© ATP Tour

Marc López es No. 32 del mundo y tras un camino lleno de éxitos disfruta del día a día.

Marc López: "Soy Un Trabajador Del Tenis Y Lo Disfruto"

El español repasa una extensa carrera y habla con ATPTour de su amistad con Nadal, de ser especialista en dobles y del futuro.

Marc López está sentado bajo un árbol en la zona de jugadores del Argentina Open, vestido de tenista y con un raquetero a su lado. Si luciera otra ropa y no estuviera en un club de tenis quizá muchos no notarían que es un tenista con un currículum de triunfos de los más destacados y con un recorrido que lo ha llevado a los lugares más cumbres de este deporte.

Sucede que la naturalidad es un rasgo primario de López, el se siente uno más, le sonríe a toda persona que pase enfrente suyo y así ha sido desde el principio. No importa si fue Campeón de las Finales Nitto ATP (2012), de Roland Garros (2016) y de un Oro olímpico junto a su amigo Rafa Nadal, de quien suele hablar con efusividad y orgullo cuando le preguntan sobre el.

“Rafa ya me ha sorprendido tanto que ya nada referido a el será una sorpresa. Siempre espero lo mejor de el, cada año se supera, más allá del ranking. Como tenista seguirá dando muchas alegrías”, afirmó el No. 34 del mundo en dobles. “Siempre lo digo y el se enfada un poquito conmigo… como tenista es muy bueno pero como persona es aun mejor. Cómo trata a sus amigos, a las personas, Rafa es un ejemplo, tengo la suerte de ser su amigo, y lo admiro”, aseguró.

“Tengo la marca de haberle ganado un set 6-0 a Rafa sobre polvo de ladrillo, verídico, ponlo en la nota. En el Godó. El no lo quiere aceptar”, dice entre risas e insiste: “Pasan los años y el fue bajando la edad, primero decía que era cuando tenía 16, pronto dirá que era con 10 años… Yo me encargo de repetírselo cada vez, es en lo único que puedo superarlo, es mi orgullo”.

Comparado con otros jugadores, Marc no es alto. Golpe por golpe no se luce tanto como otros colegas, pero su inteligencia y su conocimiento de la pista lo han vuelto un especialista versátil capaz jugar y ganar con varios compañeros diferentes.: “Yo soy un currador (trabajador) que voy viendo lo que hago”, dijo para ATPTour.com. Y hay algo que hasta el propio Nadal le gustaría tener de Marc, sus globos de ejecución quirúrgica: el mallorquín siempre ha dicho que le encantaría ejecutar ese golpe tal como lo hace su amigo.

También Podría Interesarle: Munar: “Es La Mejor Victoria De Mi Carrera”


No obstante, no hay nada que inmute al jugador de 36 años, quien reconoce que “ni de broma” se imaginaba hacer la carrera que ha hecho y quizá por eso disfruta del día a día y de ser parte del Tour como muy pocos. “Yo quise ser jugador individual, no lo conseguí y vi que había otra alternativa y lo he aprovechado. Hay muchos doblistas que hoy están arriba que quisieron jugar singles y no pudieron y son grandes doblistas, tenistas, y les va muy bien. Es una suerte poder seguir una carrera y ligado a este deporte”, afirmó.

¿Son todos los doblistas singlistas frustrados? “Queda un poco duro decirlo pero los que se dedican solo al dobles es porque ha fracasado previamente en individuales. Y aunque queda mal quizá decirlo es una realidad. Yo lo siento así. Y lo tengo bien asumido”, afirmó. Sin embargo, López no tiene tapujo en reconocer que el proceso de no ser más singlista lo padeció, la pasó mal: había perdido la motivación, se lesionaba y veía que no podía ganarse la vida. “No fue fácil. Mi mejor ranking fue en el 2004 que estuve No. 106. Tenía la barrera esa de querer meterme dentro de los 100, a la distancia creo que me puse demasiada presión en ese momento por eso creo que no lo conseguí. Por lesiones, falta de motivación, veía que no podía dar el nivel y llegó el momento que estuve a punto de tirar la toalla y dejar el tenis directamente”, contó.

El hecho de centrado únicamente en el dobles comenzó un poco por azar para López: “Cuando estaba ahí con dudas de qué hacer justo Rafa me dio la oportunidad de jugar en Doha… yo ya se me había dado bien el dobles, ganamos Roland Garros Junior con Tommy Robredo y el Orange Bowl. Me sentí muy bien con Rafa y ahí pensé ‘pero bueno, a lo mejor es el momento de priorizar esto’. Cuando ganamos Indian Wells con Rafa me puse 30º del mundo en dobles y me di cuenta de que la etapa de individuales se había terminado para mi y quise especializarme. Hoy no puedo quejarme”.

-¿Que hay de cierto de que si los mejores singlistas jugaran dobles asiduamente acabarían todos los títulos y los primeros planos?

-No hay ninguna duda, nos arrasarían arrasados y se llevarían todo para ellos

“Yo tuve el ejemplo con Rafa. Cuando jugué con el la primera vez, que tenía un nivel inferior al que puedo tener ahora, el primer torneo les ganamos a los No. 1 del mundo y ganamos el torneo en Doha.

“Hay que ser consciente de que el otro puede llegar a jugar mucho que tu al tenis pero a la hora del dobles, de las estrategias y de puntos cortos, cruzarte, jugadas, todo se iguala. Si se dedican serían las mejores parejas, pero no hay que quitarle mérito a los doblistas y se le puede ganar al singlista bueno”, considera Bolet, como lo apodan. ¿De dónde viene ese mote? “Cuando era muy chico era muy bajito por mi edad y estaba un poco gordo, entonces era como una bola, bolet, y así quedó hasta ahora. Antes me decían bolita, qué va, es bastante lindo para mí, me hace hasta gracia”, describe entre risas.

Aficionado al surf, al golf y fiel seguidor del FC Barcelona, López llegó a ser número tres del mundo y sabe lo que es imponerse a parejas casi invencibles. Sabe el lugar que ocupa y no reniega de la diferencia de cartel entre singlistas y doblistas. “Entiendo que como he sido singlista a la gente le atrae ver partido de singles, más disputados y que el público quiere ver a los buenos. Es una realidad, no es que yo sienta que el dobles eso na disciplina que no pueda atraer a la gente, pero más alá de nosotros, es eso lo que ocurre”, declaró.


Campeón de 14 títulos, incluidos 3 ATP Masters 1000 y Roland Garros, no importa con quién haga pareja Marc López que a la corta o a la larga se lo verá en sintonía y brillando en una pista. “Priorizo la afinidad de un compañero, que haya buena química… Los éxitos que he tenido pienso que fue porque he tenido parejas que fueron muy amigos, Marcel, Rafa, Feli, Marrero, Cuevas, son grandes amigos”, define.

¿Y qué sigue? “La verdad es que los años pasan. He bajado un poco de ranking, pero para mi tengo un buen ranking. Entiendo que me hago mayor y que me va a costar, pero estoy disfrutando mucho y allí voy: ojalá alargue mi tiempo en el Circuito y mi carrera, y estoy feliz. Cuando pierdo lo asumo con calma, voy torneo a torneo y nunca sabes cuando vas a volver a los lugares que nos toca visitar”.

El único objetivo de Marc López es simple y contundente: “Dar lo máximo en cada partido y después ser feliz con este deporte”. Que así sea.

Más Historias como esta