© Peter Staples/ATP Tour

Sebastián Báez entrena en el Allianz Cloud de Milán antes de competir en las Next Gen ATP Finals.

Báez Tiene Un Hambre Infinita En Milán

El argentino afronta un debut ilusionante en las Intesa Sanpaolo Next Gen ATP Finals

La intensidad de Sebastián Báez se hace sentir en cada golpe. Su velocidad de piernas, la seriedad permanente y un enorme deseo de mejora guían los pasos del argentino en el Allianz Cloud de Milán. Con el debut en las Intesa Sanpaolo Next Gen ATP Finals como una oportunidad en sus manos, el sudamericano desea completar una temporada de ensueño en el ATP Tour.

En un curso 2021 para guardar, Báez ha acumulado méritos de enorme factura. Su esfuerzo le ha permitido pasar del No. 308 al No. 111 del FedEx ATP Rankings, consolidado como uno de los jugadores con mayor progreso reciente en el circuito. Además, se ha convertido el primer jugador capaz de levantar cinco títulos ATP Challenger Tour en una misma temporada, rompiendo moldes en el escalón previo al ATP Tour. Pese a todo, la clasificación para Milán, donde solo llegar los mejores de su generación, es un síntoma que desea tomar con los pies en el suelo.

“El haber clasificado es un buen indicio”, reconoce Báez con calma a ATPTour.com. “Al mismo tiempo, no me tengo que relajar. No es que llegué y este es el nivel, hay algo más arriba. Creo que todos los jugadores que llegaron acá lo entendieron. Nosotros tenemos la misma edad, coincidimos en juniors todos y siempre quisimos más. Incluso hay tenistas en este torneo que ya están en el Top 50”, explica. "Es un buen torneo no solo para medirse sino para tratar de competir y sentir de vuelta de que estamos todos cerca. Todavía hay más. Lo puedo tomar más por el lado de la motivación, y no tanto en ganar o perder, ni de que mi carrera depende de este torneo. Si me va bien no me garantiza nada tampoco. Lo más importante es seguir mejorando y sacar el mayor provecho posible”.

Sebastian Baez

Baez compartirá el Grupo B junto al estadounidense Sebastian Korda, el italiano Lorenzo Musetti o el francés Hugo Gaston, varios de los mejores representantes de la Next Gen ATP que pide paso en el circuito. Todo un reto de adaptación para un jugador que no ha competido en superficie dura en todo el año. Las esperanzas, sin embargo, las tiene Baez al alcance de la mano.

“Siempre me pareció un torneo interesante, más que nada porque no se juega con línea de dobles”, destaca el argentino, acompañado en Milán por su técnico Sebastián Gutiérrez. “También está bueno que jueguen los ocho mejores jóvenes. La verdad es que siempre me sorprendió el nivel que tuvo este torneo de tenis. Eran los nuevos que llegaban. Hay algunos que son tan buenos que no lo juegan. Es una linda oportunidad para venir y por qué no competirles frente a frente. Puedo esta acá, compartir y estar en el mismo lugar. Es una igualdad de condiciones y el que tenga más hambre ese día se lleva el partido”. 

Cuando Báez mira al plantel presente en Milán observa a jugadores con los que, probablemente, vaya a compartir gran parte de su carrera. Las grandes rivalidades que ha vivido el tenis en las últimas décadas son una fuente de inspiración para proyectarse a futuro, un motivo para trabajar con más fuerza cada día.

“Sería algo lindo tener grandes rivalidades. Roger, Nadal y Novak son tres leyendas que dudo mucho que en el tenis se vuelva a repetir. Que tres flacos tengan 20 Grand Slam cada uno… Creo que es algo que no volverá a pasar en la vida”, reconoce. “Pero quién sabe si podré llegar a tener alguna gran rivalidad con alguno de los que están acá cuando ojalá podamos estar más arriba. Con seis de los ocho que estamos acá compartí mucha etapa junior. Nos venimos motivando entre todos. Cuando uno sube, el otro dice ‘por qué yo no puedo hacer lo mismo’. Esa rivalidad te hace cada día tener más hambre”.

También Podría Interesarle: Los Grupos De Milán Están Configurados

Al borde del Top 100, Báez va construyendo un camino sólido y con el enfoque en su gente. Sobre todo, con una humildad que contagia a cada momento. “Todavía no estoy con tanta exposición. Hay chicos más jóvenes que yo que han logrado mejores resultados. Ahora que entré al Next Gen y después de irme bien este último año, es cierto que he recibido algo más atención”, indica uno de los dos argentinos presentes este año en Milán.

“Pero yo todavía no logré nada, no estoy entre los mejores 100 del mundo y me faltan muchas cosas por querer lograr, porque no sé si las lograré", explica. "Pero tengo ganas y quiero, seguiré esforzándome para seguir intentándolo. Esa es la clave, más que lograrlo. Una vez que se logra capaz que ya te conformaste. Lo especial que tienen los grandes jugadores que es cada vez que logran algo quieren el doble o el triple. Eso es lo que más saco de ellos. Es admirable y totalmente copiable para querer ser bueno”.

“Me gusta repetirme esto: todavía no logré nada. Pero no le saco valor a las cosas que fui logrando, porque también son importantes. No es que no haya logrado nada, sino que me falta lograr más. Ese sentir de que me falta es lo que me motiva para levantarme cada mañana y ser mejor. Quiero más y quiero ser mejor cada día”.