© AFP/Getty Images

El español Feliciano López firmó una espléndida participación en Wimbledon 2005.

Cuando Feliciano Demostró Su Poder En Wimbledon

El manchego sobrevivió a una primera ronda titánica en la edición de 2005.

Para triunfar hay que esforzarse al máximo y aquí hubo un buen ejemplo.

Feliciano López siempre ha dejado una huella especial en Wimbledon. En la edición de 2005 llegó a colocarse entre los ocho más fuertes del Grand Slam británico, firmando un debut que recuerda lo complicado que es competir sobre un césped inmaculado. El español tuvo que emplearse a fondo para batir al alemán Bjorn Phau en cinco mangas (5-7, 7-6(8), 6-7(5), 6-2, 6-4) tras una intensa batalla que superó las tres horas y media de esfuerzo.

El germano no era uno de los principales nombres en el cuadro londinense. Ajeno al Top 100 de la clasificación masculina, con experiencia reducida en césped y una estatura alejada de la escuela alemana (1.75.), Phau supuso un escollo fuerte para el juego de López. El español tuvo que armarse de fe para contener los rápidos golpes de su rival, dispuesto a probar el calibre sobre hierba del manchego.

También Podría Interesarle: Momentos Más Memorables De Wimbledon

En un partido donde apenas dos puntos le separaron de entregar las dos primeras mangas, López volvió a mostrar una capacidad de supervivencia innata en Londres. Su habilidad para rendir al límite sobre hierba volvió a ser demostrada. A diferencia de muchos jugadores, inseguros en los momentos de tensión sobre una cancha que obliga a retorcer el cuerpo, López salió de la cancha con una remontada épica y un convencimiento: un 4-0 en quintos sets sobre el césped de Wimbledon. Toda una prueba de resistencia para retos mayores.

Con un juego idóneo para la superficie, Feliciano ya había demostrado sus galones sobre el césped del All England Tennis Club. En un escenario con una mística especial, capaz de hacer temblar a los más osados, López había forjado una regularidad estupenda desde que conoció el recinto. El español fue capaz de alcanzar al menos el tercer encuentro en sus tres primeras participaciones, y su estilo clásico era bien respetado en la capital británica por los más nostálgicos.

La edición de 2005 terminaría siendo un momento muy especial en la carrera de Feliciano. El español consiguió firmar una hazaña memorable, escalando hasta sus primeros cuartos de final de Grand Slam sobre la hierba de Wimbledon. A una primera ronda épica le siguieron victorias notables ante el No. 5 mundial Marat Safin y ante el vigente semifinalista Mario Ancic, dejando claro el potencial del manchego sobre canchas de césped. Unos ajustados cuartos de final ante el antiguo campeón Lleyton Hewitt terminarían de consolidar la figura de López ante el público de Londres.

Más Historias como esta