© Grant Halverson/Getty Images

Pablo Carreño Busta es el segundo cabeza de serie en el Moselle Open de Metz.

Carreño No Renuncia A Turín

El español está a cinco posiciones del corte a las Nitto ATP Finals

Hay muchas razones para que Pablo Carreño Busta pueda sacar pecho esta temporada. Ha ganado dos títulos ATP Tour, uno de ellos el mayor de su carrera en Hamburgo (ATP 500), además de colgarse la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 derrotando al No. 1 del mundo Novak Djokovic y al No. 2 Daniil Medvedev.

En el camino también ha tenido algún resultado no tan brillante como la despedida en primera ronda en Wimbledon (p. ante Sam Querrey) y en el US Open (p. ante Maxime Cassey). Sin embargo, eso no impide que antes de arrancar su participación en el Moselle Open la calificación con la que se autoevalúa sea más que notable.

“Creo que está siendo buena temporada, tengo que darme una buena nota”, aseguró a ATPTour.com el segundo cabeza de serie en Metz. “Hay que valorar lo que he conseguido e intentar acabar la temporada de la mejor manera para redondearla”.

Carreño acumula 45 partidos disputados este curso con un balance de 32 victorias y 13 derrotas, o lo que es lo mismo, ha ganado el 71,1% de lo que ha jugado. “He hecho varias semifinales, he ganado dos títulos (Marbella y Hamburgo) y he hecho una medalla de bronce en las Olimpiadas, que, aunque que no puntúe para la ATP, es una competición importante para mí y lo he hecho muy bien. El año está siendo muy bueno y hay que intentar rematarlo de la mejor manera”.

También Podría Interesarle: Feliciano Se Prolonga En El Tiempo

Ese broche podría llegar remontando una cima que se divisa un tanto lejana, pero a la que no renuncia. El asturiano se encuentra en la posición No. 14 de la FedEx ATP Carrera a Turín, la clasificación que da acceso a los ocho mejores de 2021 a disputar las Nitto ATP Finals. En esta ocasión, la posición de corte es la novena, ya que el No. 7 Rafael Nadal no la disputará por ser baja en lo que resta de año.

De esta forma, se encuentra a 775 puntos y cinco posiciones del noveno Hubert Hurkacz, que también juega en Metz como principal favorito. “Sé que ahora mismo es muy complicado, que tendría que hacer uno o dos resultados muy buenos para estar en Turín. No soy favorito, pero tampoco voy a decir que no pienso en en eso porque llevo toda la temporada pensándolo. Ahora está complicado después de estos últimos resultados, pero no imposible”, advirtió.

“Voy a seguir luchando. En 2017, cuando fui de reserva, recuerdo que Jack Sock no era de los favoritos para entrar, ganó París-Bercy y se clasificó directo, así que nunca se sabe. Hay que estar ahí hasta el final”, cerró sobre su posible participación en Turín.

Esta semana regresa al ATP Tour en una superficie que no pisa desde la pasada edición del ATP Masters 1000 de París-Bercy en noviembre de 2020. “Este año aún no he podido jugar torneos en indoor, porque en febrero estuve lesionado después del Abierto de Australia. Vengo con ganas, sé que me toca trabajar duro otra vez, volver a coger confianza después del US Open y es un torneo ideal para poder hacerlo”.

Debutará directamente en segunda ronda, al disfrutar de bye por su condición de segundo favorito. Su rival será el ganador del duelo entre el sueco Mikel Ymer y el alemán Jan-Lennard Struff.

Más Historias como esta