© GLENN CAMPBELL/AFP via Getty Images

Juan Carlos Ferrero alcanzó los cuartos de final de Wimbledon por primera vez en 2007.

Ferrero: De Un Posible Adiós A Su Mejor Wimbledon

El español remontó dos sets a cero en primera ronda en 2007

El martes 26 de junio fue el día señalado para que Juan Carlos Ferrero, uno de los cinco españoles que partían en aquella edición de 2007 como cabeza de serie, se estrenara sobre el césped de Wimbledon. A priori, el cuadro no había sido demasiado duro para su debut. Al otro lado de la red esperaba el No. 139 del mundo Jan Hajek, un jugador que nunca había ganado un partido sobre superficie de hierba.

No era la primera vez que el checo actuaba como rival de Ferrero en la primera ronda de un Grand Slam. Sin ir más lejos, el valenciano estrenó su participación en el Abierto de Australia ese mismo curso frente a Hajek. Fue su primer triunfo del año, aunque su rival no pudo completar el partido (3-0, [Ret]). Pero en el All England Lawn Tennis and Croquet Club la historia sería muy diferente.

Nada atendió a la lógica que dictaba el FedEx Ranking ATP. De poco importaban las 121 posiciones que los distanciaban en la clasificación mundial. Hajek se adelantó en la primera manga tras anotarse el tie-break por (7-5). Un set más tarde amplió aún más la distancia en el marcador para adelantarse 6-7(5), 4-6. Si Ferrero quería seguir adelante en Wimbledon, debía remontar un partido que perdía 0-2 por segunda vez en su carrera (ya lo había hecho antes en segunda ronda de Roland Garros 2000 frente a otro checo, Slava Dosedel por 1-6, 2-6, 6-2, 6-4, 6-4).

También Podría Interesarle: Ferrero: De Un Posible Adiós A Su Mejor Wimbledon

La situación era extrema, pero en el recuerdo de Ferrero aún estaba guardado su último partido en las pistas de césped de SW19. También ante otro checo había dejado escapar un encuentro que dominaba por dos sets a cero su favor. Sin embargo, Radek Stepanek acabó con su camino por 5-7, 6-7(3), 6-4, 6-2, 11-9 en la tercera ronda. ¿Podría vengar aquella derrota con una remontada similar ante un compatriota de su rival? Debía ponerse el mono de trabajo. Y así lo hizo.

Estiró el encuentro llevándose el tercer parcial. El mismo guion repitió en el cuarto. Y en el quinto y definitivo set firmó un break en el undécimo juego que fue decisivo para decantar la balanza de su lado. Ferrero dio la vuelta al marcador por 6-7(5), 4-6, 6-3, 6-2, 7-5 después de tres horas y siete minutos de esfuerzo. Había estado muy cerca de decir adiós al tercer grande de la temporada a las primeras de cambio.

Pasó de poder encajar el peor resultado de su carrera en Wimbledon a ganar la confianza necesaria para firmar la mejor actuación de su vida. En la segunda ronda dejó fuera a Gilles Muller por 6-4, 6-4, 6-7(2), 7-6(8). En la tercera ronda se deshizo de un Top 10 como James Blake por 3-6, 6-3, 6-3, 7-6(4), mientras que en octavos de final rebasó su límite hasta entonces batiendo con facilidad a Janko Tipsarevic por 7-5, 6-3, 7-6(5).

El ex número uno del mundo se citó en cuartos de final ante el hombre que entonces dominaba el circuito Roger Federer. Pasara lo que pasara, ya se había asegurado su actuación más destacada sobre el verde inglés.

Más Historias como esta