© Peter Staples

Rafael Nadal conecta un servicio en la cuarta ronda del BNP Paribas Open 2019 de Indian Wells.

Nadal Y La Pasión En El Trabajo

El español reflexiona sobre la veteranía en el circuito.

Con una carrera de oro a la espalda, Rafael Nadal compite en Indian Wells con la ilusión de los primeros días. El español es uno de los tenistas más admirados en el BNP Paribas Open, un torneo que ya conquistó en las ediciones de 2007, 2009 y 2013, y su competitividad se mantiene bajo el sol del desierto californiano. Para quien lo ha ganado todo, para quien mantiene una mentalidad de mejora diaria en su profesión, la chispa para mantenerse en la cima durante tanto tiempo le convierte en alguien especial.

La semana que va firmando en Indian Wells es el enésimo ejemplo de la seriedad del español en el trabajo. En torneo de condiciones climáticas en cambio constante, con los mejores jugadores del mundo al otro lado de la red desde la primera ronda, el balear ha regresado a los cuartos de final sin entregar un parcial por el camino. Nadal se encuentra en la ronda de los ocho mejores tres temporadas después, con la oportunidad de seguir protegiendo su estatus como jugador más destacado de siempre en los ATP Masters 1000 - la categoría de oro del ATP Tour.

¿Cuál es la clave para firmar una carrera de éxito durante tantos años? ¿Cuál es el motor que lleva a perseguir la excelencia tras haber tocado la cima?

“Lo primero, por supuesto, uno debe tener pasión por lo que hace”, reconoció el balear, sentando una base fundamental para un trabajo duradero. "Lo segundo, ser capaz de trabajar en la prevención de lesiones. Tienes que tratar a tu cuerpo de la manera correcta. En tercer lugar, sin duda, debes seguir siendo competitivo para ganar cosas importantes. También esto es un aspecto fundamental”.

Esta edición de Indian Wells ha dejado ejemplos claros de veteranía en el circuito. El croata Ivo Karlovic, capaz de avanzar hasta la cuarta ronda del torneo, se convirtió en el primer jugador capaz de ganar partidos en este tipo de torneos superados los 40 años de edad. El suizo Federer, con 37 primaveras en las piernas, intentará este viernes plantarse en las semifinales de un torneo que le dejó como subcampeón en 2018.

Así, Nadal observa el escenario desde la madurez de sus 33 años, tras la perspectiva de una vida en el circuito que emprendió siendo apenas un adolescente. Dejando claro que su respuesta podría ser mucho más extensa, quedando abierta la reflexión completa para otra ocasión, el español dejó sus impresiones clave sobre aquellos tenistas que saben extender sus carreras en el tiempo.

¿Tiene el futuro reservado su presencia a una edad tan avanzada como los ejemplos citados? "A día de hoy, probablemente no”, indica Nadal, sin cerrar la puerta a ninguna posibilidad. “Pero cuando tenía 25 o 26 años, no era capaz de afirmar que seguiría en competición a los 33. Uno nunca sabe lo que va a suceder”.

Más Historias como esta