© David Marrero

David Marrero emprende su aventura como director en los dos torneos ATP Challenger Tour en Gran Canaria.

David Marrero: Director Y Maestro

El campeón de las Nitto ATP Finals 2013 es el director de los ATP Challenger Tour de Gran Canaria que se celebran estas dos semanas

David Marrero ha sido uno de los últimos jugadores en dar un paso a los despachos. Tal y como Feliciano López lo hace en el Mutua Madrid Open o David Ferrer en el Barcelona Open Banc Sabadell, el canario ha asumido la dirección de dos torneos ATP Challenger que se disputan entre el 22 de febrero y el 7 de marzo en la isla de Gran Canaria. Concretamente en Telde, su ciudad natal.

El campeón de las Nitto ATP Finals 2013, junto a Fernando Verdasco, y ganador de un total de 14 títulos ATP Tour en la modalidad de dobles, ejerce como director del Gran Canaria Challenger 1 (del 22 al 28 de febrero) y el Gran Canaria Challenger 2 (del 1 al 7 de marzo), que se disputan en la Tennis Academy El Cortijo. Antes de que la pelota empezase a volar en la pista este lunes, el español atendió a ATPTour.com en esta entrevista.

Tú que has sido jugador…
He sido no, soy jugador. ¡No me retires! (Risas).

Empecemos de nuevo. ¿Cuál es, entonces, tu situación actual?
Felizmente soy el director de los dos ATP Challenger Tour que se celebran estas dos semanas en Gran Canaria. En cuanto termine el segundo torneo empezaré con mi calendario para jugar torneos Challenger, donde ya me han confirmado alguna invitación para los próximos meses. Mi idea es regresar al más alto nivel.

¿Has apalabrado con algún compañero en particular?
No he hablado con nadie aún. La parte positiva es que los wildcards que me han confirmado no tienen ningún tipo de condiciones, con lo cual puedo elegir con quién jugar. Lo que sí tengo claro es que me gustaría jugar con la misma pareja durante muchas semanas consecutivas para estar cómodo, hacer buen trabajo de entrenamiento y poder escalar más rápido en el [Fedex] Ranking ATP de dobles.

Tu faceta como jugador tendrá que esperar estas dos semanas.
Exacto, en el Challenger de Gran Canaria no puedo jugar por ser director.

¿Cómo surgió la oportunidad de dirigir estos dos torneos?
Estaba en casa haciendo la pretemporada y recibí una llamada de Marcello Marchesini para consultarme la opción de hacer dos ATP Challenger en Gran Canaria, ya que el clima y la situación del COVID-19 hacían que fuese un lugar interesante. Obviamente, le dije que era una idea fantástica. La alegría fue aún mayor, cuando me propuso que fuese yo mismo el director. Y, claro, no podía decir que no.

¿En qué consiste ese nuevo día a día?
Mi función principal es comunicarme con los jugadores para saber cómo ven las pistas, para mejorarlas en caso de que sea necesario. Ofrecer el mejor servicio dentro de las instalaciones y un buen hotel que sea cómodo para ellos dentro de la burbuja. También a la hora de conceder las invitaciones, cuenta mi experiencia en el circuito. Pero, sobre todo, mi objetivo es intentar que los jugadores estén contentos durante estas dos semanas.

¿Qué es lo que más se valora de un torneo para considerar que es un ‘buen’ ATP Challenger?
A mí siempre me ha gustado tener espacios abiertos y, en ese sentido, nuestro club es espectacular. Tenemos unos salones muy amplios y espacios al aire libre, una zona de restaurantes con vistas espectaculares, una zona de calentamiento increíble, una cafetería con vistas a la pista…

Supongo que la perspectiva cambia completamente ahora desde el otro lado.
Hasta ahora no era consciente de la repercusión y responsabilidad que conlleva la dirección de un torneo. Estoy muy contento de haber aceptado la propuesta porque en un futuro me encantaría seguir vinculado al mundo del tenis como director, como entrenador u organizador. El tenis es mi pasión y mi vida.

¿A qué jugadores recomendaría que sigan los aficionados especialmente estos días?
Como nombres destacados del tenis español están Tommy Robredo o Guillermo García López. Y como jugadores jóvenes a seguir Nicola Kuhn y Lorenzo Musetti.