© ATP Tour

Daniil Medvedev debutará en las Nitto ATP Finals.

Secreto Revelado: Medvedev Está Preparado Para Desafiar Al Big-3

Medvedev es el primer ruso clasificado para las Nitto ATP Finals desde que Davydenko ganó el torneo diez años atrás.

En enero, Daniil Medvedev era el secreto mejor guardado del tenis. Poco alboroto se hizo cuando llegó a la final en Brisbane en la primera semana de la temporada, eliminando a Andy Murray en el camino. Y no mucha gente se dio cuenta cuando, dos semanas después, en una cálida noche en Melbourne, el ruso empujó a Novak Djokovic a cuatro difíciles sets en la cuarta ronda del Abierto de Australia.

Con Medvedev ahora como debutante en las Nitto ATP Finals de la próxima semana, tal vez todos debimos haber estado más atentos a su talento al comienzo de la temporada, y notar cuánto trabajo tuvo que hacer Djokovic, un fondista supremo, para vencer a su joven retador. Medvedev estuvo cerca de igualar las cualidades de máquina de Djokovic.

En enero, Medvedev parecía simplemente otro miembro prometedor del grupo de perseguidores. Stefanos Tsitsipas, con su victoria sobre Roger Federer en el Abierto de Australia, parecía ser el nombre más significativo de la próxima generación. Durante años, la gran pregunta en el tenis masculino ha sido: ¿Quién va a emerger junto a Federer, Rafael Nadal y Djokovic? Al final del US Open a principios de septiembre, parecía que teníamos nuestra respuesta: el moscovita de casi dos metros y con una movilidad sobresaliente que es una pesadilla.

Incluso antes de que Medvedev jugara su primer partido del US Open, ya no era el secreto que había sido en enero. En una racha en las semanas posteriores a Wimbledon, alcanzó tres finales consecutivas en Washington, Montreal y Cincinnati, ganando la última de ellas para asegurarse su primer título ATP Masters 1000. Al llegar a su primera final de Grand Slam en el US Open, se convirtió en el tercer hombre en la Era Abierta, después de Ivan Lendl y Andre Agassi, en participar en la final de esos cuatro torneos en la misma temporada.

Medvedev le dio a Nadal un susto todopoderoso en Nueva York, viniendo de un 0-2 en sets para llevar el partido al quinto set. Respaldó esta actuación al ganar el título de San Petersburgo a fines de septiembre, en lo que fue su quinta final en cinco torneos. Luego, en Shanghái, en octubre, Medvedev extendió esa racha a seis finales en seis torneos consecutivos, y ganó su segundo título ATP Masters 1000.

Los resultados fueron confirmando que, después de jugar un calendario muy pesado, este era el jugador que venía del pelotón para enfrentarse a los líderes. “Es sorprendente”, dijo Medvedev sobre convertirse en el primer hombre después de los del Big-3 en calificar para las Nitto ATP Finals. “Eso muestra el gran año que estoy teniendo, que el trabajo que he estado haciendo está dando frutos. Pero no quiero parar”.

En su carrera hacia la final del US Open, Medvedev se estableció como un personaje. Primero, incitó a las multitudes en las primeras rondas agradeciéndoles por abuchearlo, diciendo que le dieron energía extra. Flushing Meadows puede ser un público difícil de complacer, pero hubo una transformación notablemente rápida antes de que terminara la quincena. Para entonces, Nueva York lo había perdonado. Medvedev empleó su seco humor ruso, combinado con una admirable humildad, para conquistar a la multitud.

En la premiación del 19° título de Nadal en Grand Slams, la pantalla del estadio rememoró cada uno de las conquistas del español en esta categoría. Medvedev no pudo evitar preguntarse qué habría pasado si hubiera logrado una sorprendente victoria. “Cuando miraba en la pantalla y mostraban el número 1, el número 2... el número 19, pensé: ‘Si hubiera ganado, ¿qué hubieran mostrado?’”, dijo ante un estadio Arthur Ashe adecuadamente encantado.

Daniil Medvedev

Durante el Abierto de Estados Unidos, Medvedev miró hacia atrás en su viaje hacia la cima. “No diré que soy una persona amable o una buena persona. Solo puedo decir que soy una persona realmente tranquila en la vida. De hecho, no tengo idea de por qué los demonios salen cuando juego al tenis. Especialmente cuando era un junior, tuve muchos problemas con mi actitud. No me descalificaban, pero tener una penalización de juego era fácil”, dijo.

“Estaba trabajando duro porque cada vez que hago algo mal en la cancha, estoy sentado pensando: ‘No soy así en la vida normal. ¿Por qué sucede? No quiero que suceda así. “Quiero ser una mejor persona de lo que fui hace unos días [en el US Open]. Para ser sincero, mi esposa me ayuda mucho. Estaba sentado después de estos partidos y pensé: ‘No quiero perder estos partidos porque me vuelvo loco o porque pierdo algo de concentración debido a los fans’”.

No es que Medvedev carezca de cerebro. Ávido lector y jugador de ajedrez, asistió a una escuela académica especializada en matemáticas y física antes de concentrarse en el objetivo de convertirse en jugador de tenis. La afición por resolver las cosas aparece en su tenis, como lo demostró contra Nadal. Parece un solucionador de problemas natural en la cancha, con la voluntad de cambiar su juego si la situación lo exige.

Los resultados de Medvedev son algunos de los atributos más modernos. Se mueve excepcionalmente bien para un hombre alto y su envergadura le permite perseguir bolas y entregar sus golpes duros y planos con una precisión implacable.

De hecho, Medvedev había pensado que era solo cuestión de tiempo antes de que se abriera paso. “Antes [del US Open de este año] mi mejor resultado de Grand Slam era la cuarta ronda. Sentí que era muy difícil ganar un partido de cinco sets. Pero sabía que iba por el camino correcto, solo tenía que luchar por cada set, por cada punto”, dijo. “Creo que es solo una experiencia porque perdí dos quintos sets muy difíciles [este año]: en Roland Garros, tras estar 2-0 en sets y con quiebre en el quinto, y en Wimbledon, luego de otro quiebre en el quinto. Los perdí, pero es una gran experiencia saber cómo no permitir que esto volviera a suceder”.

La próxima semana en las Nitto ATP Finals, Medvedev tiene la oportunidad de ganar su título más grande hasta el momento. Pero debe recordarse que llegar a la cima es una cosa y permanecer allí es otra: el fenomenal éxito de Nadal, Djokovic y Federer ha hecho que parezca mucho más fácil de lo que es en realidad. La tarea de Medvedev ahora es demostrar que tiene la aplicación para dar los pasos adicionales y ganar cuando la presión es máxima. Las señales indican que está cada vez mejor equipado para hacerlo.

Más Historias como esta