© Cordoba Open

David Nalbandian junto a su pupilo Miomir Kecmanovic, con quien empezó a trabajar como entrenador en el Córdoba Open 2021.

Kecmanovic Suma Una Nueva Voz A Su Equipo: David Nalbandian

El serbio de 21 años trabajará a prueba con el ex No. 3 del mundo durante la gira latina.

Miomir Kecmanovic es alguien que sabe lo que quiere. Pese a sus jóvenes 21 años, el serbio sentía desde hace meses que su carrera todavía tenía por delante un salto de calidad.

En ese proceso de aprendizaje, el actual No. 41 del FedEx ATP Rankings pensó en sumar alguien más a su equipo, pero no podía ser un nombre cualquiera o al azar. Fue allí cuando el propio Kecmanovic pensó en David Nalbandian, un jugador a quien había seguido desde que empezó a jugar al tenis y que siempre había estado entre sus favoritos.

¿Qué ocurrió luego? Decidió escribirle personalmente, contarle su idea y ver de qué forma podían comenzar a trabajar juntos. Tras hablar varias veces por teléfono, finalmente el momento de conocerse e iniciar una prueba será en la gira latina sobre polvo de ladrillo, comenzando por el Córdoba Open.

“Significa mucho para mí tener a David conmigo ahora. Fue uno de los mejores de su generación y su experiencia puede ayudarme mucho”, le dijo a ATPTour.com, en sus primera horas en el Córdoba Open y tras su primer entrenamiento juntos en el torneo.

“Lo vi jugar muchos meses por televisión. Recuerdo muchos de sus partidos, de verlos en YouTube, cuando venció a los Big3, eso fue increíble…”, describió con una sonrisa en la cara. “Espero poder trabajar mucho con él, ya me comentó algunas ideas. Espero llegar lejos esta semana, pero es importante aprender, poder evolucionar e iremos cambiando y los resultados vendrán solo”, auguró el serbio quien seguirá trabajando junto a Miro Hrvatin.

¿Hay algo en especial que el serbio quiera copiar del argentino? “Esperemos que mi revés se pueda parecer al suyo”, dijo entre risas.

También Podría Interesarle: Schwartzman Lidera Un Prometedor Cuadro En Córdoba

Por su parte, para Nalbandian también son nuevas experiencias y por primera vez que está nuevamente en un torneo y en el rol de entrenador. “Estoy contento de involucrarme nuevamente en el tenis de alguna manera, de estar con Miomir y tratar de aportar y ayudar en lo que necesiten y que el como jugador pueda evolucionar”, describió Nalbandian, quien dijo que debió buscar por todos los rincones de su casa sus raquetas porque no recordaba dónde las había guardada. “Las tenía en el garage”, bromeó.

El ex No. 3 del mundo siguió los últimos partidos de Kecmanovic por televisión y en estos primeros cruces juntos prefirió empezar a construir una química especial. “Estos días previos tenemos que tratar de encontrar buenas sensaciones, que vos te sientas a gusto y que disfrutes, ya iremos poquito a poquito sumando más y mejores cosas”, le indicó el cordobés a su pupilo antes de entrenar junto al español Albert Ramos.

“Es un chico joven con buen potencial y trataré que mejore como jugador”, describió el ex finalista de Wimbledon. “Es una forma de probar algunas semanas, en Córdoba, Buenos Aires y Santiago y luego veremos el calendario”, definió.

Desde que pudo capturar su primera corona ATP Tour para hacerse con el trofeo del Generali Open en Kitzbühel en septiembre último, algo cambió para Kecmanovic. “No me modificó en algo especial pero hizo que empezara a creer más en mi y a saber de que pertenezco al más alto nivel”, dijo.

“Ahora estoy muy feliz de tener a David y que se una al equipo, creo que puede ayudarme mucho a mi juego y a seguir mejorando. Ojalá juntos podamos dar el siguiente paso”, aseguró Miomir, quien debutará ante el ganador del brasileño Thiago Seyboth Wild y u jugador surgido de la clasificación.

“Siempre es lindo conocer un país y un torneo por primera vez… la idea de venir acá fue para empezar a trabajar con David, conocernos y que podamos empezar a hacer cosas juntos.

En tanto, Novak Djokovic sigue siendo un referente principal para todos sus compatriotas y no es excepción para Kecmanovic. “Es increíble cómo está jugando, es un jugador asombroso del que siempre se aprende y es increíble que sea de mi mismo país…No solo para mi si no para todos los serbios: nos dio la esperanza a todos nosotros y a todo un país, de poner a nuestro país en el mapa y hay que reconocerlo por eso”.

Por lo pronto, Kecmanovic asegura que le gustaría meterse entre los 30 mejores tenistas del mundo pero no tiene apuro por lograrlo. “Mi sueño máximo es ser Top10, y llegar algún día a ganar un Grand Slam”, se arriesgó.

Mientras tanto, fuera de la cancha, ya recibió el guiamiento de Nalbandian sobre la mejor carne del mundo. “La carne es increíble acá. Es algo fenomenal y David nos ha llevado ya a algunos lugares y el sabe lo que es bueno”, describió. Con el apetito saciado, ahora esperan trasladar la buena química dentro de la cancha para comenzar a ser un nuevo jugador.