© ATP Tour

Daniil Medvedev es el primer jugador fuera del Big 4 en acceder al Top 2 del FedEx Ranking ATP desde Lleyton Hewitt en julio de 2005.

Medvedev Abre Una Nueva Era En El No. 2

Primer jugador sin ser Federer, Nadal, Djokovic o Murray en ocupar la segunda plaza del FedEx Ranking ATP desde 2005

La imagen permanece intacta en nuestro recuerdo, cuando Daniil Medvedev con el dedo en la oreja invitaba, mejor dicho, instaba al público presente en la Arthur Ashe a deleitarle con sus abucheos. Sin embargo, para entonces, el ruso ya se lo habías ganado. Era un descarado talento emergente que, después de dar con la fórmula adecuada, fue capaz de llevar al límite a Rafael Nadal en la final a cinco mangas.

Cuando Nadal cayó tendido sobre la pista dura americana al confirmarse su título en el US Open 2019, además de la celebración había una cuota de agotamiento. Mandaba dos sets y break arriba, cuando parecía que el manacorense tenía prácticamente el trabajo hecho para volver a Midtown en una hora para tomarse, quién sabe, si un plato de pasta con gambas. Pero Medvedev puso todo lo que tenía y más para retrasar la alegría, tras un partido que se fue hasta las cinco horas y terminó 7-5, 6-3, 5-7, 4-6, 6-4.

“La forma en la que peleó y la manera en la que jugó, es la manera en la que lo hace un campeón”, dijo Nadal aquella noche en la sala de prensa.

Esas “maneras de campeón” han dado sus resultados a Medvedev un tiempo después. Este 15 de marzo, el ruso ha arrebatado el No. 2 del FedEx Ranking ATP precisamente a Nadal, para convertirse en el primer jugador sin ser Federer, Nadal, Djokovic o Murray en ocupar la segunda plaza en más de una década y media.

Es un logro histórico, la ruptura con un dominio absoluto que se remonta a la época de Lleyton Hewitt, concretamente a julio de 2005. ¿Se esperaría esto Medvedev? ¿Tal vez, los aficionados no esperarían que otros jugadores como Stan Wawrinka, Juan Martín del Potro, David Ferrer, Tomas Berdych o Dominic Thiem lo lograran antes? Todos estuvieron cerca. Pero sólo Medvedev pudo conseguirlo.

“Es muy sólido”, señaló Novak Djokovic que ha caído tres veces frente a Medvedev. “Escuché que Jim Courier lo llamó ‘jugador de ajedrez’ por la forma en la que se posiciona tácticamente en la pista, y es verdad. Es un jugador de tenis muy inteligente”.

Daniil Medvedev

Su compatriota Andrey Rublev apuntó que “lee el juego muy bien y es increíble la paciencia que tiene para mantenerse en los intercambios más largos, no tiene prisa, se toma su tiempo y eso es increíble porque, al final, esos pequeños detalles hacen que sea quien es. Necesitas estar centrado al 100% en cada punto, porque en cuanto te relajas o algo, él aprovechará la oportunidad”.

¿Ha sentado Medvedev un precedente? ¿Su ascenso dará fe a otros?

De vuelta al US Open 2019, los neoyorquinos quedaron tan impresionados con el finalista por primera vez en un Grand Slam como Nadal, aunque quizás por encima de todo fue la determinación de Medvedev y no su juego poco ortodoxo. En la tercera ronda, mostró cierta rebeldía tras un pequeño cruce con un recogepelotas y otro momento de frustración en el que el juez de silla le señaló un warning. Los aficionados, entonces, le recriminaron esas acciones con abucheos.

Medvedev encajó el papel de villano, dirigiéndose a los aficionados: “Gracias a todos, chicos, porque vuestra energía me ha dado la victoria. Si no hubieseis estado aquí, probablemente habría perdido el partido… así que quiero que sepáis cuando os vayáis a dormir esta noche, que gané gracias a vosotros”.

Un momento. ¿Esto pasó de verdad? ¿Medvedev, un chico relativamente desconocido fuera de Rusia a pesar de jugar las finales en Washington, Montreal y Cincinnati, se rebeló en Gotham? Nadie, absolutamente nadie, desafía así a un estadio lleno de neoyorquinos.

“No tengo ni idea por qué demonios vienen cuando juego”, sugirió Medvedev.

Pero el ruso parecía disfrutar en ese papel travieso. Siguió ganando partidos, derrotó al campeón en 2016 Stan Wawrinka en cuartos de final. Luego, al búlgaro Grigor Dimitrov en semifinales, ampliando su racha de victorias consecutivas a 12.

Finalmente, alcanzó la final frente a Nadal, donde ocurrió algo memorable: acabó ganándose al público. Había que admirar el coraje, el descaro para enfrentarse a ellos de aquella manera. Podía haber nacido en Moscú, pero en el fondo era uno de ellos.

‘DANIIL MEDVEDEV ES MÁS DE NUEVA YORK QUE LA MAYORÍA DE NEOYORQUINOS’, proclamó el New York Post.

El entrenador de Medvedev, Gilles Cervara, trató de explicar de alguna manera aquella combinación de talentoso ataque con y excéntricos grandes tiros.

“Su juego es como su personalidad, muy diferente”, señaló el francés, después de que Medvedev se presentara en la final. “Es como entrenar a un genio. A veces los genios son incomprendidos. Es algo así. Son diferentes. Y tienes que conectar con este chico como es”.

A finales de 2019, Medvedev dejó de ser un desconocido. Lideró el ATP Tour en el apartado de victorias ese año con 59, destacando una racha de 29-3 que incluyó seis finales seguidos y su primera corona ATP Masters 1000 en Cincinnati. Ascendió al No. 4 del FedEx Ranking ATP, para convertirse en el ruso mejor clasificado desde Nikolay Davydenko en 2008.

Medvedev logró mantener ese gran momento en 2020, ganando sus 10 últimos partidos del año, siete de ellos frente a rivales Top 10. En su camino al título en las Nitto ATP Finals, batió al No. 1 Djokovic, al No. 2 Nadal y al No. 3 Thiem, convirtiéndose en el primer jugador en batir al Top 3 en el torneo de final de temporada.

Pocos se sorprendieron ya cuando Medvedev lideró a su equipo para conquistar la ATP Cup 2021, hasta abrirse paso poco después en la final del Abierto de Australia, la segunda de su carrera en un Grand Slam. Ni siquiera Stefanos Tsitsipas.

Después de caer con Medvedev por 7-6(5), 7-5 en semifinales del Rolex Shanghai Masters 2019, el griego desestimó en parte el juego de su rival. “En absoluto quiero ser grosero, pero es aburrido”, dijo entonces. Pero antes de su duelo de semifinales en Melbourne, todo se tornó en elogios: “Pude haber dicho en el pasado que juega aburrido, pero realmente no creo que juegue aburrido. Juega muy inteligente y te supera. Es alguien con quien debo tener cuidado y aprovechar mis oportunidades”.

Medvedev se impuso por 6-4, 6-2, 7-5.

Sólo días después de cumplir los 25 años, se quedó a las puertas del trofeo ante Djokovic en la final del Abierto de Australia. El serbio conquistó su novena corona. Pero el moscovita había dado otro paso en su proceso de madurez, consolidándose en la élite. Desde que inició su camino al título en noviembre en el Rolex Paris Masters hasta semifinales del Abierto de Australia, encadenó 20 victorias seguidas y 12 de ellas frente a jugadores de categoría Top 10.

¿Es ese agitador que muchos conocieron en el US Open 2019? ¿El que aceptó los abucheos? Ahora se ha consolidado como un gran rival. Es el nuevo No. 2 del mundo, que continúa la búsqueda de su primera corona de Grand Slam y promete seguir dejando momentos para disfrutar.

Más Historias como esta