© ATP Tour

Frances Tiafoe viaja con un cable HDMI para escuchar su música en los viajes en el ATP Tour.

La Vida Nómada con... Frances Tiafoe

El estadounidense reflexiona sobre su vida en el ATP Tour

Frances Tiafoe es uno de las jugadores más populares del circuito. Rara vez encontrarás al estadounidense sin una sonrisa en su rostro, y siempre se está divirtiendo con sus colegas.

ATPTour.com se reunió con Tiafoe, que juega contra Stefano Travaglia en la primera ronda del Miami Open presentado por Itaú, para conocer más sobre su vida en el ATP Tour.

¿Cuáles son dos artículos esenciales, que no sean de tenis, que siempre llevas en los viajes?
Mi cable HDMI para escuchar música y ver Netflix en la televisión. Y luego, por lo general, un altavoz para escuchar algunas canciones y relajarme un poco.

Escucho mucha música Afrobeats, muchas melodías Afro, obviamente algo de rap… y me gustan los documentales. Vi el de Tony Parker, el nuevo documental y luego algunas películas. Vi la película Just Mercy con Michael B. Jordan, así que [hago] cosas así.

¿Algo que olvidaste y te genero estrés?
Me olvido de todo. Me dejé las raquetas en casa, los zapatos…. Hice la maleta sin mi ropa, soy el peor. El pasaporte también. Estoy en Washington, D.C. y voy a volar a Florida, obviamente no necesito un pasaporte. Luego estoy tratando de salir de Florida y mi pasaporte está en D.C., así que tengo que coger un vuelo un día después. Alguien tiene que volar y traerme el pasaporte, porque si lo envían tardará demasiado. Soy el peor en eso.

¿Disfrutas de viajar por el mundo o lo consideras simplemente algo que debe hacerse para ser un jugador de tenis profesional? Si lo disfrutas, ¿qué te gusta de ello?
Es una combinación. Lo disfruto, pero te acostumbras porque esto es lo que hacemos. No hay truco. Estoy un poco acostumbrado. Es más duro ahora en las burbujas, completamente aislado todo el tiempo. Pero antes del Covid, realmente no podía quejarme.

Echo de menos estar en casa, pero trato de llevar el ambiente hogareño de viaje. En los Slams y esas cosas, trato de ir a cenas agradables, pasear por la ciudad, ir a mis lugares favoritos y pasar el rato.

¿Puedes hablar de alguna vez vez que decidieras jugar un torneo específico en parte porque querías viajar a esa ciudad?
En Argentina [a principios de este año]. Obviamente, ahora mismo es una burbuja. [Pero en tiempos normales], algunas semanas trato de ver la ciudad. La primera vez que fui al Estoril, quería ver de qué hablaba la gente. Me gusta ir a ciertos lugares.

¿Cuál es tu ciudad favorita que albergue un torneo para visitar y por qué?
Melbourne. Me encanta todo lo que representa Melbourne. La gente es genial, la comida es genial. Todo. Hay un montón de cosas divertidas que hacer. Me gustó la vibra de Argentina. Me encanta jugar en Nueva York. Me encanta jugar obviamente en casa en D.C., en el ATP 500. Me gustan mucho los aficionados de allí.

¿Cuál es tu historia de viaje más loca?
Cuando era más joven, fui a Méjico y mis maletas no llegaron. Yo era más joven, jugaba los cuartos de final de un Sub-16. Tenía todo en mi bolsa de tenis (pasaporte, zapatos, raquetas…) y nos levantamos para irnos y Jordi Arconada me dijo: "Te hemos estado esperando". Le dije: "No sé dónde está mi bolsa”.

Seguí adelante para jugar los cuartos de final con las raquetas de un canadiense. Jugué los primeros cuatro partidos con zapatillas de correr, porque la tienda no abrió hasta media hora después que hubiésemos empezado el partido. Eso fue probablemente lo más loco que me pasó.

También Podría Interesarle: Frances Tiafoe: Mi Carta A Arthur Ashe

¿Hay alguna rutina o actividad que realices para crear una sensación de "hogar en la carretera" para sentirte más cómodo?
Intento hacer todo lo que puedo. Me encanta la música, ver Netflix, hacer un montón de llamadas por Facetime.

¿Cómo intentas superar el desfase horario y aclimatarte al horario local?
Soy horrible con el jetlag. Me llevó alrededor de una semana, ocho días, aclimatarme en Melbourne. Dejo de preocuparme por eso. Son las 10 de la mañana y es de noche allí [en Melbourne] y yo digo: "Me voy a ir a dormir". No puedo apresurarme todo el día. Especialmente ahora con el Covid, no puedes pasar el rato fuera todo el día. El primer día que regresé dormí como de 10 a.m. a 4 p.m. Estuvo mal.

¿Tienes algún consejo para sentirte cómodo en un vuelo? ¿Y cómo pasas el tiempo?
Reclina la silla hacia atrás, mueve la cabeza hacia la izquierda y listo. He terminado. En los vuelos más largos trato de ir en business para poder recostarme todo el camino hacia atrás, pero en los vuelos más cortos generalmente voy en el pasillo, reclinándome y ladeando hacia la izquierda.

¿Eres de los que llega al aeropuerto con mucho tiempo de antelación?
Jordi se asusta por todo. Tuvimos un vuelo alrededor de las 9:20 p.m. Quería estar allí alrededor de las 9:20 a.m. Yo estaba como, "Genial, está bien”. Llego al aeropuerto y simplemente entro allí. Empiezas a vivir al límite. Es algo innecesario. Pero en realidad me gustó. Fuimos al aeropuerto a una hora decente, cenamos bien.

Más Historias como esta