© Getty Images

Stefanos Tsitsipas es uno de los grandes jugadores que quiere irrumpir en la gira de césped.

Las Grandes Alternativas Sobre Hierba

La gira sobre césped está plagada de aspirantes a cuestionar el orden.

La hierba ha quedado reservada para los más fuertes. En una superficie tan clásica como imprevisible, la irrupción del nuevo talento ha sido bastante más esquiva que en otro tipo de pistas. El ejemplo más claro reside en Wimbledon: los últimos 16 años han coronado a un miembro del ‘Big4’, una estadística que no se mantienen en ningún otro gran torneo. Varios han sido los candidatos que han amagado con romper un firme dominio sin un éxito final hasta el momento.

Repasamos algunos de los perfiles más dotados para el verde que intentarán causar estragos durante las próximas semanas. 

Stefanos Tsitsipas

Después de una gran gira de tierra batida, el jugador de Atenas se asoma a una nueva prueba de fuego: demostrar su talento sobre la hierba. Stefanos pasa por ser uno de los talentos más completos de su generación, y uno de los tenistas con mayor facilidad natural para terminar puntos cerca de la cinta. Aunque más ralentizada que antaño, el césped sigue ofreciendo la opción de seleccionar las subidas a la mitad de pista. Un terreno abonado para el heleno.

Con una planta de 1.93m, Tsitsipas tiene la envergadura suficiente para protegerse en una superficie que no permite despistes. El año pasado, apenas en su segunda participación en Wimbledon, logró meterse en la segunda semana del Grand Slam londinense. Una prueba de talento absoluta a ojos de todos.

Si hay un jugador joven que ha dado un salto de calidad grande en la temporada 2019 no es otro que el heleno. Pasando del No. 15 al No. 6 mundial en apenas 6 meses, su dominio en la pista dura y la arcilla ha quedado fuera de toda duda. Turno para brillar en césped. 

La opción es clara: a sus 20 años, intentar convertirse en el campeón sobre hierba más joven de las últimas 14 temporadas. Nadie levantó un torneo de césped a una edad tan temprana desde que Richard Gasquet coronara en 2005 su primer título de Nottingham con apenas 19 primaveras.

Alexander Zverev

El actual No. 5 mundial está llamado a romper moldes, incluso sobre una superficie en la que apenas ha comenzado a caminar. Eso sí, con pasos bien firmes. Zverev es, junto al francés Gasquet, el único jugador en activo que ha logrado pisar sus dos primeras finales sobre hierba antes de cumplir los 21 años. Una buena muestra de su capacidad de adaptación con precocidad.

El jugador de Hamburgo se ha despojado de cualquier complejo sobre el verde, pisando las finales de Halle en 2016 y 2017 antes de convertirse en una de las principales figuras del ATP Tour. Ahora, siendo ya un tenista consagrado entre sus compañeros, la posibilidad de dejar huella en la hierba gana enteros.

Con un servicio portentoso y una capacidad innata para la definición, Alexander cuenta con las armas necesarias para hacerse un nombre sobre la hierba. Menos de 20 partidos (11-6) sobre la superficie componen su experiencia. Eso sí, Wimbledon es el único Grand Slam en el que ha sumado victorias en todas sus participaciones. Un buen aviso de intenciones.

Del Potro

Juan Martín del Potro

El argentino siempre es temido en una cancha de velocidad alta. Sobre lo vertiginoso del césped, su presencia no deja de incomodar a medio vestuario. Del Potro sabe quemar la pelota como pocos jugadores y su rendimiento en la hierba está a la vista de todos.

Algunos de los partidos más épicos de su carrera tuvieron lugar en el verde. Cinco mangas le exigió a Novak Djokovic en las semifinales de Wimbledon 2012, su mejor actuación hasta ahora en el Grand Slam británico. Cinco mangas peleó ante Rafael Nadal en los cuartos de final de la última edición, demostrando su vigencia en el paso. Y un imborrable 19-17 le pidió a Federer en un duelo que hubiera dado el acceso a la pelea por el oro en Londres 2012, donde consiguió colgarse su primera presea olímpica (bronce) del cuello.

Aunque no haya levantado títulos sobre hierba, sus números en la superficie avalan a un tenista capaz de cualquier logro. Con 40 victorias en 57 partidos jugados, el argentino ha puesto siempre muy cara la victoria en el verde. La historia es bien conocida por todos.

Leer Más | Las Mayores Cifras En Activo Sobre Hierba

Leer Más | Los Mejores Tenistas En Activo Sobre Hierba

Nick Kyrgios

El australiano no necesita presentación y menos sobre hierba. Nick es uno de los jugadores con mayor capacidad de improvisación en el ATP Tour, una habilidad para utilizar el factor sorpresa con especial acomodo en el césped. Sin lugar a dudas, uno de esos perfiles a evitar por los grandes favoritos en las primeras rondas de un gran torneo.

Su gran prueba de talento tuvo lugar sobre hierba, superando al español Rafael Nadal para alcanzar los cuartos de final de Wimbledon antes de cumplir los 20 años. Pocos jugadores han mostrado un desparpajo de ese estilo a una edad tan temprana.

En los años sucesivos ha ido levantando los títulos más grandes de su carrera sobre pista dura (Tokio, Acapulco) pero, hasta el momento, jamás ha alcanzado una final sobre césped. 

Grigor Dimitrov

Pocos tenistas pueden presumir de la variedad de golpeos del búlgaro, una virtud bien necesaria para rendir sobre hierba. Con unos swings alargados y uno de los trenes inferiores más eléctricos del vestuario, la capacidad de supervivencia en el verde está asegurada para Grigor. Campeón de Queen’s en 2014, Dimitrov ha demostrado tener las habilidades necesarias para dominar uno de los suelos más intrépidos que ofrece el deporte.

Bajo la tutela de Andre Agassi, el actual No. 45 mundial está lejos de presentar su mejor nivel en términos de clasificación. Sin duda, puede ser uno de los jugadores no preclasificados menos apetecibles para las grandes raquetas en la inminente edición de Wimbledon.

Camino de su esplendor, Dimitrov ya fue capaz de pisar la penúltima ronda en el All England Club. Con la experiencia acumulada, margen para sumar y el respeto bien ganado en el vestuario, el campeón de las Nitto ATP Finals 2017 siempre es una baza a tener en cuenta. 

Milos Raonic

El canadiense pasa por tener uno de los servicios más formidables del ATP Tour, un arma esencial para imponer el juego sobre la hierba. Capaz de alcanzar la final de Wimbledon en la temporada 2016, Milos ha demostrado tener la fortaleza para dominar el vuelo raso de la pelota desde su 1.96m de estatura. Una gran preparación física de piernas le ha permitido controlar los cambios de altura y responder a las incómodas pelotas de sus adversarios.

Ningún título sobre césped descansa en su vitrina y es uno de los grandes nombres que aspiran a romper ese vacío. La final alcanzada el año pasado en Stuttgart demuestra su vigencia en una superficie que premia como pocas el juego ofensivo. Ubicado actualmente en el No. 18 mundial, el canadiense puede competir con menos expectación sobre sus hombros.

Su hambre se resume en un dato: es el único jugador que ha sido capaz de frenar a Roger Federer en una semifinal de Wimbledon, estando el suizo a un paso directo de la lucha por la copa.

John Isner

El estadounidense representa uno de los perfiles más incómodos a encarar sobre hierba. Con su capacidad para colocar la pelota a más de 215km/h con facilidad, Isner siempre es un desafío permanente de reflejos y decisiones rápidas. Con tres títulos a su nombre, es uno de los jugadores más efectivos de su generación en pistas de hierba.

Su nombre estará para siempre ligado a la historia del césped por haber disputado ante el francés Nicolás Mahut el, actualmente, partido más largo de todos los tiempos en Wimbledon. Su semifinal agónica de 2018 ante Kevin Anderson, sin embargo, demuestra que su peso en el césped va mucho más allá de un encuentro eterno.

En el mejor momento de su carrera y en una superficie que se ajusta como un guante a su juego, el actual No. 11 mundial puede ser un rival indeseado para cualquier favorito. Y la hierba da pocas concesiones para dudar en pleno partido. 

Kevin Anderson

El vigente finalista de Wimbledon no necesita carta de presentación sobre césped. Anderson es uno de los grandes veteranos del circuito con hambre por seguir demostrando su talento y la hierba le presenta una oportunidad única temporada tras temporada. Las finales de Queen’s y Wimbledon no aparecen en el palmarés de todo el circuito, y el sudafricano lleva tiempo avisando de su potencial sobre el verde.

Con uno de los servicios más imparables del ATP Tour, Anderson puede convertir cualquier partido sobre hierba en una auténtica tortura. En la temporada 2019, su batalla con una lesión de codo ha impedido cierre continuidad. Tras tres meses fuera de competición y apenas 10 partidos jugados en los seis primeros meses del año, la altura de juego de Kevin es una incógnita.

Pero sus credenciales están bien puestas. Es el único jugador, junto al francés Jo-Wilfried Tsonga, que ha logrado remontar dos mangas a Roger Federer sobre hierba. Palabras mayores sobre confianza en la superficie.