© Peter Staples/ATP Tour

En la noche del sábado Nick Kyrgios apenas tenía una raqueta para disputar la final del Citi Open de Washington.

La Épica Emergencia De Kyrgios Con Sus Raquetas En Washington

El australiano iba a jugar la final del Citi Open con apenas una raqueta cuando...

Nick Kyrgios se encontraba a menos de 20 horas de uno de los mayores momentos de su carrera, disputando la final del Citi Open en Washington, D.C.

Pero tras lograr la victoria en semifinales en la noche del sábado, Kyrgios se dio cuenta de un pequeño problema. Apenas le quedaba una raqueta.

El australiano llegó a Estados Unidos semanas atrás con cinco. Pero donó una a una entidad caritativa de Atlanta, rompió dos durante enfados en pista en Washington y la restante no estaba en condiciones para usar en competición.

Algunos jugadores salen a pista con una docena de raquetas antes de cada partido, no digamos en una final. Pero a Kyrgios apenas le quedaba una.

Previamente, había pedido a su padre que mandara cinco más desde Canberra (Australia). Pero, en la noche del sábado, sus raquetas se encontraban en el centro de distribución de las aduanas de FedEx en el Aeropuerto Internacional de Washington-Dulles. Su envío estaba programado para el lunes, demasiado tarde para que Kyrgios las usara a las 17.00 en la final del domingo. El centro cerraba el domingo.

A las 9.30pm del sábado, el equipo de Kyrgios escribió al Manager del Torneo, Mark Ein, explicando la situación y solicitando ayuda. ¿Hay algo que puedas hacer?

Ein, un experimentado empresario y inversor, sabía a quién contactar. FedEx ha sido un socio veterano en el torneo ATP 500, y desde hace años, Ein mantiene amistad con Gina Adams, Vicepresidenta de Asuntos Gubernamentales de FedEx. Llamó a Adams para ver qué podían hacer.

Pero no hubo respuesta. Ein envió un mensaje, nada. Escribió un email. Sin respuesta.

Kyrgios y su equipo se fueron a dormir la noche previa a la final ante la posibilidad de tener que saltar a pista con apenas una raqueta.

Por supuesto, uno no juega con dos o cinco raquetas. Tener una para la final, en teoría, no debería ser un problema si todo marchase bien: Kyrgios se comportara, ninguna cuerda se rompiera y no sufriera un resbalón en pista o una mala caída que hiciera que la raqueta se rompiera.

“Para jugar una final obviamente quieres tener más de una”, dijo Kyrgios a ATPTour.com. Pero a las 6.30a.m. del domingo tuvieron un motivo para la esperanza. Adams, que había estado de viaje y se encontraba en Copenhague, respondió a Ein.

Kyrgios

“Estamos en ello”, respondió. Le preguntó por novedades para seguir el envío de FedEx.

Dos horas más tarde, a las 8.30 a.m., las raquetas fueron sacadas del centro y enviadas al recinto del torneo. Para las 9.30 a.m, habían llegado al Rock Creek Park Tennis Centre, había sido encordadas y estaban listas para que Kyrgios las usara en su segunda final ATP 500 de la temporada a eso de las 10.30 a.m., seis horas y media antes del partido.

“Fue una gran alegría completar esta entrega para Nick, y creo que todos lo valoramos”, reconoció Ein a ATPTour.com. “Nuestra filosofía es hacer lo que sea necesario para ayudar a los jugadores en su rendimiento, cueste lo que cueste”.

Al final, Kyrgios no necesitó una pila de raquetas para batir al No. 10 Daniil Medvedev y levantar su segundo título ATP 500 de la temporada y el sexto ATP Tour de su carrera. Pero cuando Kyrgios sale a pista, siempre es mejor estar preparado.

“[Ein] fue capaz de encordarlas por mí, y fue un gran detalle que FedEx hiciera una excepción y me trajera las raquetas para la final. Estoy muy agradecido a Mark y a FedEx”, dijo Kyrgios. “Todo sucede por una razón. Recibí las raquetas y conseguí la victoria”.

Más Historias como esta