© Clive Brunskill/Allsport

Pete Sampras llegó a su única semifinal en Roland Garros en 1996.

Cuando Sampras Tuvo Un Trabajado Y Emocional Camino En Roland Garros

El estadounidense ganó tres partidos en cinco sets en el evento de 1996.
Nota del Editor: De no ser por la pandemia de COVID-19, Roland Garros ahora estaría en marcha. Durante las próximas dos semanas, ATPTour.com recordará los partidos y acontecimientos memorables en el Grand Slam de tierra batida, que los organizadores del torneo ahora esperan organizar en septiembre.   

Roland Garros fue una lucha perpetua para Pete Sampras a lo largo de su carrera. El estadounidense llegó en 1996 habiendo ganado cada uno de los otros Grand Slam al menos una vez, pero aún no había producido una carrera memorable en París. A pesar de ser el mejor sembrado ese año, con su saque y el volea había perdido siete de sus últimos 10 partidos de tierra batida y muchos críticos ni siquiera lo consideraron un favorito para ganar.

Pero animado por el recuerdo de su difunto entrenador Tim Gullikson, quien falleció en abril de cáncer cerebral, Sampras produjo su mejor actuación en París. Atravesó un brutal cuadro, resistiendo partidos de cinco sets contra el dos veces campeón Sergi Bruguera en la segunda ronda y su compañero estadounidense Todd Martin en la tercera ronda, antes de enfrentarse con otro choque estadounidense en los cuartos de final contra el dos veces campeón Jim Courier.

Fue Courier quien cruzó la red cuando Sampras se echó a llorar durante los cuartos de final del Abierto de Australia de 1995, pocos días después de que Gullikson recibiera su diagnóstico. Sampras se recuperó de dos sets para ganar ese choque y, también, lo hizo nuevamente en la cancha Philippe Chatrier. Con la multitud animándolo, Sampras llegó a su primera semifinal de Roland Garros luchando contra Courier 6-7 (4), 4-6, 6-4, 6-4, 6-4.

También Podría Interesarle: El Roland Garros Más Latino

“Era hora de acomodarme. Sabía que eso era lo que Tim hubiera querido que hiciera ", escribió Sampras en su autobiografía, A Champion’s Mind. “Los parisinos son fans astutos y estéticos del tenis... Sabían muy bien que acababa de perder a Tim y su simpatía por mí era obvia. La prensa estaban enamorados de la historia. Tim acababa de morir, pero a pesar de toda la publicidad y las preguntas interminables, estaba más vivo en mi mente que en cualquier otro momento desde que se enfermó".

Sampras pudo ajustarse en los últimos tres sets, manteniendo la bola alejada de la derecha letal de Courier y enfocando los rallies en los intercambios de revés. Limpió su juego de red y aumentó su porcentaje de primer servicio, disparando un ace en el punto de partido para prevalecer después de más de tres horas de juego.

Courier cuestionó el nivel de agotamiento de Sampras durante el partido y habló sobre la deportividad luego del partido, preguntándose en voz alta cómo su oponente podría parecer que no tiene energía y aún así continuar conectando aces. El máximo favorito descartó esos comentarios, pero citó su dominio en su serie ATP Head2Head (16-4) mientras hablaba al año siguiente con Sports Illustrated y dijo que "está enojado porque lo vencí cada vez".

Los repetidos partidos de cinco sets hicieron ruido en Sampras y rápidamente se rindió ante el eventual campeón Yevgeny Kafelnikov en las semifinales. Pero inspirado por su desempeño en su superficie más desafiante, Sampras dominó la segunda mitad de 1996 y terminó como el No. 1 de fin de año luego de prevalecer en el US Open y en las Nitto ATP Finals.

Más Historias como esta