principio, también lo jugábamos juntos. En mitad de tus bromas a Pepo, pensé que quizás sería una buena idea. Y el año pasado surgió de forma natural el tema de Pepo, no es que ninguno de los dos estuviese cansado de viajar con el otro.

M.L. Fue bonito acabar vuestra carrera ganando Queen’s y luego la Davis, aunque ahí ya habíais decido dejar de trabajar juntos.

F.L. Fue una manera de terminar nuestra relación saliendo por la puerta grande tras siete años, y una transición natural hacia ti, que me conoces muchísimo.

M.L. Estos años, que hemos jugado el dobles juntos, siempre he visto tus partidos sentado con Pepo, y compartíamos opiniones. No es solo que conozco tu manera de jugar, es que llevo tres años viendo cada partido tuyo.

F.L. Lo sé.

Feliciano Lopez

M.L. Para mí es una experiencia totalmente nueva, pero me apetece mucho esta etapa. Creo que te puedo aportar alegría, por la relación personal que tenemos, pero te voy a decir siempre lo que pienso para que disfrutes de lo que te quede de tenis, sea un año, dos o tres.

F.L. ¿Y técnicamente?

M.L. Cosas técnicas pocas, porque has pasado por entrenadores muy buenos y sabes tus fallos, y tus posibilidades de mejora. Quiero hacerte el día a día ameno para que sigas con la ambición de siempre. Tienes 38 años, pero también nivel para seguir estando arriba.

F.L. Estamos trabajando en las cosas que crees que puedo mejorar. Aunque tenga una edad, siempre se pueden cambiar cositas. Tú insistes mucho en mejorar mi derecha, en ser más agresivo… Son pequeños detalles que vas viendo.

M.L. No creo que consiga que dejes de gritarte dentro de la pista porque te sale natural. Mientras no te afecte en los siguientes puntos… Tienes que analizar que no te ayuda en nada, y que tampoco te hace ningún bien de cara a la gente que está fuera, o a ti mismo. Entiendo la frustración de estar jugando mal porque soy tenista y lo padezco. Tener una actitud siempre positiva es muy complicado, pero mi filosofía es que estés lo más positivo posible el tiempo que estés en la pista. Puedes mejorarlo, ya veremos si podemos cambiarlo.

También Podría Interesarle: Los Apuntes De Francis Roig: Con Ganas De Empezar A Jugar

F.L. Siempre he tenido mucha suerte porque todos mis entrenadores han sido grandes amigos míos, pero he respetado enormemente su parcela de entrenador. Nunca he dejado una relación con un técnico por miedo a que la amistad se fuese al garete debido a los problemas que pudiéramos tener en la relación laboral, al contrario.

M.L. Ahí están Francis y Pepo, por ejemplo.

F.L. Francis y Pepo son las personas que más influencia ha tenido en mi carrera con mucha diferencia. En dos etapas muy diferentes de mi vida deportiva, pero Francis me ha enseñado mucho a nivel técnico en un período tan importante como es la transición de júnior a profesional. Y Pepo, en los siete años que hemos estado, los mejores de mi carrera, me ha enseñado mucho tácticamente porque lee muy bien los partidos. Me encanta su manera de entender el tenis, y me ha convencido para jugar más agresivo en los últimos años.

M.L. Y lo consiguió.

F.L. Estoy seguro de que no es un problema que tú y yo seamos amigos. Por eso me ha ido bien y he podido alargar mi carrera. He tenido gente a mi lado que me ha hecho la vida más fácil. Es importante estar rodeado de buenas personas.

M.L. Es que una cosa no quita la otra. Nos podremos serios cuando toque sin olvidar que somos tenistas, pero también personas que tienen que pasarlo bien, que necesitan reírse también.

F.L. No concibo las relaciones laborales en el tenis sin la amistad. Necesito alguien a mi lado que tenga una serie de características que me permitan ser feliz. He tenido mucha suerte porque todos mis entrenadores han sido casi mis mejores amigos en el mundo del tenis: Francis, Albert Costa, Alberto Berasategui, Pepo, ahora tú… Sois cinco personas importantes en mi vida, no solo deportivamente hablando.

Feliciano López y Marc López

M.L. Tengo muchas ganas de ver qué tal nos va.

F.L. Hemos hecho una buena pretemporada, trabajando más físico que tenis. No hemos tenido muchos días. En Madrid no acompañaba el tiempo.

M.L. En estos momentos de tu carrera, es básico estar bien entrenado físicamente para que luego todo venga más fácil.

F.L. Estamos aprovechando bien estos días en Perth. Llegamos pronto y hasta el próximo torneo en Auckland me quedan 10 días más.

M.L. Es que esa era la idea, que la pretemporada tenística pudiésemos hacerla en la ATP Cup.

F.L. Estoy contento porque me siento bien. Creo que estoy listo para ser competitivo. No tengo claro que 2020 sea mi último año. Las últimas temporadas han sido buenas, he sido competitivo y con un ranking para jugar los torneos que me gustan. Si no me sintiese físicamente preparado, no jugaría. El tenis es muy justo porque el ranking te hace seguir jugando o te manda a tu casa. Todavía no me ha llegado ese momento. La temporada pasada estaba mal, pero de repente gané Queen’s y me reenganché. No sería justo decir que va a ser mi último año seguro. Si tengo una temporada buena, y acabo entre los 50 del mundo, no creo que me retire.

M.L. Yo pienso poco en el futuro. He pasado un 2019 muy complicado. Encontrarme como ahora mismo es un regalo porque he estado bastante mal. Quiero volver arriba en el dobles, sentirme tenista otra vez. He estado una temporada sin sentirme así en ningún momento. Y tengo la suerte de poder jugar contigo otra vez, para además intentar ayudarte como entrenador en tu carrera individual. Me encanta el tenis, me encanta la competición y me encanta entrenar, pero no sé si querré seguir como técnico. Creo que se me puede dar bien enseñar.

F.L. Eso seguro.

M.L. Quiero volver a intentar seguir con mi carrera. Tú me lo recuerdas muchas veces, que piense que todavía soy jugador. Para mí es un orgullo ver que en mi acreditación pone que soy tu entrenador, pero quiero que ponga que soy jugador de nuevo.

F.L. Vamos a intentarlo.

M.L. Vamos a jugar en los torneos que podamos. Tengo ranking protegido para usar en nueve torneos. Yo siempre voy a estar contigo en los torneos que juegues, esa es la idea desde el principio.

Más Historias como esta