© Matthew Stockman/Getty Images

Tommy Haas estuvo acompañado por Roger Federer al anunciar su retirada en Indian Wells.

Tributo: Tommy Haas, Desafiante & Brillante

ATPWorldTour.com homenajea al alemán, que oficializa su retirada.

El fuego competitive sigue vivo en Tommy Haas, pero el espíritu de competir por encima de 60 minutos poniendo al límite su cuerpo ha desaparecido. Empezando su carrera cuando los nuevos cordajes y raquetas cambiaban radicalmente el deporte, el ex No. 2 del mundo dio por finalizada su carrera profesional de 21 años este jueves. En el horizonte un nuevo capítulo, más tiempo con su familia y sus dos hijas y seguir aprendiendo de su rol como Director de Torneo en el BNP Paribas Open.

“Me siento muy afortunado de haber jugado al tenis profesional y vivir de ello durante más de dos décadas”, explicó Haas en el Indian Wells Tennis Garden este jueves. “El deporte me ha dado grandes amistades, la posibilidad de viajar por el mundo y oportunidad de crear maravillosos recuerdos. También me he enseñado sobre los retos, enfrentarme a ellos y superarlos. A mis padres, familia, esposa e hijas, gracias por vuestro amor y apoyo durante todos estos años. Y a los aficionados, gracias por animarme durante toda mi carrera”.

También Podría Interesarle: Tommy Haas Oficializa Su Retirada
Haas era agradable a la vista en su máxima expresión, con un juego muy completo en todas las superficies, algo que le llevó a ser una de las estrellas del tenis. Siempre compitió con corazón y en su ADN siempre estuvo esa capacidad natural de alta intensidad. Haas podía batir a un rival de mil formas diferentes, con su excepcional revés, cortado y defensa. Desde su primerísimo torneo en Indianapolis en agosto de 1996 (p. ante Sampras en CF), Haas pareció bendecido con un juego exquisito, temperamento y un portentoso físico. Se convirtió en el ‘chico de póster’ para ATP en su nueva campaña “New Ball Please”, pero en 2002 las lesiones empezaron a hacerse muy presentes en su día a día. Su mayor fortaleza fue cómo se enfrentó a esos momentos.

Durante un periodo de cuatro años entre 1999 y 2002, Haas firmó un récord de partidos de 252-90, incluyendo dos semifinales en el Abierto de Australia (1999 y 2002), la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Sídney en el año 2000 (p. ante Kafelnikov en cinco sets) y el título en Stuttgart en 2001. Irrumpió en el Top 10 el 13 de septiembre de 1999 y ascendió hasta el No. 2 el 13 de mayo de 2002 tras alcanzar la final de Roma (p. ante Agassi). Un mes después, sus padres sufrieron un accidente en Sarasota y su padre Peter entró en coma. Haas decidió tomarse un tiempo para cuidar de sus padres y un día de diciembre de 2002, durante un entrenamiento notó algo en su hombro que le llevaría a someterse a la primera de sus nueve cirugías como profesional.

Haas fue sometido a operaciones en su hombro derecho (2002-03, ‘07, ‘14, 16), codo derecho (2010-11), cadera derecha (2010-11) y pie derecho (2016), pero siempre tuvo ese punto de desafío. En la adversidad, Haas se recuperaba y entrenaba aún más duro. but there was always a defiance. Haas pasó un total de 82 semanas en el Top 10 del Ranking ATP desde su irrupción, a cinco etapas en 2007 (un total de 26 semanas) cuando alcanzó su tercera semifinal en el Abierto de Australia. Durante tres periodos tuvo que dar un parón en 2003, 2011 y 2016-17. Y en dos ocasiones, recibió merecidamente el premio ATP ‘Regreso Del Año’, votado por sus propios compañeros.

El inicio de Haas a la vida como tenista profesional comenzó en 1989 con su hermana Sabine, ambos campeones junior alemanes. Visitaron brevemente la Academia de Tenis de Nick Bollettieri, pero incapaz de hablar inglés, Haas decidió regresar a casa. Cuando volvió a Bradenton, Florida, dos años después, a los 13 años, comenzó a desarrollarse física y mentalmente en la escuela y en las pistas de tenis y baloncesto con Gregg Hill. Las brutales sesiones con Boris Becker, el alumno estrella de Bollettieri en la academia y en Europa, obligaron a Haas a aprender y mejorar. Pero, tal como lo experimentó Nicolas Kiefer, las comparaciones con su ídolo y el título de heredero fueron poco amables e inalcanzables. Haas ganó títulos junior, como el campeonato de 1995 Orange Bowl, campeonatos alemán y austriaco. En diciembre de 1995 se rompió el tobillo derecho jugando al baloncesto y, un año después, hizo lo mismo con su tobillo izquierdo, ambos requiriendo cirugía. Fue una primera sacudida para una carrera incipiente, pero prometedora, que mostró a Haas con qué facilidad perdería todo por lo que había trabajado tanto.

Haas siempre compitió con gran pasión, acabando ocho temporadas en el Top 20 del Ranking ATP. Firmó 48 victorias sobre miembros del Top 100 y sus 569 triunfos totales le sitúan en Alemania solo por detrás de Boris Becker (713) en la Era Open. En 2009, Haas avanzó también a las semifinales de Wimbledon (p. ante Federer) y también alcanzó tres cuartos de final en el US Open (2004, 2006-07), además de los cuartos de Roland Garros en 2013.

En junio de 2016, cuando Haas se recuperaba de una rotura ligamento cruzado en el pie derecho, Larry Ellison, propietario del BNP Paribas Open, CTO y cofundador de Oracle, se acercó a él para ofrecerle el puesto de director de torneo en el prestigioso ATP World Tour Masters 1000. Con doble nacionalidad (alemana y estadounidense) desde 2010 y viviendo en Los Ángeles con su esposa, la actriz Sara Foster y sus dos hijas, Haas aceptó el puesto con la condición de volver al ATP World Tour como jugador. En lo que resultó ser la victoria final de su carrera (569-338) en junio de 2017, Haas venció a su buen amigo Roger Federer en su tierra natal en la segunda ronda de la Mercedes Cup.

El jueves por la noche, apenas dos semanas antes de cumplir 40 años, en el Indian Wells Tennis Garden, sede del BNP Paribas Open, Federer estuvo presente cuando Haas oficializó su retirada definitiva. “Me hizo feliz estar allí y compartir ese momento con él, porque era su momento y fue genial”, dijo Federer. Casi 20 años antes, Haas debía jugar contra Federer en el primer partido ATP World Tour de la estrella suiza en Gstaad 1998, pero cayó enfermo debido a una intoxicación alimentaria y no pudo jugar. Con Indian Wells 2018 a pocos días de terminar, Haas pronto comenzará a centrarse exclusivamente en su vida como director de torneo y padre en Los Ángeles con sus dos hijas pequeñas, Valentina y Josephine.