©

Cristian Garín, Leylah Fernández y el preparador físico de ambos, el cubano Duglas Cordero.

“Garín Tiene Las Condiciones Para Ser Top-10”

El tenista chileno es radiografiado por Duglas Cordero, su nuevo preparador físico y quien también trabaja con la estrella de la WTA Leylah Fernández.

Si en los próximos torneos notan mejoras evidentes en la forma física de Cristian Garín, la razón tiene nombre propio: Duglas Cordero, el preparador físico cubano que ha potenciado grandes tenistas del ATP Tour como Nicolás Massú, Fabio Fognini y Dominic Thiem, y que se incorporó recientemente al equipo de trabajo de Garín con el primer objetivo de que el chileno de 25 años llegara fortalecido al ATP Masters 1000 de Indian Wells.

Sus métodos, además de exigentes, han dado resultados inmediatos en algunos de sus pupilos. Para no ir tan lejos, 15 días después de empezar a preparar a Thiem en 2019, el austriaco ganó justamente en el BNP Paribas Open su primer título a nivel ATP Masters 1000. Y antes de los más recientes Juegos Olímpicos, comenzó a trabajar para la canadiense Leylah Fernández, quien semanas después en el US Open debutaría en una final de Grand Slam.

No se sorprendan si los frutos del trabajo de Duglas Cordero en Garín, que debuta este domingo en Indian Wells ante el local Ernesto Escobedo, saltan a la vista prontamente. “Después del US Open, Garín me contacta para ver la posibilidad de realizar una preparación antes de Indian Wells, ya que necesitaba recuperar su forma física y tenística. Así que traté de organizarme, porque también tenía que entrenar a Leylah Fernández y era doble sesión con cada uno, pero todo funcionó bien”, asegura.

También Podría Interesarle: Schwartzman Avanza Salvando Dos Match Points En Indian Wells

Y funcionó, entre otras cosas, por el carácter de cada uno de sus pupilos. “Ellos se llevan bien. Ella tiene un carisma que encanta a cualquier persona. Y él es gran chico, que me ha acogido con gran cariño y con mucho respeto profesional”, añade Cordero, que también llegó a ser preparador físico de otras estrellas de la WTA como Francesca Schiavone y Nadia Petrova.

Aunque no hace sesiones simultáneas con sus dirigidos (“trato de entregarle a cada jugador el 100% que merece, por respeto profesional”), no es la primera vez que ha estado entrenando a más de un jugador al mismo tiempo. En 2019, por ejemplo, estuvo en los respectivos equipos de Fognini y Thiem. Con el austriaco trabajó hasta hace muy poco. “Pensábamos comenzar a trabajar en la gira americana sobre pistas rápidas, pero lamentablemente se lesionó. Hoy está con un nuevo fitness coach, y yo le deseo una pronta recuperación y todo el éxito que merece porque es una persona y un jugador increíble”.

Antes de empezar a preparar tenistas en 2005, Duglas Cordero trabajó con atletas de otras disciplinas. La lista es larga: béisbol, levantamiento de pesas, atletismo, remo, fútbol, voleibol, natación, baloncesto, ciclismo, entre otros. Y todo el conocimiento de estos deportes los utiliza a diario preparando a sus pupilos, como se puede ver en los videos que habitualmente publica en su cuenta de Instagram:

Su exigencia es conocida entre quienes han probado sus fórmulas, pero tanto Leylah Fernández, quien debutó con triunfo este viernes en Indian Wells; como Cristian Garín han sabido responder a los desafíos.

“Leylah es una jugadora muy explosiva y su mayor problema era su resistencia intermitente y su recuperación, así como la eficiencia en sus desplazamientos. Eso es lo que más ha mejorado. Mientras que Garín es un jugador genéticamente fuerte y creo que incluso puede explotarlo más. Me impresiona su potencia muscular en los movimientos. Espero ser un buen soporte para mejorar su rendimiento físico y su eficiencia en los movimientos. También su motivación”.

Después de un excelente primer semestre en 2021, que incluyó un título (en el ATP 250 de Santiago) y carreras a octavos de final en Roland Garros y Wimbledon, Garín acumula récord de 4-6 desde julio y no ha podido encajar victorias consecutivas desde entonces. El objetivo del actual No. 17 del mundo, sin embargo, sigue siendo el mismo: el Top-10. “Él tiene las condiciones. Creo que con un buen trabajo en equipo, esfuerzo y constancia puede lograrlo en cualquier momento”, vaticina Cordero.

Este sueño de Cristian quizá se vuelva más alcanzable en las próximas semanas con la ilusión y su equipo renovados.