© Getty Images

Roger Federer es el jugador más destacado de todos los tiempos sobre hierba.

Los Mejores Jugadores Sobre Hierba En Activo

Repasamos a los principales candidatos sobre césped del ATP Tour.

La temporada de hierba pone a prueba a los mejores jugadores del circuito. Una superficie histórica en el tenis, el césped sigue siendo uno de los desafíos más complicado del juego moderno: una gira realmente corta, un bote de pelota incierto tras el desgaste y la necesidad de golpear en flexión coloca a las estrellas del ATP Tour ante un reto tan físico como mental. Por no hablar de los reflejos necesarios para frenar el juego de ataque, especialmente primado en este tipo de canchas. Solamente los más hábiles terminan poniendo su sello.

Repasamos a continuación a las figuras que mejor han sabido adaptar sus estilos para domar el juego sobre verde.

También Podría Interesarle: Las Grandes Cifras En Activo Sobre Hierba

Roger Federer

La figura del suizo ha marcado una época ya imborrable en el mundo del deporte y su desempeño sobre la hierba ocupa un lugar de privilegio. Sin lugar a dudas, estamos ante el tenista más laureado de todos los tiempos sobre la superficie verde, un terreno en el que ha demostrado una maestría absoluta entre sus compañeros de vestuario.

Con un estilo de juego dotado para la media pista, el de Basilea ha impresionado siempre por la plasticidad de sus voleas, por sus grandes reflejos cerca de la cinta y por poseer uno de los remates más seguros del circuito. En una época donde las subidas a la red han perdido peso ante el juego de fondo, la selección de las aproximaciones ha sido siempre un sello maestro del suizo.

Roger es el jugador con más títulos individuales sobre hierba (19), con la mayor racha de victorias jamás vista (65), con mayor número de partidos ganados (187) o con la plusmarca en solitario de títulos sobre el césped del All England Club (8). El suizo, que llegó a estar invicto en la superficie entre 2003 y 2008, se ha convertido en una leyenda eterna sobre la hierba.

En un torneo donde el juego vertiginoso expone a cualquier jugador, Federer logró en Wimbledon 2017 un hito impresionante. El suizo levantó la copa dorada sin entregar un solo set, algo que solo tenía un precedente en toda la Era Abierta: Bjorn Borg en la temporada 1976.

Andy Murray

El gran jugador británico del tenis moderno siempre ha cumplido con la tradición. Suyos fueron los esfuerzos para lograr un imposible: convertirse en el primer hombre de las islas en levantar el trofeo de Wimbledon en 77 años. El de Dunblane se ha encargado de colocar imágenes en color sobre recuerdos que parecían condenados al blanco y negro. Y buena parte de sus mayores hazañas han tenido lugar sobre césped.

Otro de los grandes titanes del juego de fondo, con un físico trabajo para resistir los encuentros más duros, Andy ha sabido adaptar sus golpes al vuelo raso de la pelota sobre el verde. Uno de los jugadores más tácticos del circuito, el británico ha impuesto con inteligencia su capacidad de anticipación para resolver los desafíos de la hierba como muy pocos jugadores.

El escocés es el segundo jugador en activo con más coronas individuales sobre pasto (8) y ha extendido su leyenda hasta límites difíciles de imaginar. Sus dos títulos de Wimbledon (2013, 2016) le han colocado en el Olimpo del deporte británico. Además, y remarcando sus grandes virtudes sobre césped, logró convertirse en campeón olímpico sobre las pistas del All England Club en 2012.

Sobre la superficie logró uno de los grandes hitos de superación de su carrera. Tras seis meses sin competir debido a una operación de cadera, el escocés logró la copa de Queen's 2019 en modalidad de dobles junto al español Feliciano López.

Novak Djokovic

Si ha habido un jugador que ha cuestionado el dominio reciente en los grandes torneos de césped no ha sido otro que el serbio. Erigido ya en el tercer tenista en activo con más títulos sobre la superficie (6), el de Belgrado ha demostrado una adaptación formidable entre las briznas. Uno de los grandes exponentes del juego de fondo en el tenis moderno ha sabido domar la superficie menos frecuente.

Cinco veces campeón de Wimbledon (2011, 2014-15, 2018-19), el balcánico se ha convertido por derecho propio en uno de los jugadores más destacados en la Era Abierta sobre La Catedral. Únicamente leyendas de la altura de Roger Federer (8), Pete Sampras (7) presentan un palmarés más amplio que el serbio en la capital británica. Unos reflejos privilegiados, una capacidad de concentración permanente y la elasticidad de su tren inferior encuentran un acomodo estupendo en el pasto. Condiciones a la altura de muy pocos.

Su recuperación en la temporada 2018 comenzó con una actuación soberbia sobre el césped, el suelo en el que terminó de ajustar las grandes piezas de su juego. La final pisada en Queen’s (p. ante Cilic), la segunda alcanzada en su carrera sobre el ATP 500 británico, precedió a su ascenso meteórico hasta el No. 1 mundial.

Para calibrar sus capacidades sobre hierba baste un dato: Djokovic es el único jugador que presente un H2H favorable sobre hierba ante Roger Federer (3-1) habiendo disputado al menos 3 partidos en la superficie.

Rafael Nadal

El rey de la tierra batida tiene cinco finales de Wimbledon. El jugador español ha demostrado a lo largo de toda su carrera una innata capacidad para adaptarse a cualquier escenario. Las pistas de hierba han supuesto uno de los mayores retos físicos para el juego del balear, uno de los tenistas con los apoyos más potentes de todo el ATP Tour. Su ambición deportiva, sin embargo, le ha llevado a convertirse en uno de los perfiles más destacados de su era en el suelo más esquivo de todos.

Campeón sobre la hierba del All England Club en dos ocasiones (2008, 2010), Nadal tiene una larga lista de hitos sobre verde a su espalda. El español fue el tenista capaz de interrumpir la mayor racha de triunfos jamás vista sobre la superficie (65) a Roger Federer en la final de Wimbledon 2008 - etiquetada como uno de los mejores partidos de todos los tiempos.

Aunque su último título sobre césped data de 2015 en Stuttgart, su vigencia sobre la superficie fue puesta de manifiesto en las temporadas 2018 y 2019. El mallorquín quedó a las puertas de una nueva final en las dos ediciones más recientes de Wimbledon, librando partidos épicos ante Djokovic y Federer en la penúltima ronda. Su historia en césped está lejos de terminar.

La autoridad es clara. Nadal es el jugador con más victorias ‘Big 4’ sobre hierba, con un total de seis triunfos en sus duelos directos ante Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray. Además, junto al suizo, es el único que ha batido sobre césped a todos los miembros de este selecto grupo.

Marin Cilic

Entre los grandes candidatos a romper el orden establecido en la hierba destaca la figura del jugador croata. Uno de los jugadores de mayor pegada en el vestuario ATP Tour, Cilic ha sabido conjugar su fuerza con la tranquilidad mental necesaria para aceptar el juego sobre césped. SI hubiera que buscar un perfil dispuesto a quebrar el muro del Big 4 en hierba, Marin está haciendo méritos como ninguno.

Maestro admirado sobre la hierba de Queen’s, un título que ha ganado en dos ocasiones (2012, 2018) y en el que ha pisado cuatro finales, el balcánico es uno de los tenistas más dotados para el césped de su generación. Con un servicio realmente complicado de leer y una pelota plana que patina sobre la hierba, el desafío del croata sigue creciendo año tras año.

Y su vigencia se hace cada vez más evidente. Marin es el único jugador, junto al referente Federer, que ha pisado tres finales de césped durante las últimas dos temporadas. El croata fue el último tenista capaz de frenar a Djokovic antes de su ascenso de 2018 en la final de Queen’s y su autoridad está más que justificada.

Finalista de Wimbledon en la edición de 2017, Cilic sabe lo que es rendir en los mayores escenarios. Y la superficie, aunque más lenta que en tiempos pasados, sigue premiando el juego de ataque como casi ninguna otra. Aunque figure actualmente en el No. 37 mundial y aparezca alejado de los primeros puestos del Ranking ATP, su importancia es bastante superior al competir en pasto.

Feliciano López

El juego actual sobre hierba no se entiende sin la figura del toledano, uno de los perfiles más dotados naturalmente para el juego sobre verde. Zurdo, con un servicio esplendoroso y una mano de seda sobre la red, el español se ha ganado con los años la admiración de los más nostálgicos del juego. Su potencial es reconocido en cada evento de hierba y sus números sustentan una calidad estética de difícil par.

López es el cuarto jugador en activo con más victorias individuales en la superficie (81), únicamente por detrás de grandes colosos como Federer (187), Murray (107) y Djokovic (95). Sus tres presencias en los cuartos de final del All England Club (2005, 2008, 2011), donde se le profesa un respeto absoluto en una era de tenis de fondo, sirven como carta de presentación para un talento único.

Un jugador de gran envergadura y facilidad natural para tomar la media pista, Feliciano ha convertido sus partidos sobre césped en una gran especialidad. Su efectividad en este tipo de pistas (65% de triunfos) se sitúa casi 15 puntos por encima de cualquier otro tipo de escenario.

Además, y remarcando su gran solvencia en el verde, más de la mitad de los títulos que aparecen en sus palmarés (4 de 7) han sido forjados sobre césped. En 2019 hizo historia al convertirse, a sus 37 años, en el campeón más veterano del Fever-Tree Championships en la Era Abierta. Su segunda corona en The Queen's Club tuvo un mérito doble: el español ganó junto a Andy Murray la corona de dobles y se convirtió en el primer campeón en ambas modalidades en una misma edición desde Mark Philippoussis en 1997.

***

En un vestuario ATP Tour plagado de protagonistas, jugadores como Nicolas Mahut, Ivo Karlovic, John Isner o Richard Gasquet son perfiles que han mostrado un talento muy superior a la media en las canchas de césped.